Reino Unido

Breaking News

Reino Unido

Cuando el rey Carlos III asuma el trono, se avecinan grandes cambios para la familia real

(CNN) -- Dios salve a la reina, viva el Rey. La segunda era isabelina ha llegado a su fin y la familia real ahora se reagrupará en torno a un nuevo monarca para la próxima era en la historia británica.

¿Qué cambiará para cada uno de los miembros de la realeza?

Carlos

Carlos visita el 2º Batallón del Regimiento Mercian en Weeton Barracks, el 8 de julio de 2022 en Weeton, Lancashire, Inglaterra.

En el momento en que murió Isabel II, su hijo mayor, Carlos, automáticamente se convirtió en monarca. Como soberano, ha optado por tomar el nombre de rey Carlos III.

Todos los derechos y responsabilidades de la Corona ahora recaen en el rey Carlos III.

Se convierte en jefe de Estado no solo en Gran Bretaña, sino también en otros 14 reinos de la Mancomunidad británica, incluidos Australia y Canadá. Se convertirá en jefe de la Mancomunidad de 56 miembros, aunque ese no es un puesto hereditario, luego de que los líderes de la Mancomunidad acordaran su sucesión en el cargo en una reunión en Londres en 2018.

Se convirtió en jefe de las Fuerzas Armadas Británicas, del servicio judicial y el servicio civil, y es el Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra. Es la Fuente del Honor, lo que significa que todos los honores, como los títulos de caballero, ahora se otorgarán en su nombre.

Gran Bretaña no tiene una constitución codificada, por lo que el papel de la monarquía se define por convención en lugar de ley. Tiene el deber de permanecer políticamente imparcial, lo que significa que estará bajo un mayor escrutinio si continúa expresando las opiniones por las que es conocido.

Ha defendido las medicinas alternativas y las técnicas de agricultura orgánica. En 1984, atacó los "tocones de vidrio y las torres de hormigón" de la arquitectura moderna. Lleva décadas advirtiendo de los peligros del cambio climático. En los llamados memorandos de la "araña negra", planteó los temas que le preocupaban directamente a los ministros.

En un documental de la BBC para conmemorar su 70 cumpleaños, Carlos reconoció haber ofendido a algunos con sus intervenciones pasadas. Pero prometió no entrometerse en asuntos controvertidos una vez soberano, diciendo que operaría dentro de "los parámetros constitucionales".

Isabel se mantuvo "por encima de la política" y nunca se expresó de ninguna manera sobre ningún tema y, como resultado, rara vez dividió la opinión. Se las arregló para conservar el apoyo popular y el apoyo de todos los partidos en el parlamento, que era el único organismo con el poder para destronarla.

Nunca sabremos lo que discutió en sus audiencias regulares con sus primeros ministros, comenzando con Churchill, pero Carlos es un personaje más franco. ¿Se quedará callado en asuntos de política en público pero seguirá ejerciendo presión en privado? ¿El primer ministro actuará al respecto?

Las audiencias del primer ministro son uno de varios deberes constitucionales que se espera que asuma el rey Carlos III y lo pondrán en contacto regular con los políticos. Nombra al primer ministro, abre las sesiones parlamentarias, aprueba la legislación y los nombramientos oficiales, recibe las credenciales de los embajadores extranjeros y a los líderes mundiales en visitas de estado.

Carlos también ha adoptado la posición simbólica como Jefe de la Nación, lo que significa que se convierte en el símbolo de identidad nacional, unidad y orgullo. Representa la continuidad y celebra la excelencia en nombre del país. Por eso vemos al monarca abriendo eventos nacionales y encabezando conmemoraciones.

La gente volteaba a ver a Isabel en tiempos de crisis, pero ¿se unirán al rey Carlos III de la misma manera? Es más divisivo no solo por sus puntos de vista directos, sino también por el mal sabor de boca que aún queda de su amargo divorcio de su inmensamente popular primera esposa, Diana.

Todas las residencias reales oficiales, incluidos el Palacio de Buckingham y el Castillo de Windsor, ahora estarán bajo su control. También hay otras residencias como Balmoral en Escocia y Sandringham en Norfolk que la reina poseía de forma privada, y la nación tendrá que ver a quién se las deja en su testamento.

De cualquier manera, la riqueza de Carlos se ha disparado. Ahora recibirá la Subvención Soberana, que cubre el costo de sus deberes oficiales y ascendió a 86,3 millones de libras (unos 99,2 millones de dólares) para el año fiscal 2021/2022. Se hará cargo de la Colección Real, que incluye una de las colecciones de arte más valiosas del mundo. También recoge el Ducado de Lancaster, una vasta propiedad de más de 10.000 hectáreas de tierra, bienes raíces de primera en Londres y una cartera de inversiones.

El rey Carlos III se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los hombres más ricos de Inglaterra.

Camila

Carlos y Camila asisten al Servicio de la Orden de la Jarretera en la Capilla de San Jorge el 13 de junio de 2022 en Windsor, Inglaterra.

Durante años, la gran pregunta en torno a la esposa de Carlos estuvo en torno a su título. En el momento en que se anunció su boda en febrero de 2005, la declaración oficial decía: "Se pretende que la Sra. Parker Bowles use el título Su Alteza Real la Princesa Consorte cuando el Príncipe de Gales acceda al Trono". Esa fue una señal muy clara de que Camila no usaría el título de reina. Sin embargo, su oficina en Clarence House se distanció de esa declaración en los años intermedios, diciendo que era un asunto del monarca reinante.

