CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Científicos afirman que este nuevo satélite cambiará la forma en que monitoreamos el cambio de nuestro medio ambiente

Por Danya Gainor

(CNN) -- Los científicos han utilizado tecnología espacial desde hace tiempo para ayudar a predecir el tiempo, detectar incendios forestales y ayudar a la comprensión de fenómenos como la crisis climática. Pero este satélite alemán de última generación es descrito como un punto de inflexión por su habilidad de usar más de 250 colores para producir los datos más precisos sobre el agua, la tierra y la vegetación en la historia de los satélites, según los científicos.

El Environmental Mapping and Analysis Program, o EnMAP, es capaz de tomar mediciones que de otro modo serían invisibles, desde el grado de contaminación en un río que corre en medio de un bosque, hasta la cantidad de nutrientes que tiene una planta.

EnMAP satélite espacial


Representación artística del satélite medioambiental alemán EnMAP.

Las imágenes que podrá tomar el EnMAP serán de tan alta resolución que los científicos podrán estudiar el ambiente con un nivel de detalle hasta ahora imposible de alcanzar para los sistemas de observación espacial, dijeron los científicos a CNN. El sofisticado satélite fue diseñado para estudiar el impacto medioambiental de la crisis climática, observar cómo responden los entornos a las actividades humanas y supervisar la gestión de los recursos naturales del mundo.

"Ya ha habido grandes momentos, y no puedo esperar a ver los datos... hay tantas implicaciones posibles", dijo a CNN el director de la misión EnMAP, Sebastian Fischer, una semana después de que se lanzara con éxito el EnMAP el 1 de abril.

Una serie de informes recientes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés), basados en la investigación de cientos de científicos de todo el mundo, concluyeron que la Tierra se está calentando más rápido de lo que los científicos pensaban, que nos estamos quedando sin formas de adaptarnos, pero que contamos con las soluciones al alcance de la mano.

EnMAP satélite espacial

Los ingenieros introducen el EnMAP en un contenedor de transporte.

Los datos del EnMAP ayudarán a los científicos a rastrear y examinar los cambios medioambientales en tiempo real, ya sean naturales o provocados por el ser humano, y potencialmente ayudarán a desarrollar la próxima generación de modelos de previsión climática a largo plazo, dijo a CNN Anke Schickling, que supervisa el Programa de Explotación y Ciencia de la misión EnMAP.

publicidad

"En el futuro recibiremos información aún más fiable sobre los cambios provocados por el ser humano y los daños causados a nuestros ecosistemas", afirmó la ministra de Investigación del estado de Brandeburgo, Manja Schüle. "Estos son los mejores requisitos para desarrollar medidas innovadoras de adaptación al cambio climático".

El satélite llegó a su destino en la órbita terrestre el 9 de abril, ocho días después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral, Florida en un cohete SpaceX Falcon 9. Ahora, los científicos esperan recibir sus datos.

"Todo el mundo está muy entusiasmado por recibir los datos y comprender si sus algoritmos y las ideas de lo que quieren hacer con los datos pueden realmente estar a la altura de lo que han estado preparando durante los últimos dos años", dijo Schickling.

satélite EnMAP

EnMAP en producción en una sala blanca de OHB System AG en Bremen, Alemania.

Entender cómo interactúa la luz con los distintos materiales, como las plantas, el agua o el suelo, facilita su identificación y la definición de sus características a distancia. La tecnología del satélite EnMAP utiliza los casi 250 colores diferentes para determinar de forma más precisa y específica las características de la tierra o el agua que observa.

Los espectrómetros del satélite capturan primero una foto de una sección de la Tierra que se encuentra debajo de él. En lugar de asignar a toda la foto un color para clasificarla, el satélite disecciona cada píxel de la foto y asigna a cada uno su color más apropiado en el espectro. Esto permite una precisión histórica.

"Cada elemento que observa el satélite es como una huella dactilar: única", dijo Schickling.

Todos los materiales de la superficie del planeta reflejan la luz solar de una forma única. La relación entre la forma en que algo refleja la luz y el color asignado al material se denomina firma espectral. Estas firmas espectrales son identificadores únicos para el EnMAP.

"Sin la observación de la Tierra desde el espacio, sería muy difícil cuantificar el alcance global de la crisis climática y sus consecuencias", afirma Anna Christmann, comisaria del Gobierno Federal para el sector aeroespacial. "Alemania está haciendo una importante contribución a la tecnología espacial europea y a un planeta intacto".

El satélite está diseñado para soportar las duras condiciones del espacio durante al menos cinco años, pero los científicos confían en que el EnMAP dure más tiempo para una recopilación de datos óptima. Y aunque el satélite EnMAP es el primero de su clase, ya hay misiones sucesoras planeadas para el futuro.

El estudio de Biología y Geología de la Superficie de la NASA, por ejemplo, pretende recoger datos para finales de la década para "abordar los ecosistemas terrestres y acuáticos y otros elementos de la biodiversidad, la geología, los volcanes, el ciclo del agua y temas de ciencias aplicadas relevantes para muchas áreas de beneficio social", según el sitio web del programa.

La Agencia Espacial Europea también contribuye con datos hiperespectrales con el satélite CHIME. CHIME proporcionará "apoyo a las políticas de la Unión Europea y otras relacionadas con la gestión de los recursos, activos y beneficios naturales", pero aún no se ha fijado una fecha de lanzamiento.