CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

¿Volveremos al consultorio del doctor? Lo que le espera a la telemedicina después de la pandemia

Por Tasnim Ahmed

(CNN Español) -- Todo comenzó con un dolor de muelas.

Eso fue lo que trajo a Gary Poteat al consultorio del médico. Pero después de varias citas y una biopsia, Poteat descubrió que tenía células renales malignas en la mandíbula, resultado del cáncer de riñón en etapa IV, algo con lo que solo el 14% de las personas sobrevive en los primeros cinco años del diagnóstico.

Quince años después de un diagnóstico que parecía ser una sentencia de muerte, Poteat continúa superando las probabilidades. Sin embargo, eso significa que es un paciente complicado que requiere atención especializada que puede obligarlo a viajar miles de kilómetros desde su hogar en el centro de Ohio.

Cuando el cáncer de Poteat reapareció, descubrió que un cambio que trajo la era de la pandemia marcó una diferencia crucial en su atención: la telemedicina.

Poteat había estado limpio de cáncer durante dos años hasta enero de 2021, cuando el cáncer se propagó a su hígado, páncreas y pulmón. Encontró un médico que podía hacer el tipo de cirugía especializada que necesitaba, pero que también estaba a cuatro horas en coche, en Cleveland.

publicidad

En medio de la pandemia de covid-19 y el invierno de Ohio, la idea de viajar tan lejos para múltiples citas era desalentadora.

"Simplemente es más difícil para nosotros viajar y, por supuesto, la mayoría de los pacientes con cáncer son personas mayores. Y viajar no es fácil... especialmente si eres un paciente con cáncer a largo plazo, es posible que tengas algunos problemas médicos", dijo Poteat, de 69 años.

Pero luego vino la opción de hacer sus citas de forma remota y desde la comodidad de su propia casa, a través de telemedicina.

"Regresaron y dijeron 'podemos hacer todo esto [a través de] telemedicina en lugar de tener que conducir un viaje de ida y vuelta de ocho horas, pasar la noche, tres veces'", dijo Poteat.

Durante una semana y media, Poteat vio a tres especialistas a través de telemedicina.

"Es difícil describir cómo los pequeños agravantes de la vida, como viajar en la nieve, luchar contra el clima frío y quedarse en hoteles, le generan tanto estrés a alguien que ya está al máximo por el hecho de que tengo nuevos tumores y no saber lo que vamos a hacer", dijo Poteat. En un punto tan crítico de su lucha contra el cáncer, la telemedicina se sintió como una "bendición".

Para millones de personas como Poteat, las flexibilidades de telemedicina de la era de la pandemia han hecho que la atención médica sea mucho más accesible.

Sin embargo, esas flexibilidades expirarán 151 días después de que finalice la emergencia de salud pública de covid-19, descrita como parte del proyecto de  ley de gastos generales de US$ 1,5 billones firmado por el presidente Biden en marzo. La emergencia se renovó por última vez el 13 de abril por otros 90 días.

Expandiendo la telemedicina en una crisis

En el transcurso de la pandemia, el uso de la telemedicina ha crecido exponencialmente, debido principalmente a los esfuerzos para minimizar el contacto de persona a persona.

Según un informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., más de 2 de cada 5 beneficiarios de Medicare utilizaron los servicios de telemedicina en el primer año de la pandemia, lo que suma al menos 28 millones de personas. La cantidad de visitas de telemedicina también se multiplicó por 63 en 2020. Y la tendencia continúa; el 20 % de los adultos estadounidenses utilizaron la telemedicina durante las dos primeras semanas de marzo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC por su siglas en inglés).

El incremento del servicio médico telefónico 3:22

En marzo de 2020, varias leyes federales nuevas, incluida la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (Cares), suspendieron temporalmente las restricciones de Medicare sobre la telemedicina. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid aliviaron las restricciones que permitieron a los beneficiarios acceder a más servicios de salud de manera virtual.

Antes de marzo de 2020, las personas tenían que estar en un área rural o en un lugar con escasez de personal médico para calificar para los servicios de telemedicina de Medicare, y solo se podía acceder a los servicios a través de instalaciones médicas específicas.

Sin embargo, durante la emergencia de salud pública del covid-19, la cobertura se amplió para permitir que las personas recibieran servicios de telemedicina en áreas urbanas y desde sus propios hogares por primera vez, a veces incluso a  través de las fronteras estatales. Otro gran cambio fue la introducción de servicios de solo audio, en los que se podía brindar atención médica a través de una llamada telefónica.

