CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Lugares imperdibles de la Patagonia, uno de los últimos lugares vírgenes de la Tierra

Por Janelle Davis

(CNN) — Para los viajeros ansiosos por emprender una aventura, reconectarse con la naturaleza o sentir que son los únicos humanos en kilómetros y kilómetros, la Patagonia es uno de los últimos lugares vírgenes de la Tierra.

Esta región remota cubre cientos de miles de kilómetros cuadrados del sur de Argentina y Chile, extendiéndose a través de bosques antiguos, vastos glaciares, fiordos profundos y las escarpadas montañas de los Andes.

La Patagonia es el hogar de una fauna diversa que incluye pumas, pingüinos y loros. Hay kayak, trekking, ciclismo, escalada, rafting y snorkel, incluso junto a cachorros de lobos marinos.

“Este es un lugar para las personas a las que les gusta la aventura. Puedes sentir el viento y sentir el mar”, dijo Kevin Zaouali, uno de los directores de la nueva serie original de CNN “Patagonia: Life on the Edge of the World”. "En la Patagonia, te sientes solo en este enorme mundo de vida silvestre".

Estos son algunos de los lugares imperdibles del fin del mundo:

publicidad

El Parque Nacional Torres del Paine es un paraíso para los amantes de la naturaleza, senderistas y escaladores. Crédito: ANA FERNANDEZ/AFP via Getty Images)

Parque Nacional Torres del Paine, Chile

El Parque Nacional Torres del Paine es la joya de la corona del sistema de parques de Chile. Tiene glaciares de kilómetros de largo, lagos azul turquesa, picos de granito que se elevan a más de 2.865 metros, impresionantes cascadas y una fauna rara.

"Hay muy pocos lugares en el mundo que sean tan prístinos, tan vírgenes", dijo Camilo Rada, científico y montañista de Chile.

Este parque es una de las regiones menos pobladas del mundo, donde la vida silvestre debe ser resistente para sobrevivir a sus extremos impredecibles y punitivos. Hay cóndores, caballos salvajes, ñandúes, guanacos y pumas.

"Este es uno de los mejores lugares del mundo para ver estos pumas. En cualquier otro lugar tienen miedo de la gente, pero no aquí. No tienen depredadores, no hay lobos ni osos, por lo que son bastante fríos, dice René Araneda, exguía y director de la serie. "El Parque Nacional Torres del Paine es probablemente mi lugar favorito en el mundo".

Se estima que el parque y sus alrededores albergan cientos de pumas.

El parque también alberga algunas de las mejores caminatas de la región, incluido W Trek (80,4 km) y O Circuit (109,4 km). El verano es el momento ideal para practicar senderismo, que es de noviembre a marzo en el hemisferio sur.

Para el alojamiento, dos excelentes opciones son el primer hotel domo geodésico del mundo, llamado EcoCamp Patagonia, y el exclusivo Explora Lodge.

Los pingüinos de Magallanes se paran en la playa al atardecer en El Pedral, Argentina. (Kevin Zaouali)

Península Valdés y El Pedral, Argentina

Más de 1.126 kilómetros al noreste de Torres del Paine en la costa argentina, Península Valdés es otro paraíso para los amantes de la vida silvestre. En el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, los visitantes pueden ver orcas, ballenas francas australes, elefantes marinos, leones marinos, pingüinos de Magallanes e innumerables aves.

Zaouali recomienda dar un paseo en barco para ver de cerca a las ballenas francas australes. Estos gigantes lentos y pacíficos obtuvieron su nombre porque alguna vez fueron conocidos como los "adecuados" para cazar.

Las orcas, en cambio, se pueden ver desde las playas de Península Valdés.

"Es el mejor lugar del mundo para ver orcas", dijo Zaouali. "Si vas, estarás en contacto real con la vida silvestre".

Punta Norte, en el extremo norte de la península, es uno de los únicos lugares en el mundo donde las orcas llegan a tierra para cazar focas y crías de lobos marinos. Solo dos manadas de orcas conocen este ingenioso truco de caza.

Primero, nadan de lado para ocultar sus aletas dorsales, luego van a la playa para tomar su comida y finalmente maniobran de regreso al mar. Esto sucede en marzo y abril, y la arriesgada hazaña es impresionante de ver.

Mira los incendios forestales en la Patagonia argentina 1:56

En El Pedral, a unos 48 kilómetros al sur, hay una colonia de pingüinos en crecimiento.

