CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

La sorprendente historia del derecho al aborto en Estados Unidos y lo que podría venir después

Por Zachary B. Wolf

(CNN) -- La Corte Suprema de EE.UU. otorgó a las mujeres de todo el país el derecho a abortar hace casi 50 años, y ahora está a punto de quitárselo.

Para comprender cómo sería el mundo posterior al fallo Roe vs. Wade, vale la pena considerar cuál era la realidad de las mujeres estadounidenses antes de que se decidiera el caso histórico y se convirtiera en una cuña política.

Al principio, el aborto en Estados Unidos era legal

En el derecho consuetudinario inglés, era legal interrumpir un embarazo hasta el "aceleramiento", un término usado para describir cuando una madre podía sentir que el feto se movía, y el aborto era legal y se practicaba ampliamente en Estados Unidos hasta alrededor de 1880, según la historiadora Leslie Reagan.

La exescritora de CNN Jessica Ravitz escribió sobre el libro de Reagan de 1996, "Cuando el aborto era un crimen", en 2016, cuando un caso diferente estaba ante la Corte Suprema.

El aborto fue prohibido en todos los estados de Estados Unidos entre finales del siglo XIX y principios del XX cuando los médicos se organizaron en su contra, explicó. Hoy, muchos de los principales grupos médicos estadounidenses apoyan el acceso al aborto.

publicidad
¿Qué pasaría si se anula el derecho al aborto en EE.UU.? 2:27

Así era el país antes del fallo Roe vs. Wade

La mayoría de los estadounidenses de hoy no vivían antes de 1973, cuando la Corte Suprema falló el caso Roe vs. Wade, y muchos de los que estaban vivos en ese entonces no pueden recordar la realidad del aborto ilegal.

Hay muchas oportunidades para aprender sobre esto: un documental de HBO, "The Janes", y el podcast "Slow Burn" de Slate sobre Roe vs. Wade son dos ejemplos oportunos.

Encontré el excelente libro de 1998 "Artículos de fe", de la periodista Cynthia Gorney. Ella presenta a médicos, enfermeras y pastores, a menudo inspirados por experiencias personales que presenciaron las secuelas de abortos fallidos, que infringirían la ley para brindar el servicio médico o ayudar a las mujeres a encontrarlo.

Las redes clandestinas a menudo tenían sus propios códigos, según los informes de Gorney, y difundían información de maneras específicas, con tarjetas de presentación, números de teléfono compartidos e incluso en las páginas amarillas, ocultas a la vista del público.

La desgarradora historia del aborto de una legisladora en Georgia 4:47

Los esfuerzos para legalizar el aborto

Muchos estados en Estados Unidos en las décadas de 1960 y 1970, coincidiendo con el movimiento de derechos civiles, en realidad avanzaban hacia la legalización del aborto, aunque generalmente con restricciones que a menudo colocaban a las mujeres ante paneles en hospitales que juzgarían sus solicitudes de aborto.

La decisión del caso Roe vs. Wade, en 1973, cambió las redes clandestinas de la noche a la mañana, y una decisión separada en el caso Doe vs. Bolton, decidida el mismo día, puso fin a la práctica de los paneles de hospitales que deciden si una mujer puede calificar para un aborto.

El movimiento antiaborto se volvió nacional

Las decisiones de la Corte Suprema instantáneamente dieron a las mujeres estadounidenses nuevas opciones. Pero también fusionaron grupos antiaborto nacientes en un movimiento nacional que trabajó durante décadas para reducir la decisión Roe vs. Wade en los estados y socavarla en los tribunales.

Convirtió "decenas de movimientos de oposición al aborto estado por estado en un gran movimiento nacional fusionado", me dijo Gorney por teléfono recientemente, y agregó: "El Comité Nacional por el Derecho a la Vida va de este tipo de pequeña organización punky en el este a un gigante en cuestión de semanas".

Mira la arriesgada forma de protestar de este hombre 0:32

La realidad posterior a Roe vs. Wade será algo nuevo

Pero Gorney también me dijo que la victoria final para los opositores al derecho al aborto en Estados Unidos, derrocar el fallo Roe vs. Wade, probablemente no devolverá al país a la era de las redes clandestinas que son la única opción para el aborto en la mitad de los estados que podrían prohibir o restringir severamente el aborto.

Dio tres razones principales:

  • El aborto será "no solo legal sino aceptado, publicitado y completamente abierto" en hasta la mitad del país.
  • Mientras que antes de Roe vs. Wade, a las mujeres les resultaba difícil encontrar información, ahora existe Internet.
  • Pero la mayoría de los abortos hoy en día se realizan como abortos médicos con dos pastillas y "pueden literalmente enviarse por correo a la privacidad de la casa de alguien".

Estas diferencias no satisfarán a la gran cantidad de estadounidenses que apoyan el derecho al aborto y quieren que las mujeres estadounidenses puedan tomar fácilmente sus propias decisiones, pero significarán que las mujeres podrían tener opciones incluso en los estados que prohíben el aborto si se anula el fallo.