Asimismo, la mayoría de las personas que están cubiertas por aseguradoras de salud privadas deberían esperar una cobertura similar. En 42 estados y el Distrito de Columbia, los proveedores de seguros privados deben reembolsar los costos de la telemedicina.

"De hecho, puedo ver a más personas en áreas suburbanas o rurales que de otro modo no hubieran tenido antes el mismo nivel de acceso", dijo el Dr. Stephen Parodi, médico de enfermedades infecciosas y vicepresidente ejecutivo de la Federación Kaiser Permanente. "Queremos preservar eso".

El incremento del servicio médico telefónico 3:22

Cambios rápidos 

Las expansiones de los servicios de telemedicina se convirtieron en un salvavidas particularmente para los pacientes que buscan servicios para tratamiento de adicción.

Cuando se implementaron las órdenes de quedarse en casa y los centros de recuperación de adicciones cerraron en todo el país, la telemedicina sirvió como un puente para la continuidad de la atención.

"Lo que permite la flexibilidad de la telemedicina durante el covid fue cambiar de marcha extraordinariamente rápido", dijo el Dr. Shawn Ryan, director regional de la Sociedad Estadounidense de Medicina de la Adicción. "Básicamente, pudimos avanzar en nuestra misión de reducción de barreras y conocer al paciente donde se encuentra".

El transporte es una de las barreras más comunes para recibir tratamiento contra la adicción y una que no desaparecerá una vez que finalice la emergencia de salud pública, dijo Ryan.

Durante la pandemia, la Administración de Control de Drogas de EE.UU. relajó temporalmente las reglas sobre la prescripción de sustancias controladas como la buprenorfina, un tratamiento para el trastorno por uso de opioides. Los médicos ahora pueden recetar el medicamento después de una visita por video con un paciente, en lugar de hacerlo en el consultorio.

Walmart demanda al Gobierno de EE.UU 1:04

"Por lo que podemos decir de los datos que se recopilan, [eso] dio como resultado una mejor atención y retención del paciente", dijo Ryan.

Sin embargo, esta es otra flexibilidad que los pacientes corren el riesgo de perder una vez que termine la emergencia de salud pública federal.

Hay ciertos desafíos que surgen al hacer que la atención de adicciones sea virtual. Por un lado, es difícil para los especialistas en adicciones monitorear si sus pacientes comienzan a consumir nuevamente o si están tomando sus medicamentos según las indicaciones.

"Así que lo que promuevo es que la gente sea ágil y objetiva al evaluar, ¿cómo debería ser el futuro? Y no solo empujar el dial de una forma u otra", dijo Ryan.

El futuro de la atención de adicciones probablemente se beneficiará de una combinación de telemedicina y atención en persona, pero eso no será posible si continúan las rígidas restricciones de telemedicina previas a la pandemia, dijo Ryan.

Cambios permanentes

Algunos cambios llegaron para quedarse. Según la Comisión Asesora de Pagos de Medicare federal, la salud mental, conductual y del neurodesarrollo representó el 25 % de los cargos por telemedicina en el primer año de la pandemia. Ahora, los servicios de salud del comportamiento, como la terapia individual y grupal, estarán disponibles permanentemente a través de telemedicina, incluso después del final de la emergencia de salud pública.

La Casa Blanca dice que ha reconocido el impacto que ha tenido la telemedicina en mejorar el acceso a la atención de la salud mental, e incluso es una de las  estrategias clave de Biden para abordar la crisis de salud mental del país.

El Dr. Andrew Booty, psiquiatra y profesor clínico voluntario de la Facultad de Medicina de la UCSF, dijo que las expansiones de la telemedicina ayudaron a eliminar algunas barreras de acceso para sus pacientes. Atrás quedaron los largos tiempos de espera, los viajes diarios y los costos de transporte.

EE.UU.: pandemia afecta más la salud mental de minorías 1:09

"Cuando no tenemos que confiar en los hallazgos de un examen físico en particular... el video puede ser casi tan eficiente como ver a alguien en persona, y en cierto modo mejor, dados los problemas de acceso", dijo Booty.

