CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

OPINIÓN | Viendo el mundo a través de los ojos de Vladimir Putin

Por Douglas London

Nota del editor: Douglas London es el autor de "El reclutador: el espionaje y el arte perdido de la inteligencia estadounidense". Es profesor de Estudios de Inteligencia en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown y es académico no residente en el Middle East Institute. London sirvió en el Servicio Clandestino de la CIA durante más de 34 años, principalmente en el Medio Oriente, Asia Meridional y Central y África, incluidas tres asignaciones como jefe de estación. Síguelo en Twitter en @DouglasLondon5. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Lee más opinión en CNNEE.

(CNN) -- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, está entre los que advierten de una "nueva fase" en la guerra de Ucrania que probablemente incluirá combates más intensos. Este mensaje presagia la necesidad de aumentar la cantidad y la calidad de los suministros de guerra a Ucrania.

Y lo que es más revelador, los líderes occidentales se están preparando para un conflicto prolongado, dada la escasa posibilidad de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se apresure a salir, a pesar de sus pérdidas en el campo de batalla y de los crecientes desafíos en su país.

El hecho de que Putin vaya a redoblar sus esfuerzos a corto plazo con una estrategia de tierra quemada dirigida a la población civil no significa que pueda soportar los crecientes costos a largo plazo. Occidente debe reconocer que Putin no es partidario de mantener el statu quo ni de seguir las reglas de los demás. Pero tampoco es del tipo suicida si se ejerce una presión creciente.

'Putin es un asesino', dice un guardameta ucraniano 1:36

El futuro depende de calibrar con precisión las intenciones de Putin a través de su mentalidad y visión del mundo, no de la nuestra, una capacidad de la que Occidente —en particular Estados Unidos— ha carecido históricamente.

Putin es un antiguo oficial de la KGB que alcanzó la madurez durante la Guerra Fría. Los oficiales de inteligencia, especialmente los que dirigen operaciones en el extranjero, son personas que asumen riesgos, pero no son jugadores. En el espionaje, rara vez hay jugadas desesperadas.

Tratar de hacer de este conflicto un choque existencial de civilizaciones no era ni un exceso emocional ni estaba fuera del carácter de Putin, dados sus antecedentes, que incluyen una predisposición a emplear el terrorismo como herramienta.

Catherine Belton, autora de "Putin's People: How the KGB Took Back Russia and Then Took on the West" (El pueblo de Putin: cómo la KGB recuperó Rusia y luego se enfrentó a Occidente), escribió que durante su misión en la KGB en Dresde —entonces Alemania Oriental— Putin trabajó en apoyo de los miembros de la Facción del Ejército Rojo, el grupo terrorista de extrema izquierda responsable de atentados, secuestros y asesinatos en toda Alemania Occidental en los años 70 y 80.

¿Hay posibilidades de un golpe de Estado contra Putin? 1:34

A Putin no le frena el ordenamiento global posterior a la Segunda Guerra Mundial ni las reglas de deportividad del marqués de Queensberry. Cree que Estados Unidos y sus aliados establecieron esas reglas para promover sus propios valores e intereses a expensas de Rusia. Esa experiencia le llegó al ser testigo del colapso de la Unión Soviética y, con ella, del orden mundial bipolar que había conocido.

Por lo tanto, el curso posterior de Putin no debería sorprender al mirar hacia atrás en los últimos 20 años, siempre y cuando no tratemos de entenderlo desde nada más que su propia perspectiva.

Es importante que desmitifiquemos sus decisiones comprendiendo que su mentalidad es el producto de una experiencia racista, elitista y xenófoba de la KGB en la época de la Guerra Fría, en la que la fuerza hacía el bien.

Pasé toda una vida en las trincheras del espionaje dirigiendo operaciones de inteligencia contra personas como Putin y sus hermanos del KGB, el FSB y el SVR. Mis encuentros ofrecieron diferentes visiones debido a sus variadas circunstancias.

Algunos eran intercambios bilaterales bien programados que se asemejaban a un cruce entre una exposición de quejas seinfeldiana y un proselitismo evangelista.

Como jefe de estación de la CIA, en ocasiones tuve que enfrentarme a agresivos oficiales de inteligencia rusos que habían puesto sus ojos en un miembro de la comunidad estadounidense. Pero lo más gratificante fueron las reveladoras viñetas que obtuve más allá de la vista del público y desde la clandestinidad.

¿Es delito mentir sobre la guerra? Un experto lo aclara 1:27

En una de mis primeras experiencias, conseguí que me llevara un oficial de inteligencia ruso que había estado cultivando. Sería un contemporáneo de Putin, mayor y más veterano que yo en ese momento. Era muy educado, simpático y experto en ajustar su comportamiento para adaptarse a la habitación: como he dicho, un espía. El oficial de la KGB se presentaba en público como un hombre pulido, erudito y diplomático.