“Si estás allí, estás solo en una enorme colonia de pingüinos. Es el mejor lugar para quedarse si quieres experimentar la Patagonia en un nivel diferente”, dijo Zaouali a CNN, calificando el lugar de mágico.

Hay más de 12.000 pingüinos de Magallanes, dijo la conservacionista Popi García en la serie "Patagonia" de CNN.

“Uno de los pingüinos favoritos de esta colonia se llama Clarita”, dijo García, “sabemos que tiene unos 16 años. Pudo criar 14 pichones”.

Septiembre a abril es el mejor momento para ver a los pingüinos cuando estas aves migratorias vienen a reproducirse.

Vista del Glaciar Perito Moreno en el Parque Nacional Los Glaciares en Argentina. (RONALDO SCHEMIDT/AFP/AFP vía Getty Images)

Parque Nacional Los Glaciares, Argentina

Ubicado en el suroeste de la provincia de Santa Cruz en los Andes argentinos, el Parque Nacional Los Glaciares se define por sus numerosos glaciares.

El más famoso es el glaciar Perito Moreno, que se extiende 30,5 km de largo, 4,8 km de ancho y 170 metros de profundidad, según la Alianza Global de Parques Nacionales.

Zaouali comparó la maravilla helada con "The Wall" en "Game of Thrones".

"Es un gran espectáculo para ver", dijo Zaouali. Recomienda visitarlo en primavera y verano, cuando se está derritiendo, para ver y escuchar los enormes trozos de pared que se rompen frente a tus ojos.

Con una altura de más de 3.352 metros el Monte Fitz Roy es el pico más alto del parque. Para disfrutar de vistas asombrosas de la montaña, los excursionistas recorren la empinada caminata Fitz Roy de 21 km.

Paseos a caballo, kayak, ciclismo y escalada también ofrecen vistas panorámicas del impresionante parque.

El cóndor andino lucha por sobrevivir con la ayuda de voluntarios 3:51

Balneario El Cóndor, Argentina

El pueblo de Balneario El Cóndor, en el norte de Argentina, alberga la colonia de loros más grande del mundo, según la Asociación de Veterinarios Aviares.

Después de pasar el invierno en el norte, parejas de loros barranqueros regresan al mismo nido cada primavera. Algunos de sus nidos se extienden tres metros hacia los acantilados. Hay 37.000 nidos activos, dijo el conservacionista Mauricio Failla en la serie "Patagonia".

Estos pájaros verdes, amarillos y azules son muy sociables y vocales, por lo que a Failla le encanta estudiarlos.

Otras atracciones locales en la costa de la provincia de Río Negro incluyen las playas de arena y el faro de Faro Río Negro.

Hay kitesurf, windsurf y navegación a vela, que es un vehículo de ruedas con una vela que el viento impulsa por la arena.

Las coloridas casas sobre el agua, conocidas como palafitos, en la localidad de Castro en la Isla de Chiloé, Chile. (Kike Calvo/Universal Images Group/Getty Images)

Isla de Chiloé, Chile

La isla de Chiloé en Chile ofrece algunos de los mejores avistamientos de ballenas en la región. Los hermosos fiordos que lo rodean son un imán para la vida silvestre, incluidos los leones marinos, los delfines y el animal más grande que jamás haya existido: las ballenas azules.

El verano es el mejor momento para ver las ballenas azules en peligro de extinción; es cuando se reúnen a lo largo de la costa del Pacífico para darse un festín de krill. Las ballenas de casi 200 toneladas comerán cuatro toneladas de krill al día.

“Ver una ballena azul nunca se vuelve aburrido. Siempre es emocionante”, dijo a CNN la oceanógrafa Susannah Buchan. "Siempre es increíble, emotivo y un completo privilegio".

Hay 700 ballenas migratorias que vienen a esta región cada año de enero a abril.

Buchan recomienda la visita de los observadores de ballenas en febrero. Pero advierte que es una zona de alimentación vasta y dinámica, por lo que no se garantizan los avistamientos. A veces no verás ballenas durante un par de semanas.


Dos ballenas azules nadando en el Golfo de Corcovado en Chile. (Pond5)

Un viaje a la isla de Chiloé no está completo sin empaparse de cultura. Hay una gran comunidad indígena, arraigada en profundas tradiciones. La pesca y el turismo son las principales industrias para los locales.

