CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Rusia cambia de táctica y acelera el ritmo de ataque en el este y el sur de Ucrania

Por Tim Lister

Lviv, Ucrania (CNN) -- La guerra en el este de Ucrania parece estar entrando en una fase crítica, ya que Rusia envía más unidades de combate y las fuerzas ucranianas intentan mantener las líneas golpeadas tras semanas de bombardeos y lanzamiento de cohetes.

Este miércoles, el ejército ucraniano reconoció haber perdido territorio en dos áreas diferentes de las largas líneas del frente que están defendiendo, un reflejo quizás del gran volumen de fuerzas rusas que se están desplegando, así como de la mejora de las tácticas rusas.

Esencialmente, las fuerzas ucranianas están defendiendo tres lados de un grupo de fuerzas de combate que se reduce lentamente en el este, con sus únicas líneas de suministro que llegan desde el oeste. El riesgo —si los rusos progresan— es que algunas de las mejores unidades del ejército ucraniano, que carecen de protección desde el aire, podrían quedar aisladas.

El ejército ucraniano dijo el miércoles que Rusia transfirió dos grupos tácticos de batallón más de la 76 División de Asalto Aerotransportado desde la ciudad rusa de Belgorod al área de Izium dentro de Ucrania, así como unidades de misiles de crucero.

El objetivo declarado del Kremlin es asegurar todas las regiones de Luhansk y Donetsk, y el ejército ruso también está buscando un corredor terrestre permanente que conecte el territorio de Rusia con Crimea a lo largo de la costa de Ucrania.

El modus operandi ruso parece similar independientemente de la ubicación: días y, a veces, semanas de artillería pesada, misiles y ataques aéreos que pulverizan pueblos y ciudades, seguidos por el lento avance de la armada.

En la región de Donetsk, el enfoque ruso está en tomar dos ciudades importantes: Sloviansk y Kramatorsk, las cuales estuvieron brevemente en manos de los separatistas respaldados por Rusia en 2014.

Las unidades rusas intentan avanzar hacia estos centros desde tres direcciones. Es probable que las unidades de avanzada militar se encuentren a 16 kilómetros de Sloviansk, y el miércoles surgieron imágenes de un puente al sureste de la ciudad que había sido volado, posiblemente un movimiento defensivo de las unidades ucranianas que luchan contra una retirada táctica.

El Ministerio de Defensa ruso en sus recientes declaraciones ha sugerido que la ofensiva se está acelerando, apoyada desde el aire. El miércoles, afirmó que 50 formaciones ucranianas habían sido atacadas por sus aviones de combate en las 24 horas anteriores.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, por sus siglas en inglés) en Washington dice que las tácticas rusas parecen haber mejorado. "Las tropas rusas están empujando por múltiples caminos más o menos paralelos a una distancia de apoyo entre sí, permitiéndoles aportar más poder de combate que el que su práctica anterior", dice ISW en su último análisis.

Al sur de Izium, las fuerzas rusas avanzan por tres rutas. Es como si los comandantes rusos hubieran asimilado las lecciones de Kyiv, cuando una sola columna rusa se asentó durante semanas al norte de la capital.

ISW dice que otro factor en su avance puede ser que al norte de la región de Donbás los ucranianos no tienen posiciones defensivas fijas, como las han tenido en Donetsk y Luhansk a lo largo de la "línea de contacto" desde 2014. Esas defensas significan que los rusos todavía están luchando, a pesar de semanas de ataques con misiles y artillería, para tomar lugares como Avdiivka, cerca de la ciudad de Donetsk.

Del mismo modo, los ucranianos han aguantado en la ciudad de Severodonetsk, en la región de Lugansk, a pesar de los intensos bombardeos presenciados por un equipo de CNN el miércoles. Pero lugares como Severodonetsk y la cercana Rubizhne están casi completamente arruinados y al final de largas y tenues líneas de suministro para los ucranianos.

A su vez, hay señales crecientes de que los ucranianos apuntan a las largas líneas de suministro de Rusia. Ha habido más "incidentes" inexplicables mucho más allá de sus líneas del frente, ya que los depósitos de combustible y municiones en el oeste de Rusia explotaron repentinamente en medio de la noche. Un depósito de combustible cerca de la frontera con Ucrania se quemó en las primeras horas del miércoles, al igual que otro cerca de Belgorod 24 horas antes.

Ucrania no ha reivindicado directamente la responsabilidad de estos hechos, pero el miércoles el asesor presidencial Myhailo Podolyak dijo crípticamente: "En estas regiones rusas, los grandes depósitos de combustible que proporcionan combustible para los vehículos blindados del ejército ruso se queman periódicamente y los depósitos de municiones explotan. Por varias razones".

Estas posiciones de retaguardia representan objetivos obvios y necesarios para que los ucranianos intenten complicar la capacidad de Rusia para sostener su ambiciosa ofensiva. Los ucranianos también han demostrado que pueden planificar y ejecutar contraataques exitosos que hostigan los flancos rusos, y buscarán nuevas oportunidades a medida que los rusos intenten avanzar.

Al menos 1.000 ucranianos se refugian en la planta siderúrgica de Mariúpol 2:40

El frente sur

Los rusos también han acelerado el ritmo de las operaciones militares en el sur. Durante la última semana, los pueblos de la región de Zaporiyia han sufrido fuertes bombardeos, y la ciudad de Kryvyi Rih ahora parece estar en el radar de los rusos. Esa es al menos la suposición de trabajo de los funcionarios ucranianos.

El Comando Sur del ejército ucraniano dijo el miércoles que las unidades rusas se estaban reagrupando y realizando un reconocimiento aéreo mientras intentaban mejorar sus posiciones tácticas. Una gran área al norte de Mykolaiv ha visto días de intensos combates, con un soldado ucraniano comentando en un video que vio una gran cantidad de vehículos blindados de transporte de personal rusos.

En los últimos dos días, un remanso del sudoeste de Ucrania, también se ha visto envuelto en el conflicto, tras dos ataques con misiles contra el único puente que lo conecta con Odesa y el resto del país. Esta zona es especialmente vulnerable dada la presencia de unas 1.500 tropas rusas en Transnistria, una región separatista de la vecina Moldavia.

La destrucción del puente siguió a dos ataques de sabotaje inexplicables en Transnistria. Los ucranianos ven estos incidentes como provocaciones planeadas por los rusos, un posible pretexto para entrar en la región al oeste del río Dniéster, que limita con Rumania. La semana pasada, un alto general ruso dijo que Rusia tenía la intención de establecer un "control total" sobre el sur de Ucrania durante la segunda fase de su invasión, y agregó que hacerlo le daría a sus fuerzas acceso a Transnistria.

En general, parece que después de abandonar los planes para someter a Kyiv, las fuerzas rusas están tratando de estirar a sus oponentes a lo largo de las líneas del frente que ahora se extienden por cientos de kilómetros: desde el este de Ucrania hasta el sur profundo.

Al mismo tiempo, están atacando la infraestructura muy por detrás de estas líneas del frente, desde las redes eléctricas ferroviarias en el oeste de Ucrania hasta las existencias de combustible y armas en todo el país.

A corto plazo, parece que el comando ruso quiere entregar resultados tangibles al Kremlin a tiempo para los desfiles del Día de la Victoria el 9 de mayo. A más largo plazo, quedan dudas sobre los objetivos finales del presidente Vladimir Putin en Ucrania.

Los ucranianos necesitarán hasta la última pieza del armamento occidental prometido para resistir lo que ahora es un ataque, así como tácticas ágiles para garantizar que las unidades no estén rodeadas.