CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Series

OPINIÓN | El debate sobre "Dahmer" finalmente muestra lo que se ha callado sobre las historias de crimen verdadero

Por Sara Stewart

Nota del editor: Sara Stewart es una escritora de cine y cultura que vive en el oeste de Pensilvania.

(CNN) -- ¿Está en decaída el interés por las series de crimen verdadero? El acalorado debate sobre la nueva serie  "Dahmer - Monster: The Jeffrey Dahmer Story" de Netflix sugiere que el género debe evolucionar si quiere sobrevivir.


La serie de Ryan Murphy, con un título engorroso y protagonizada por Evan Peters en el papel de Dahmer, fue el programa nuevo más visto de la plataforma de streaming en su primera semana. Pero ha surgido una fuerte reacción en torno al hecho de que la serie no haya consultado a las familias de las víctimas, a pesar de que el programa se propone poner sus historias en el centro del drama.

Rita Isbell, cuyo hermano fue una de las víctimas de Dahmer, escribió de forma conmovedora sobre la experiencia traumática de ver su comparecencia ante el tribunal recreada en la serie de Murphy. "Incluso podría entenderlo si dieran parte del dinero a los hijos de las víctimas... Si la serie les beneficiara de alguna manera, no se sentiría tan dura y descuidada", dijo.

dahmer netflix series asesinos

Evan Peters como Jeffrey Dahmer en la serie de Netflix "Dahmer -Monster: The Jeffrey Dahmer Story." Cortesía de Netflix

Los miembros de la comunidad de homosexuales negros de Milwaukee, donde Dahmer vivía y elegía a sus víctimas, también se han opuesto a "Dahmer", diciendo que su intención declarada de centrarse en las víctimas suena vacía. Y un miembro del equipo negro que trabajó en la serie ha tuiteado sobre el trato terrible, y supuestamente racista, que recibió en el set y sobre su "retraumatización" al ver el tráiler de la serie.

Al parecer, Murphy aún no ha respondido a las críticas de la serie, aunque Peters dijo en una entrevista anterior que la producción "tenía una regla de Ryan: que nunca se contaría desde el punto de vista de Dahmer. Como público, no simpatizas con él". Pero eso no ha frenado la inquietante tendencia de los espectadores a desear al actor que interpreta al asesino en serie en TikTok y otras redes sociales (y en algunos casos, a compartir sus sentimientos por el propio asesino). La desconexión entre las intenciones declaradas por Murphy y el modo en que su serie ha sido recibida por la audiencia, apunta a un conjunto mayor de cuestiones éticas sobre el género en su totalidad.

¿Podría la fiebre de nuestra obsesión por el crimen verdadero estar en el punto de ruptura? Las cifras de Netflix no mienten, pero ha habido un cambio palpable hacia la crítica en la conversación en las redes sociales. El estreno este viernes de "Conversations with a Killer: The Jeffrey Dahmer Tapes", podría empujar a algunos espectadores a la apatía total hacia los asesinos en serie después de una década de auge en el contenido de este género popular.

Este subgénero macabro ha sido una gallina de los huevos de oro para Netflix (y otras plataformas y redes) durante años, pero su poder sobre los espectadores puede estar cediendo. El drama sobre Ted Bundy de 2019, "Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile", insistió, a través de su estrella Zac Efron, en que estaba señalando cómo el privilegio de los blancos permitió a Bundy salirse con la suya durante tanto tiempo.

Zac Efron serie asesinos true crime

Zac Efron en 'Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile' Crédito: Brian Douglas/Netflix

Pero tanto "Dahmer" como "Extremely Wicked" son series protagonizadas por actores jóvenes y atractivos, una invitación apenas escondida de empatizar en algún nivel con los famosos asesinos (o, como mínimo, considerarlos atractivamente glamurosos). Y el hecho de que Murphy no se haya acercado a las personas realmente afectadas por el asesino subraya un problema relacionado: el "True Crime" a menudo se desvía hacia la explotación, incluso cuando afirma que actúa en interés de la justicia, la educación o explicación de los casos.

Otra nueva serie está siendo criticada por razones similares: "The Gabby Petito Story", de Lifetime, que retoma un crimen de hace apenas un año. En agosto del año pasado, Petito, de 22 años, fue asesinada por su novio, Brian Laundrie, con quien había estado viajando por el país en una van. Un video policial grabado antes de la desaparición de Petito, en el que se ve a los policías entrevistando a la pareja enemistada y en el que no notan todos los indicios de que Laundrie había abusado de ella, se hizo viral, desencadenando una tormenta de investigación en las redes sociales y una reacción por la fijación de los medios de comunicación y las fuerzas del orden en las mujeres blancas en peligro, mientras se ignoran innumerables víctimas de color.