La isla es famosa por sus pintorescos palafitos, casas de madera sobre pilotes sobre el agua. Incluso hay hoteles y restaurantes que los turistas pueden visitar.

La zona también es conocida por sus deliciosos mariscos. Uno de los platos tradicionales chilenos es el curanto, un festín de carnes y mariscos que se cocina en un hoyo en el suelo y se cubre con una hoja grande. Es una gran olla comunal de almejas, mejillones, salchichas, papas, pollo y cerdo.

Buchan aconseja dejar de lado el salmón chileno, que no es nativo de la región. No hay salmón natural en el hemisferio sur, por lo que se cultiva el salmón local. El hacinamiento en los corrales ha provocado enfermedades entre los salmones, dijo, y escapes a gran escala, dañando las comunidades de peces nativos y devastando el ecosistema marino.

De vuelta en el continente al este de la isla se encuentra el Parque Pumalín, la reserva natural privada más grande de Chile. El parque perteneció una vez al fundador de North Face, Douglas Tompkins, pero fue donado al país de Chile. Este parque es de visita gratuita. Esta selva tropical exuberante y templada con ríos cristalinos es un área impresionante para los entusiastas del aire libre.

"Estás escapando de la civilización", dijo Araneda sobre el aventurero viaje por la Carretera Austral. (Joël Arpaillange/Gamma-Rapho/Getty Images)

Carretera Austral, Chile

Si está buscando un viaje por carretera a través de partes especialmente apartadas de la Patagonia, la ruta de la Carretera Austral lleva a los conductores más de 1.126 km escénicas desde Puerto Montt en el Distrito de los Lagos al sur hasta Villa O'Higgins en la región de Aysén.

El camino, a veces sin pavimentar y que requiere transbordadores, atraviesa pequeños pueblos remotos y paisajes enormemente diversos en lo que muchos consideran el mejor viaje por carretera de la Patagonia.

Uno de los lugares favoritos del director Araneda en la Patagonia se encuentra en el extremo sur de la ruta: la región de Aysén. Esta área boscosa, que abarca varios parques icónicos, incluidos el Parque Pumalín y el Parque Nacional Laguna San Rafael, se considera un punto crítico de biodiversidad y todavía se descubren nuevas especies aquí.

“Este es uno de los lugares más inexplorados del mundo”, dijo Araneda. “Parece una jungla, como Costa Rica, pero en un ambiente frío con mar y montañas”.

Un rastreador de Pumas en la Estancia Cerro Guido en Chile. (Ben Goertzen)

Estancias en toda la Patagonia

Para una experiencia única, los ranchos llamados estancia ofrecen alojamiento tradicional en toda la Patagonia.

Los visitantes pueden abrazar la soledad de la vida como un gaucho, un jinete nativo que personifica el espíritu de la frontera.

Para montar a caballo y pescar con mosca, la Estancia Ranquilco de 100.000 acres en el noroeste de la Patagonia ofrece estadías en albergues y paseos a caballo por el campo.

Otra opción es Tipiliuke, ubicada en el valle del río Chimehuín en Argentina, en el noroeste de la Patagonia. Hay pesca con mosca, paseos a caballo, caminatas, yoga, golf, ciclismo de montaña, rafting, observación de aves e incluso esquí en la cercana estación de esquí de Chapelco. La chef de la estancia es conocida por sus empanadas.

Las estancias ofrecen la oportunidad perfecta para probar la auténtica cocina. Uno de los principales alimentos básicos es la barbacoa argentina conocida como asado.

En el sur de Chile, la Estancia Cerro Guido se extiende a lo largo de 247.000 acres. Los huéspedes pueden experimentar la vida cotidiana de los gauchos, pasar tiempo en los huertos y los establos de caballos, y sumergirse en el trabajo de conservación local. Las actividades incluyen conducir 4x4, montar a caballo alrededor de Torres del Paine y unirse a los rastreadores de pumas mientras monitorean los movimientos diarios de estos grandes depredadores e investigan cómo los grandes felinos pueden coexistir con los ranchos.

“El puma y el gaucho siempre han sido enemigos”, dijo en la serie el rastreador de gauchos y pumas Mirko Utrovicic. "Creo que lo más importante es darse cuenta de que los tiempos cambian. Mira lo que nos rodea. Tenemos que devolverles su espacio".