Luego, en febrero de 2022, la reina expresó su deseo de que su nuera fuera conocida como reina consorte cuando Carlos se convirtiera en rey en un mensaje que marcó el comienzo de su año de jubileo de platino, una declaración que pareció resolver el problema para bien

Los deseos de la reina fueron acogidos por la propia pareja. Ese mismo fin de semana, un comunicado emitido por un portavoz dijo que habían sido "conmovidos y honrados por las palabras de Su Majestad".

¿Dónde vivirá la pareja? Bueno, tradicionalmente el nuevo monarca se mudaría al Palacio de Buckingham, pero en 2011, la BBC informó que Carlos estaba considerando mudar toda su corte a Windsor y convertir el Palacio de Buckingham en un centro de eventos. Ese sería un cambio dramático y controvertido, pero también podría afirmar al rey Carlos III como el nuevo jefe.

William y Kate

William y Kate con la reina y sus hijos.

Hasta ahora, Carlos ha sido responsable de cubrir los gastos de su heredero, el príncipe William.

William ahora ha heredado el título de su padre de Duque de Cornualles, que viene con un patrimonio que el año pasado generó un ingreso de 23 millones de libras (26 millones de dólares). Ese dinero ahora va directamente a William y él se vuelve rico de forma independiente.

Su nuevo título es Su Alteza Real el Duque de Cornualles y Cambridge y la tradición dicta que, como primero en la línea de sucesión al trono, también se convertirá en Príncipe de Gales, pero eso es algo sobre lo que el monarca deberá hacer un anuncio específico. Si lo hace, Kate se convierte en Su Alteza Real, la Princesa de Gales y Duquesa de Cornualles y Cambridge.

William y Kate podrán consolidar su propia corte independiente, que actualmente tiene su sede en el Palacio de Kensington en el oeste de Londres, en un apartamento que fue remodelado poco después de su matrimonio. Parece poco probable que William quiera mudarse, por lo que las antiguas residencias del rey, incluidas Clarence House y Birkhall en las Tierras Altas de Escocia, probablemente permanecerán vacías hasta que Carlos las ofrezca a otros miembros de la familia o encuentre un uso alternativo. La familia reside en Adelaide Cottage en Windsor durante el período escolar.

El príncipe Jorge, la princesa Carlota y el príncipe Luis seguirán la titulación de sus padres. Ahora son Sus Altezas Reales el Príncipe Jorge, la Princesa Carlota y el Príncipe Luis de Cornualles y Cambridge. Coloquialmente, es probable que se los conozca como Jorge, Carlota y Luis de Gales.

Harry y Meghan

Harry y Meghan

Es poco probable que al segundo hijo de Carlos, Harry, se le ofrezca un cargo real a menos que él y su esposa Meghan regresen a sus deberes reales, y el rey también tendría que confirmar que pueden continuar usando Frogmore Cottage en la finca de Windsor, que forma parte de la finca real. Actualmente viven con su hijo Archie y su hija Lilibet en California, pero se les permitió continuar usando Frogmore como su residencia oficial durante el reinado de la monarca.

Cuando Harry y Meghan anunciaron a principios de 2020 que se retirarían de sus deberes reales, dijeron que "trabajarían para ser financieramente independientes". Los términos de la separación estipularon que, si bien la pareja siempre sería parte de la familia, ya no usarían sus títulos de Su Alteza Real.

Como nietos del monarca, Archie ahora se convierte automáticamente en Su Alteza Real el Príncipe Archie de Sussex, mientras que Lilibet será Su Alteza Real la Princesa Lilibet de Sussex. Si usan esos títulos solo se sabrá la primera vez que sus padres los mencionen públicamente.

El príncipe Andrés y otros miembros de la familia

 

La princesa Ana asiste a un servicio en la Catedral de St Giles el 30 de junio de 2022 en Edimburgo, Escocia.

El rey Carlos III también se hace responsable de distribuir roles, responsabilidades y recursos a otros miembros de la familia real.

Carlos nunca ha estado cerca de su hermano Andrés, quien se retiró de los deberes reales por sus vínculos con el difunto financiero caído en desgracia, Jeffrey Epstein. En enero de 2022 fue despojado de su título de Su Alteza Real, así como de otros asociados con las funciones militares y de caridad. Eso plantea la pregunta de si el nuevo rey continúa permitiendo que Andrés use su apartamento en el Palacio de Buckingham y le ofrezca apoyo financiero.

Luego están sus otros hermanos, la princesa Ana y el príncipe Eduardo, y parientes más lejanos, como los Gloucester y los Kent, que conservan residencias reales en Kensington.

Carlos tendrá que decidir cuánto apoyo familiar necesita para llevar a cabo sus funciones y a quién quiere ofrecerlo. Luego puede revelar qué apoyo ofrece a cambio. Muchas de estas decisiones ya se habrían tomado y los primeros signos reveladores de dónde yacen sus lealtades se verán en quién se queda con qué residencias y, especialmente, quién obtiene una mejora.

Se espera que Ana y Eduardo, y su esposa Sofía, la condesa de Wessex, continúen con sus deberes públicos después de décadas de servicio dedicado, pero el nuevo rey necesita equilibrar eso con la presión de una monarquía reducida en tiempos de austeridad.