La actriz Thora Birch, que debutó como directora con la película de Petito, dijo a The List en una entrevista publicada el 27 de septiembre que veía la película como algo potencialmente educativo para otras mujeres jóvenes. "Explorar [la historia] de la manera más realista posible, dados los hechos que conocíamos, fue algo que me pareció muy intrigante, pero también, lo vi como una oportunidad para que tal vez sea útil como cuento de advertencia".

La madre de Petito emitió un comunicado sobre la dramatización de Lifetime, indicando que la familia no había sido contactada. "Pensamos que nuestros seguidores deben saber que la película de Lifetime sobre Gabby Petito no tiene ninguna conexión con la familia Petito ni dieron su aprobación", escribió. "Lifetime hizo la película por su cuenta".

Y a principios de este año, Renee Zellweger produjo y protagonizó una miniserie de la NBC, "The Thing About Pam", basada en un podcast de Dateline del mismo nombre sobre el asesinato de Betsy Faria en 2011. La madre y la hija de Faria declararon que no se les informó sobre la producción, y han dicho que la serie se equivocó en innumerables hechos y adoptó un tono extrañamente cómico en su representación del evento más inquietante de sus vidas. La directora de la serie, Jenny Klein, habló con Entertainment Weekly de la importancia de honrar "la historia de Betsy, la historia de su familia, y honrar la verdad tal y como la conocemos", aunque no mencionó haberlos contactado.

series asesinos crimen

Jeremy Dean como el oficial Carrigan, Renée Zellweger, Cuyle Carvin como el detective Brian Hilke en "The Thing About Pam" Crédito: Skip Bolen/NBC

Incluso si estas dos series hubieran contactado a los familiares de las víctimas para consultarles y pedirles permiso, son representativas de otro problema central del género de los crímenes reales: su enfoque casi exclusivo en los blancos.

Según la periodista Veronica Wells-Puoane, "para gente como yo, mujeres negras y otras personas de color, el fenómeno del true crime es un recordatorio de que, mientras nos observan, nos cuestionan y nos miran con desprecio por ir a cenar, los blancos se salen literal y figuradamente con la suya. En lugar de llamarlo por lo que es, una parodia, llamamos a este contenido 'digno de un maratón’". Es más, dice, "me temo que estos programas, ya sean documentales o tomas de ficción, emiten una especie de aviso enfermizo para el público blanco.... Comete un crimen y pasa a la infamia con un documental de Netflix".

El debate en torno a "Dahmer" también supone una interesante yuxtaposición con el último acontecimiento de "Serial", en el que el acusado de asesinato Adnan Syed fue liberado tras más de 20 años entre rejas debido a una serie de fallos en la forma en que se manejó su caso. A "Serial", el podcast seminal de 2014, se le atribuye el mérito de haber puesto el foco en el caso de Syed, aunque algunos también han señalado que su abogada Rabia Chaudry hizo la mayor parte del trabajo pesado que llevó a la revocación del tribunal. En cualquier caso, "Serial" y un puñado de otras series de prestigio han dado lugar a innumerables imitadores y detectives de sofá, y los oyentes y espectadores de las series de crímenes reales esperan poder ayudar a resolver casos sin resolver.

Pero no nos engañemos: la fascinación humana por las noticias aterradoras es en gran medida voyeurista. El crimen verdadero es adictivo porque suele ser fascinante. Muchas series de crímenes reales han sido investigadas meticulosamente y bien contadas; otras simplemente proporcionan un escapismo oscuro. La escasez estadística de asesinos en serie hace que sus historias sean un susto más seguro que los banales, pero más probables, terrores cotidianos.

Al igual que hay formas de ser un consumidor más ético de crímenes reales, hay formas más éticas de contar historias de crímenes reales. Incluir a las familias de las víctimas en el proceso de narración. Centrarse en las historias de las propias víctimas. No incluir representaciones innecesarias o explícitas de la violencia. Evitar el juego fácil del sensacionalismo en el marketing.

Soy fanática de los crímenes reales desde hace mucho tiempo, y estoy segura de que no lo dejaré pronto. Pero cuanto más hablemos de los problemas inherentes al género, más probable será que pensemos en lo que estamos absorbiendo y en lo que significa para las personas que se vieron afectadas por esos acontecimientos. Si vamos a seguir consumiendo traumas como entretenimiento, les debemos al menos eso.