CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Mueren más de 1.000 aves en una noche tras chocar contra el mismo edificio en Chicago

Por Zoe Sottile

(CNN) -- En una sola noche, más de 1.000 aves migratorias murieron tras chocar contra el mismo edificio en Chicago, debido a lo que, según expertos, fue una combinación mortal de temporada migratoria: clima difícil y falta de medidas constructivas "respetuosas con las aves".

El Museo Field de Chicago recogió entre la noche del miércoles y la mañana del jueves más de mil aves muertas que chocaron contra el McCormick Place Lakeside Center, un centro de convenciones situado a orillas del lago Michigan, según declaró a CNN Annette Prince, directora de Chicago Bird Collision Monitors.

Los voluntarios que trabajan con Chicago Bird Collision Monitors recogieron otros 1.000 pájaros muertos en el centro de la ciudad, dijo Prince. Y es probable que hubiera más pájaros que salieron volando tras chocar contra un edificio, pero que más tarde murieron a causa de sus heridas, dijo.

"Fue abrumador y trágico ver tantos pájaros", dijo Prince. "Fui a un edificio donde, cuando me acerqué, era como si hubiera una alfombra de pájaros muertos, moribundos y heridos".

Una combinación de factores contribuyó probablemente al extraordinario número de colisiones mortales, dijo Prince.

publicidad

Esa noche había un volumen especialmente elevado de aves dispuestas a emigrar al sur para pasar el invierno. Las aves habían estado esperando a que los vientos del norte o del oeste facilitaran su viaje. "Esas aves se amontonaron", dijo Prince. Cuando llegaron los vientos adecuados el miércoles, un gran número de aves emprendió su migración al mismo tiempo. Además, "había niebla y nubes bajas, lo que puede hacer que se confundan con luces y edificios", dijo Prince. Es probable que las nubes hicieran que las aves volaran a menor altura, lo que las acercó al contacto con los edificios. El McCormick Place, en particular, "es uno de los primeros edificios que encuentran las aves cuando se desplazan por el lago Michigan", explicó.

McCormick Place en Chicago al atardecer del 13 de julio de 2008. (Crédito: benkrut/iStock Editorial/Getty Images/Archivo)

McCormick Place en Chicago al atardecer del 13 de julio de 2008. (Crédito: benkrut/iStock Editorial/Getty Images/Archivo)

Los edificios que dejan encendidas sus luces durante la noche, cuando migran la mayoría de las aves, también tienen más probabilidades de propiciar colisiones, añadió. "Esas luces son una atracción muy destacada para las aves, casi como un faro".

Pero las aves siguieron chocando mortalmente contra el McCormick Place Lakeside Center incluso durante el día, dijo, lo que pone de relieve hasta qué punto los grandes paneles de vidrio transparente pueden confundir a los animales. "Si se utiliza una gran extensión de cristal que parezca un espacio abierto, las aves intentarán volar hacia él, al no ver esa barrera entre ellas", explicó.

Según Prince, muchas de las aves que se estrellaron eran probablemente jóvenes y emprendían su primera migración. "Para algunas de ellas, es la primera vez que se encuentran con una ciudad o una zona urbana", explicó.

Andrew Farnsworth, ornitólogo de la Universidad de Cornell que estudia la migración de las aves, declaró a CNN en una entrevista que la colisión fue "de enorme magnitud".

Según Farnsworth, el número de aves muertas en McCormick Place durante esa única noche es aproximadamente el mismo que moriría normalmente por colisiones en el edificio en un año.

Es "algo muy raro y bastante desafortunado", dijo.

McCormick Place citó "condiciones meteorológicas inusuales durante el punto álgido de la temporada migratoria de otoño de 2023 en la ciudad, junto con la confusión aviar que produce la luz que emana de los edificios", en un comunicado en el que reconocía la muerte de "un número extremadamente elevado de aves migratorias".

"El bienestar de las aves migratorias es de gran importancia para nosotros, y estamos verdaderamente entristecidos por este incidente", dice el comunicado. Las luces estaban encendidas en las instalaciones debido a un evento y se apagaron en cuanto el edificio quedó desocupado, añade el comunicado.

Tanto Farnsworth como Prince dijeron que el incidente del McCormick Place era un ejemplo especialmente grave de un suceso mundano: las aves chocan contra los edificios, sobre todo los que tienen grandes paneles de cristal que mantienen encendidas sus luces durante la noche, en plena temporada migratoria.

"El problema de la colisión ocurre cada noche de migración en primavera y otoño", dijo Farnsworth.

Un informe de 2019 de investigadores del Laboratorio de Ornitología de Cornell estimó que alrededor de 600 millones de aves mueren cada año en Estados Unidos tras colisionar con edificios. Chicago fue clasificada como la ciudad más peligrosa para las aves durante las temporadas migratorias de otoño y primavera, seguida de Houston y Dallas.

"Es un problema grave", afirmó Farnsworth, el cual ha contribuido al declive de varias especies en las últimas décadas.

Es un reto "especialmente preocupante porque es controlable, es algo que podemos resolver", afirmó.

Tanto Farnsworth como Prince destacaron dos intervenciones importantes que pueden ayudar a reducir el número de muertes por colisión de aves: la implantación de cristales "respetuosos con las aves" y la reducción de la contaminación lumínica.

El vidrio "apto para pájaros" tiene "algún tipo de estriado o dibujo que reduce la reflectividad y lo hace visible para las aves", explica Farnsworth. Los edificios nuevos pueden incorporar este tipo de vidrio en su diseño, mientras que los existentes pueden reequipar sus ventanas con calcomanías que las hagan más visibles para las aves.

Según Prince, convencer a la gente de que se pase al vidrio respetuoso con las aves presenta sus propios retos.

"La gente está muy enamorada de la estética del cristal transparente o reflectante", afirma. "Creo que tiene que haber un cambio de mentalidad: que ninguna de esas estéticas merece que cientos de miles de cosas mueran por ello".

Además, apagar las luces, sobre todo por la noche, puede ser decisivo para salvar la vida de los animales.

"Apagar las luces no esenciales es algo obvio", afirma Farnsworth. "Ahorra energía, es bueno para la salud humana y evita que las aves se sientan atraídas y desorientadas".

El impacto de las muertes por colisión no hará sino aumentar, ya que las aves y otros animales se enfrentan también a las amenazas del cambio climático y la destrucción del hábitat, según Prince.

"Estas aves no son reemplazables", dijo Prince. "También son valiosas, porque disfrutamos de ellas, y son valiosas porque son fundamentales para nuestro medio ambiente".