CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Israel

Cinco elecciones en cuatro años en Israel: ¿qué pasa con la política de este país?

Por Hadas Gold, Richard Allen Greene

Jerusalem (CNN) -- Este 1 de noviembre los israelíes irán a las urnas para elegir una nueva Knesset o parlamento. ¿Te suena familiar?

Pues esta es la quinta vez en menos de cuatro años que los votantes van a las urnas. Las elecciones a menudo suscitan algunas preguntas. Aquí hay algunas respuestas.

¿Por qué Israel tiene elecciones con tanta frecuencia?

Israel tiene un sistema parlamentario compuesto por varios partidos, ninguno de los cuales ha recibido suficientes votos por sí solo para asegurar la mayoría de los escaños en el parlamento. Eso significa que los partidos deben unirse para formar coaliciones y alcanzar los 61 escaños necesarios para formar un gobierno. Esas coaliciones también pueden ser inestables: si pierden el apoyo de un partido o, a veces, incluso de un miembro del parlamento, pierden la mayoría.

El otro factor es Benjamin Netanyahu. Se desempeñó como primer ministro durante más tiempo que nadie en la historia de Israel, se encuentra en medio de un juicio por corrupción y, en general, es una figura polarizadora. Algunos altos políticos de centro-derecha, que están de acuerdo con él ideológicamente, se niegan a trabajar con él por motivos personales o políticos.

Eso le dificultó construir mayorías gobernantes duraderas después de las cuatro elecciones anteriores, y el año pasado, sus oponentes lograron improvisar una coalición nunca antes vista de partidos de todo el espectro político para mantenerlo fuera del poder. Pero esa coalición solo se mantuvo unida durante aproximadamente un año y cuarto antes de que sus líderes, Yair Lapid y Naftali Bennett, se desconectaran y convocaran nuevas elecciones.

publicidad
Así estaba compuesto el gobierno de Israel en junio de 2021 0:54

¿Quiénes son los principales contendientes esta vez?

El partido de centro-derecha Likud de Netanyahu será casi con certeza el partido más grande en la Knesset después de la votación del martes, si las encuestas son correctas. Probablemente ganarán unos 30 escaños, una cuarta parte del total, sugiere una compilación de encuestas de Haaretz, por ejemplo.

El actual primer ministro Yair Lapid espera que su partido centrista Yesh Atid ocupe un fuerte segundo lugar.

El hombre con el que se asoció para formar el último gobierno, Naftali Bennett, no se presenta esta vez; su partido se ha fragmentado y se enfrenta a una posible aniquilación electoral.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, apunta a una fuerte actuación al frente de un nuevo partido llamado Unidad Nacional, un sucesor de su partido Azul y Blanco que ahora incluye al exaliado de Bennett, Gideon Saar, y al exjefe de personal de las Fuerzas de Defensa de Israel, Gadi Eisenkot, que hace su debut político.

Una coalición de extrema derecha llamada Partido Sionista Religioso, encabezada por Bezalel Smotrich e Itamar Ben Gvir, podría ser el grupo de extrema derecha más grande jamás sentado en la Knesset.

Por otro lado, el alguna vez poderoso Partido Laborista y sus predecesores, que gobernaron a Israel esencialmente como un Estado de partido único durante sus primeros 30 años bajo David Ben-Gurion y sus sucesores, es una sombra de lo que era antes, y se proyecta que gane solo un puñado de escaños.

¿Cómo funciona la elección?

Israel es una democracia parlamentaria, donde la gente vota por el partido que apoya. Cada partido que obtiene al menos el 3,25% del voto popular obtiene una cierta cantidad de escaños en la Knesset en función del porcentaje del número total de votos que obtuvo.

El umbral del 3,25 % pretende mantener a los partidos muy pequeños fuera de la Knesset, un intento de facilitar la creación de coaliciones de gobierno.

Israel ha experimentado en el pasado con la elección directa del primer ministro, separado de la Knesset, de la misma manera que EE.UU. elige al presidente y al Congreso por separado. Resultó difícil de manejar y el país volvió a las elecciones parlamentarias estándar.

¿Qué se espera que suceda?

Las encuestas finales sugieren que el partido de Netanyahu y sus aliados potenciales rondan el borde de 60 escaños y el drama de la noche de las elecciones será si el ex primer ministro logra superarlo.

Si su bloque gana claramente la mayoría, su camino para construir un gobierno está claro y volverá al poder.

Israel Knesset

Netanyahu habla con sus seguidores en un camión modificado durante un evento de campaña este mes. (Crédito: Amir Levy/Getty Images)

Si el bloque pro-Netanyahu cae por debajo de los 61 escaños, las cosas se complican más. Netanyahu probablemente aún tendría la primera oportunidad de formar un gobierno si su partido Likud es el más grande en la Knesset, lo que podría resultar en días o semanas de negociaciones que no llegan a ninguna parte.

Si fracasa, el presidente Isaac Herzog puede decidir otorgar el mandato al actual primer ministro interino Lapid, o a otro legislador que Herzog calcule que puede tener la mejor oportunidad de formar un gobierno.

Eso podría significar que nadie puede construir un gobierno de mayoría, planteando la posibilidad de... más elecciones. Mientras se llevan a cabo las negociaciones del partido y hasta que se forme un nuevo gobierno, Lapid permanece en el cargo como primer ministro interino.

¿Cuáles son los temas clave para los votantes israelíes?

Los israelíes están preocupados por muchos de los mismos problemas que las personas de todo el mundo: el costo de vida en particular.

También siempre están enfocados en la seguridad. En la región, las ambiciones nucleares de Irán y el apoyo a grupos militantes son siempre una preocupación y, más localmente, la violencia es alta este año entre israelíes y palestinos.

Algunas circunscripciones tienen sus propias preocupaciones específicas, como los ultraortodoxos, que quieren apoyo estatal para sus instituciones y exenciones del servicio militar; y sionistas religiosos, que quieren respaldo para los asentamientos en la Ribera Occidental.

Pero abrumadoramente, las elecciones israelíes en estos días son sobre un tema y un hombre: Benjamin Netanyahu.