CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

Los Kennedy, los Onassis, los Grimaldi y los Presley… ¿Millonarias familias predestinadas a las tragedias?

Por Mari Rodríguez Ichaso

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Es especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento, productora de cine y columnista de estilo de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivamente suyas. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN Español) -- El inesperado reciente fallecimiento de Lisa Marie Presley —a los 54 años— nos hace recordar que existen muchas famosas y millonarias familias, como los Kennedy, los Onassis, los Grimaldi y ahora los Presley, que parecen tener un karma horrible,  y ser como “familias malditas”, perseguidas y predestinadas por las tragedias.

Y en algunos casos, como el de los Kennedy, se habla abiertamente del Kennedy curse o "la maldición de los Kennedy”, de la que mucho se ha escrito y comentado, que también "salpica" a quienes se asocian a ellos.

Drogas, alcohol, suicidios, trágicos accidentes, terribles infidelidades y hasta asesinatos los persiguen. Y las tragedias de los Kennedy –mas allá de los asesinatos políticos del presidente John F. Kennedy, a los 46 años, y de su hermano Robert F. Kennedy, a los 42 años, y el horrible escándalo del senador Edward Kennedy y la muerte por ahogamiento de su joven amiga, de 28 años, Mary Jo Kopechbe, en el accidente de Chappaquiddick– incluyen la muerte de muchos de sus miembros mas jóvenes, como el accidente de aviación que cobró la vida de John F. Kennedy Jr., de 38 años, su esposa Carolyn Bessette, de 33 años, y su cuñada Lauren Bessette, mientras el hijo del fallecido presidente piloteaba en medio de mal tiempo un pequeño avión. Igual que de David (de 28 años) y Michael (de 39 años), dos de los hijos de Robert F. Kennedy, que murieron de sobredosis de drogas y un accidente de esquí, respectivamente.

Todo esto y mucho más en las trágicas vidas de los Kennedy, sin olvidar la muerte de un rápido cáncer (linfoma no Hodgkin) –en la plenitud de su madurez– de Jacqueline Kennedy Onassis, la viuda del presidente Kennedy, una de las mujeres más glamorosas y famosas de la historia reciente.

En algunas de estas familia, como los Onassis, sus miembros prácticamente han ido desapareciendo poco a poco. Y muchos atribuyeron a que al casarse con Jacqueline Kennedy, el famoso armador griego Aristóteles Onassis había traído a su familia “la maldición de los Kennedy”.

Primero murió su hijo Alexander, de 24 años, en un torpe accidente de aviación. Después se enfermó el armador. Ari murió en 1975, a los 69 años, de miastenia gravis y dejó a Jackie viuda y multimillonaria y a su examante, la gran cantante de ópera María Callas, tirada a morir de tristeza. Callas falleció en Paris, a los 53 años, de un ataque al corazón solo dos años más tarde que su adorado Ari. Y como si estas tragedias fueran pocas, en 1988 murió misteriosamente en una bañera de Buenos Aires, de un paro cardíaco que le produjo un edema pulmonar, su hija Christina Onassis, a los 37 años. ¡En pocos años los célebres y multimillonarios Onassis dejaron de existir!

Y Athina Roussel, única nieta del armador, hija de Christina y heredera de su enorme fortuna –después de una triste niñez, parecía haber encontrado la felicidad en el amor y su matrimonio con el jinete brasileño Álvaro "Doda" de Miranda Neto– ha terminado divorciada y desolada a los 37 años, después de 12 años de lo que ella creía era un matrimonio feliz, debido a las muy rumoreadas, y eventualmente comprobadas, infidelidades de su querido marido. ¡Otra triste parte de esta historia!

Los Grimaldi, familia real de Mónaco, han pasado por dos accidentes horribles: la muerte de la princesa Grace, en 1982, a los 52 años, en un accidente de coche en las montañas cercanas al principado (en el que iba con su hija la princesa Estefanía, quien quedó herida de gravedad). Y pocos años más tarde, en 1990, la muerte en un accidente en un barco de carreras de Stephano Casiraghi, de 30 años, esposo y padre de los 3 hijos pequeños de la princesa Carolina de Mónaco.

Tragedias que se unen a múltiples matrimonios fallidos entre los Grimaldi, la sentida muerte del príncipe reinante Rainiero e infinidad de escándalos de todo tipo (incluyendo varios hijos ilegítimos y terribles infidelidades), que incluso salpican al actual príncipe Alberto II y su controvertida esposa Charlene.

Esto nos trae a los Presley y la inesperada muerte de Lisa Marie, única heredera de Elvis Presley, exadicta a las drogas (como su padre), que siempre dijo no haberse recuperado del suicidio –hace 2 años– de su adorado hijo Benjamin, con solo 20 años, quien padecía profundas depresiones y problemas mentales.

Y ahora esta nueva tragedia —de un súbito paro cardíaco— ha sido un gran golpe mediático y algo horrible para su familia. Su madre Priscilla esta destrozada porque estaba muy unida a Lisa Marie, quien como recordamos se casó 4 veces (¡entre ellas el célebre matrimonio con Michael Jackson!). Y a las 3 niñas que han perdido a su madre, su hija mayor Riley Keough, de 33 años, y las mellizas Harper y Harper y Finley, de 14.

¡Pudiéramos seguir explorando muchas familias famosas que siempre han parecido atraer las grandes tragedias...! Muchas…Y es muy interesante notar como ni la fama, ni las grandes fortunas, cuentan para nada en la búsqueda y, más importante aún, la permanencia de la felicidad y la armonía. ¡Para nada! ¿Será que el destino tiene la última palabra?