"No puedes configurar un sistema que controle cada pequeño sobre acolchado que llega a la casa de cada mujer en tu estado. Simplemente no puedes hacerlo", me dijo Gorney.

Preparándose para enviar píldoras por correo para eludir las leyes contra el aborto

Ya hay grupos como Aid Access, con sede en Europa, fuera del alcance de las autoridades estatales y federales en EE.UU., y perfilado recientemente por Politico, que están enviando píldoras abortivas a las mujeres estadounidenses que viven en estados donde el procedimiento está restringido.

Las nuevas empresas nacionales de telesalud que brindan píldoras abortivas requieren que los pacientes tengan direcciones de envío o estén físicamente en estados que permitan la atención del aborto por telesalud, según un informe de Jennifer Korn, de CNN.

Una medida para reclasificar el anticonceptivo Plan B

Sarah Varney, de Kaiser Health News, escribió para CNN sobre Plan B, el método anticonceptivo de emergencia más vendido en EE.UU., que ahora es propiedad de dos firmas de capital privado. Los legisladores y activistas contra el aborto podrían apuntar al Plan B como una forma de aborto con medicamentos si se anula el aborto en Estados Unidos.

La empresa que distribuye Plan B podría solicitar legítimamente a la Administración Alimentos y Medicamentos de EE.UU. que cambie la redacción del empaque de Plan B para decir que el medicamento evita que un óvulo sea fertilizado en lugar de evitar que un óvulo fertilizado se adhiera al útero. Pero aún no lo ha hecho.

La necesidad de viajar fuera de los estados antiaborto

El aborto con medicamentos no era una opción para alguien como la representante Barbara Lee, la demócrata de California que ha hablado de ir a México en la década de 1960 cuando era adolescente para hacerse un aborto.

Lee dijo que vio a un proveedor de servicios de aborto que usó una técnica segura y limpia, pero se vio obligada a usar una clínica en un callejón.

Preocupaciones sobre un estado de vigilancia del aborto

Es lógico suponer que todavía habrá algunos proveedores de servicios de aborto a pesar de las campañas antiaborto en Estados Unidos para imponer sanciones a las personas que ayudan a las mujeres a abortar, ya sea ilegalmente en sus estados de origen o en estados cercanos.

Al igual que Internet hará que sea mucho más fácil que las mujeres que viven en estados contrarios al aborto accedan al aborto, Korn y Clare Duffy, de CNN,EEE han escrito que los historiales de búsqueda, los datos de ubicación y los mensajes de texto podrían ser utilizados en su contra por las agencias de fuerzas del orden.

Momentos clave que cambiaron la mentalidad sobre el aborto

Antes de Roe vs. Wade, hubo varios acontecimientos estimulantes que cambiaron la opinión pública a favor de dar más control a las mujeres y a sus médicos.

Estos incluyeron el caso de 1962 de la presentadora de un programa de televisión infantil en Arizona, Sherri Finkbine, cuyo feto estaba en peligro de nacer con una horrible deformidad debido a algunos medicamentos que el esposo de Finkbine le trajo de Europa.

A Finkbine, cuya identidad se descubrió después de hablar con un reportero de un periódico para crear conciencia sobre la droga que había tomado y sus peligros, se le negó un aborto en Arizona y finalmente fue a Suecia para abortar. Su caso causó sensación en los medios de comunicación.

Luego hubo un brote de rubéola entre 1963 y 1965 que provocó que miles de bebés nacieran con defectos y necesitaran cuidados de por vida. Muchas mujeres infectadas buscaron abortos, que entonces eran ilegales.

La opinión pública sobre el aborto está dividida y evolucionando

Una de las razones por las que hay un mosaico de leyes de aborto y acceso variable es que el tema divide a los estadounidenses.

Le pregunté al editor de encuestas de CNN, Ariel Edwards-Levy, qué dicen los datos de las encuestas sobre el aborto antes y después de Roe vs. Wade y cómo esas opiniones han influido en las elecciones. He dividido su respuesta en varias secciones a continuación, anotadas en cursiva.

Las opiniones de los estadounidenses sobre el aborto nunca han sido absolutas

En 1972, según la venerable General Social Survey, la mayoría de los estadounidenses pensaba que debería ser posible que una mujer embarazada obtuviera un aborto legal si la salud de la madre estaba en grave peligro (84%), había una gran posibilidad de un defecto grave en el bebé (75%) o el embarazo fue el resultado de una violación (74%).

Menos encuestados favorecieron el aborto legal en los casos en que una familia de bajos ingresos no podía pagar más hijos (46%), una mujer embarazada no estaba casada y no deseaba casarse (41%) o una mujer casada no quería tener más hijos (38%).