Booty notó que algunas cosas son más difíciles de observar en una pantalla, como los matices en el lenguaje corporal o cómo alguien se comporta en una habitación.

Aun así, dijo que preferiría poder ver a los pacientes "con mayor frecuencia a través del video que no poder verlos o verlos con mucha menos frecuencia debido al acceso [limitado]".

'El covid hizo posible la telemedicina'

Al ver los beneficios que brinda la expansión de la telemedicina, algunos legisladores están presionando al Congreso para que considere hacer más permanentes las flexibilidades de la telemedicina.

La Ley de respuesta de telemedicina para la prescripción electrónica de servicios de terapia de adicciones, o TREATS, permitiría de forma permanente que ciertas sustancias controladas, como la buprenorfina, se receten en línea después de una consulta por video con un proveedor.

La Ley CONNECT for Health también ha recibido apoyo bipartidista en el Congreso. El proyecto de ley fue presentado en 2016 por el senador de Hawái, Brian Schatz, y el año pasado se reintrodujo una versión renovada en respuesta al uso abrumador de la telemedicina durante la pandemia.

Según la oficina de Schatz, la versión anterior del proyecto de ley no generó mucho interés, pero eso cambió en el transcurso de la pandemia, ya que los legisladores se dieron cuenta del papel dramático que ha jugado la telemedicina en la expansión del acceso a la atención.

Las acciones del proyecto de ley incluyen la eliminación permanente de las restricciones geográficas para el uso de la telemedicina, una disposición hecha temporalmente para la emergencia de salud pública, y la eliminación de las restricciones para los servicios de emergencia.

Aumenta la modalidad de consultas médicas por videollamada 1:39

“El último año nos ha demostrado que la telemedicina funciona, es popular y llegó para quedarse”, dijo Schatz en un comunicado  en abril de 2021.

Pero dado el tiempo que a menudo tardan los proyectos de ley en aprobarse en el Congreso, tanto los proveedores como los pacientes han dependido de las renovaciones de la emergencia de salud pública de covid-19 para mantener en marcha las expansiones de telemedicina.

Mientras tanto, según un portavoz de CMS, los estados individuales pueden optar por hacer que las expansiones de telemedicina sean permanentes. Illinois se convirtió en uno de los primeros en hacerlo el año pasado, cuando el gobernador JB Pritzker firmó un proyecto de ley que permitía que la cobertura de las expansiones de telemedicina realizadas durante la pandemia continuara hasta 2027.

Para Poteat, la expansión de la telemedicina fue un lado positivo de la pandemia de covid-19. Pero ahora, frente a la posibilidad de que todas esas expansiones no sean permanentes, le preocupa no poder obtener la misma calidad de atención que ha recibido en los últimos dos años.

“El covid hizo posible la telemedicina”, dijo. "Sería una lástima que perdiéramos esa herramienta para que los pacientes obtengan la mejor atención especializada".

Dificultades técnicas

De acuerdo con los objetivos de aumentar el acceso a la atención médica, aún queda trabajo por hacer para que la telemedicina sea equitativa.

El HHS descubrió que los beneficiarios de Medicare que viven en zonas rurales, o personas negras, tenían menos visitas de telemedicina que otros grupos durante el primer año de la pandemia.

Entonces, si bien la telemedicina puede parecer la respuesta a los problemas generales de acceso, los proveedores también deben considerar: ¿Quién tiene acceso a la telemedicina en primer lugar?

"Los problemas de hardware, software, conexión de datos, Wi-Fi, todas esas cosas surgieron cuando [los pacientes] estaban en casa. ¿A dónde podrían ir si no lo tuvieran en casa?", dijo Ryan.

Por lo tanto, el futuro de la telemedicina depende de la evaluación de las necesidades de cada persona.

"Si solo pensamos en un modelo único para todos, es muy probable que termine aumentando las desigualdades", dijo Sinsi Hernández-Cancio, vicepresidenta de justicia en salud de National Partnership for Women & Families, durante una discusión de Kaiser Family Foundation sobre el futuro de la telemedicina en marzo.

Garantizar que las personas tengan acceso a banda ancha y que los centros médicos tengan software que pueda proteger la privacidad de los pacientes será costoso. Hernández-Cancio dijo que, aunque el costo inicial de mejorar la tecnología puede ser elevado, es una inversión que podría ahorrar dinero a largo plazo a medida que más personas obtengan la atención que necesitan.