Relajado mientras estaba a solas conmigo en su coche, también estaba algo desmejorado tras una noche de copas. Tal vez debido a ese estado, me ofreció un largo discurso en el que me explicó siglos de privilegios rusos legítimos y humillaciones impuestas por Occidente.

El exasperado oficial de la KGB argumentó que las razas blancas de Rusia y Estados Unidos deberían vivir y dejar vivir políticamente y centrarse en cambio en "las amenazas de quinta columna que compartimos de los mestizos" y en los desafíos norte-sur de "los menos civilizados a los que había que poner a raya".

Su narrativa abordó "los estragos históricos de las hordas mongolas merodeadoras", código para China, hasta "los bárbaros turcos a través de los 'stans de Asia Central". Completamente lúcido, aunque ciertamente ebrio, mezcló sus observaciones con misoginia, insultos étnicos y comentarios sobre la decadencia estadounidense, que van desde los homosexuales hasta la comida rápida e, irónicamente, el abuso de sustancias.

¿Puede la comunidad internacional detener a Putin? 2:07

Al final, el oficial de la KGB, que se comportó casi como un profesor cuando quizás empezó a recuperar la sobriedad, hizo una erudita defensa del sistema de su país. El modelo autoritario de Moscú, explicó, premiaba la conformidad y la lealtad y beneficiaba a la élite. El proletariado se beneficiaba simplemente a cambio de un servicio leal e incuestionable.

El veterano espía describió una estructura que se perfilaba curiosamente a lo largo de las líneas de un sistema de distribución social y económica por goteo. Su sistema, argumentaba, era más eficiente y justo que el del corrupto y caótico Occidente.

Putin es la encarnación de toda una vida de este tipo de condicionamiento, cuyas acciones ilustran una firme creencia en los dichos más grotescos y literales de Sun Tzu y Maquiavelo de que el fin justifica los medios. Él cree que Ucrania, al igual que otros antiguos estados soviéticos, son partes históricamente conquistadas de Rusia porque eso es lo que le han condicionado a creer.

La población de estos territorios, aunque a sus ojos es étnica y socialmente inferior a los rusos de su propia casta superior, son legítimamente sus ciudadanos y siervos. Deshumanizarlos, así como alegar amenazas desde el interior, permite el uso de purgas, hambre y campos de concentración como los que Josef Stalin utilizó sin vacilar. Y también explica la perspectiva detrás de los comentarios de Putin sobre una "autopurificación de la sociedad" y su brutal estrategia en Ucrania.

De manera aterradora, la capacidad de Putin de deshumanizar a la gente como "mosquitos" traidores que deben adaptarse, ser reeducados o eliminados por la fuerza no es una locura ni algo exclusivo de él.

Por nuestra cuenta y riesgo, consideramos este comportamiento como una aberración, la niebla de la guerra o un ejército indisciplinado. Deberíamos reconocer su actitud como el reflejo de una mentalidad arraigada en los agravios históricos a los que él y los de su generación creen que ha sido sometida Rusia. Sabiendo esto, Occidente debería estar decidido a no permitir que el conflicto de Ucrania se prolongue indefinidamente con Putin atrincherado en una guerra de desgaste.

Piden enjuiciar a líderes rusos por presuntos crímenes de guerra 3:00

Aunque no es conscientemente imprudente, Putin sufre de la arrogancia de los poderosos. Si es como los otros oficiales de inteligencia rusos que he conocido, es probable que Putin se ponga naturalmente a la defensiva cuando se le desafía, creyendo que sus conclusiones son el producto de un estudio intensivo, de la experiencia y de sus propias pruebas exhaustivas.

Los puntos de vista alternativos son desprecios irrespetuosos. Tendrá que llegar a la conclusión de que necesita reducir sus pérdidas por sí mismo, pero Putin ya se habrá dado cuenta de que la inteligencia, las estimaciones y la verdad sobre el terreno sobre la que hizo sus cálculos y planes para invadir eran erróneos.

Para limitar a Putin es necesario estar alerta y correr riesgos calculados para seguir aumentando la presión destinada a forzar su mano. Cuanto más amenace, más débil será esa mano. Cuando Putin se encuentra en una posición de fuerza, no necesita ir de farol, sino que simplemente actúa para aprovechar su ventaja. Si las negociaciones ofrecen la posibilidad de llegar a un acuerdo, éste solo será tan vinculante como las circunstancias imperantes, lo que requiere una campaña a largo plazo para mantener la cantidad adecuada de presión para limitarlo.

El peligro cíclico, sin embargo, vendrá del agotamiento público y la complacencia política que podría producirse cuando Ucrania desaparezca de los titulares. Mantener a Putin bajo control es recordar que el pasado es un prólogo.

La paz requerirá vigilancia y coherencia para aprovechar las consecuencias tangibles de la agresión. Putin escalará si puede, pondrá a prueba nuestros límites, se atrincherará si se le permite, pero transigirá por necesidad si no puede. Lo que Putin no hará es reformar o abandonar su visión, así que es imperativo que entendamos esa visión a través de sus ojos.