Durante las últimas décadas, las opiniones sobre el aborto se han mantenido en gran medida consistentes. Y encuestas recientes, incluidas encuestas de Gallup y CNN, han encontrado que las opiniones sobre la decisión de Roe vs. Wade siguen siendo mayoritariamente estables, con aproximadamente un tercio a favor de revocar el fallo.

Pero hay algunas señales de que las opiniones están cambiando

La última encuesta de Gallup encontró un cambio en varias otras métricas. Por primera vez en su encuesta desde 2001, una pequeña mayoría (52%) dijo que consideraba que el aborto era moralmente aceptable. Una mayoría similar del 53 % dijo que el aborto debería ser legal en la mayoría o en todas las circunstancias, frente al 45 % hace apenas un año, un cambio que fue más pronunciado entre los demócratas, los independientes y los estadounidenses menores de 55 años.

"La perspectiva de que la Corte Suprema revoque el caso que estableció el derecho de las mujeres a abortar ha sacudido claramente a un segmento de estadounidenses para que se identifique con el lado pro derecho a decidir del tema y exprese un apoyo más inequívoco a la legalización del aborto”, escribió Lydia Saad de Gallup.

Determinar qué papel podría desempeñar el aborto en las elecciones nunca es simple

Las decisiones sobre cómo votar, o si votar, rara vez se reducen a razones únicas y bien definidas, y eso quizás sea especialmente cierto para los votantes relativamente apolíticos que lo más probable es que esté vacilando en esas preguntas en primer lugar. Hay algunas señales tempranas de que un golpe al acceso al aborto podría ser particularmente motivador para los defensores del derecho al aborto, pero está menos claro cómo podría manifestarse.

Una encuesta de mayo de la Universidad de Monmouth encontró que el 48% de los demócratas consideraba que la alineación de los candidatos con sus puntos de vista sobre el aborto era extremadamente importante para sus votos, frente al 31% en 2018. Entre los republicanos, el número fue del 29%, por debajo del 36% de hace cuatro años.

De manera similar, en una encuesta de mayo de la Facultad de Derecho de Marquette, el 48% de los demócratas dijeron que el aborto estaba entre los temas más importantes para ellos, en comparación con solo el 31% de los republicanos.

Sin embargo, visto de otra manera, los estadounidenses con puntos de vista incondicionales sobre el aborto eran más propensos que quienes lo calificaban como muy importante para ellos: el 67 % dijo que el aborto debería ser ilegal en todos los casos y el 60% dijo que debería ser legal en todos los casos, en comparación con el 32% que dijo que debería ser en su mayoría ilegal y el 24% que dijo que debería ser en su mayoría legal.

Esa encuesta también encontró que el entusiasmo de los votantes era más alto entre los opositores al aborto que entre los partidarios, un hallazgo que probablemente se deba en parte al entusiasmo generalmente mayor de los republicanos de cara a una elección intermedia bajo un presidente demócrata.

Sin consecuencias políticas claras

Las encuestas de CNN realizadas inmediatamente antes y después de la filtración del proyecto de decisión de la Corte Suprema sobre el aborto en Estados Unidos encontraron un aumento de 7 puntos en la proporción de estadounidenses que dijeron que sus puntos de vista sobre el aborto se alinean más con los demócratas que con los republicanos.

Además, descubrió que la proporción de estadounidenses que dicen que estarían enojados si el fallo Roe vs. Wade fuera revocado (36%) superó con creces la proporción de los que dijeron que estarían felices (17%), y los estadounidenses más jóvenes son especialmente propensos a expresar enojo por el prospecto.

Pero hubo poca evidencia inmediata de un cambio radical en la ventaja inicial de los republicanos de cara a las elecciones intermedias.

Otra encuesta de Gallup recientemente publicada, realizada durante un período que comenzó justo después de la filtración del borrador de opinión, encontró que el 27% de los votantes registrados dijo que votaría solo por los candidatos que compartían sus puntos de vista sobre el aborto. Sigue siendo una minoría, pero es el número más alto que Gallup encontró en una encuesta que se remonta a 1992. La proporción de votantes demócratas (37%) que consideraron el aborto como una prueba de fuego fue más alta que la proporción de republicanos (24%) que dijeron lo mismo.

Preparándose para perder un derecho

Leer sobre todo esto conduce inevitablemente a una brecha entre preguntas médicas sobre cuándo, dónde y cómo las mujeres deben abortar y preguntas legales y políticas sobre quién debe determinar estas cosas.

"Roe vs. Wade, sin embargo, fue notablemente laxo en su tratamiento del texto constitucional", escribió el juez Samuel Alito en su proyecto de opinión, que se centra en la ley más que en la medicina.

El resultado de su borrador de opinión, que podría anular el fallo Roe vs. Wade y con ello el derecho al aborto en Estados Unidos, será una nueva realidad médica para las mujeres estadounidenses que es diferente de lo que había antes, y un raro momento en que un tribunal de EE.UU. eliminó un derecho que había otorgado previamente.