CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Quedó con un chico que conoció en un avión. Cuando no apareció, se encontró inesperadamente con su futuro marido

Por Francesca Street

(CNN) -- Cuando el chico que había conocido en el avión la invitó a salir, Cristina Farina dijo que sí sin dudarlo.
Cristina había pasado gran parte del vuelo a Londres desde Florencia, su ciudad natal italiana, inmersa en una conversación con aquel desconocido. Parecía simpático, interesante, interesado.


"¿Por qué no nos vemos mañana, tomamos un café y pasamos un rato juntos?", le propuso. " ¿Nos vemos a las 11 en Trafalgar Square?".

Al aterrizar en el aeropuerto de Heathrow, Cristina y su ligue tomaron caminos distintos, prometiendo verse al día siguiente. Era el 26 de agosto de 1984. No intercambiaron direcciones ni números de contacto. Los mensajes de texto no eran una opción. Solo les quedaba esperar que ambos cumplieran su promesa y estuvieran allí al día siguiente.

Cristina tomó su maleta del carrusel de equipajes y se dirigió al centro de Londres, animada y entusiasmada. Tenía 18 años y se disponía a pasar tres meses en el Reino Unido para aprender inglés. Era el primer periodo importante de Cristina fuera de casa. Las posibilidades se abrían ante ella.

"Me encantó Londres", cuenta hoy Cristina a CNN Travel. "Me dio mucha energía. Me sentí libre para hacer lo que quisiera".

Al día siguiente, poco antes de las 11 de la mañana, Cristina subió las escaleras de la estación de metro de Charing Cross y llegó a Trafalgar Square, un lugar abierto y peatonal donde se encuentran fuentes, la Galería Nacional del Reino Unido y la imponente Columna de Nelson, custodiada por cuatro grandes leones de bronce.

publicidad

Trafalgar Square está casi siempre abarrotada, y aquel día de 1984 no fue diferente. Multitudes de turistas hacían fila para entrar en la galería, esquivando palomas que volaban a baja altura. Fuera de la embajada sudafricana, los manifestantes se oponían al apartheid. Era un día soleado, con una brisa cálida, y había muchos turistas tomando el sol sentados en las escaleras de la galería y repartidos por la plaza.

Cristina buscó a su cita del avión entre la multitud. No había rastro de él, pero ella había llegado un poco pronto.
El tiempo corrió. Seguía sin aparecer.

"El tipo nunca apareció", dice Cristina hoy.

Quedar plantada no era exactamente como Cristina había imaginado empezar su aventura londinense. Estaba un poco desanimada. No tenía forma de contactar con su ligue de avión.

Pero mientras esperaba a que él apareciera, había tenido tiempo de sobra para echar un vistazo a las demás personas que estaban en Trafalgar Square ese día. Y una persona en particular le había llamado la atención.

"Vi a un chico sentado entre los leones", recuerda Cristina. "Me llamó la atención porque era guapo: pelo largo, una especie de aspecto hippy".

Estaba apoyado en el zócalo entre los leones de bronce, leyendo un libro. Al acercarse, Cristina vio que era un ejemplar de "Romeo y Julieta", de William Shakespeare. También escuchaba un walkman. Cuando Cristina se acercó, él se quitó los auriculares, levantó la vista y sonrió.

"Hola", le dijo Cristina.

"Hola", respondió él.

Sintiéndose atrevida, Cristina se sentó junto al desconocido. Él pareció un poco sorprendido, pero dejó su libro y volvió a sonreírle.

"Entonces empezamos a hablar", dice Cristina hoy.

Dos días en Londres

cristina londres

Aquí está Cristina, fotografiada por Matt, en la londinense Trafalgar Square el día que se conocieron, en agosto de 1984. Crédito: Matt Reinecke y Cristina Farina

El chico apoyado en los leones de Trafalgar Square era Matt Reinecke, un universitario estadounidense de 20 años que estaba de vacaciones con su familia, de visita desde California.

Resultó que Matt había visto a Cristina antes de que ella se le acercara.

"¿Por qué esta chica tan guapa no deja de mirarme?", pensó.

Luego, cuando Cristina le habló y se sentó a su lado, Matt se emocionó.

"Estaba de viaje y sabía que me iba en dos días. Y que una chica guapa se sentara a mi lado fue suficiente para mí", cuenta hoy a CNN Travel.

Matt y Cristina se presentaron, y Cristina señaló el walkman de Matt, preguntándole qué había estado escuchando.

Matt le explicó que era un gran admirador de Grateful Dead y que había estado en varias de sus giras por Estados Unidos. A continuación, Matt le preguntó a Cristina qué la había traído a Londres, y ella habló de su entusiasmo por los tres meses que iba a pasar fuera de casa.

Había una pequeña barrera lingüística: Cristina no siempre entendía los americanismos de Matt, ya que estaba más acostumbrada al inglés británico. Pero la conexión entre ellos fue palpable enseguida.

"Me cayó bien enseguida", dice Cristina.

Durante las dos horas siguientes, Matt y Cristina estuvieron sentados, uno al lado del otro, en Trafalgar Square, hablando. En algún momento, Matt sacó su cámara y tomó una foto de Cristina, apoyada en el monumento, mirándolo.

matt londres

Aquí está Matt, fotografiado por Cristina, relajándose en el parque de Londres el segundo día que se conocieron. Crédito: Matt Reinecke y Cristina Farina

Al final, Matt tuvo que irse para reunirse con sus padres.

"Pero, ¿qué vas a hacer hoy más tarde?", le preguntó a Cristina. "¿Quieres que nos veamos para tomar algo?".

Matt y Cristina quedaron en verse unas horas más tarde. La familia de Matt se alojaba en Claridge's, el histórico y ostentoso hotel de cinco estrellas de Mayfair. Le dijo a Cristina que se reuniría con ella a la salida de la estación de Bond Street. A diferencia de la supuesta cita de Cristina en el avión, Matt sí se presentó.

Los padres de Matt sabían que tenía una cita espontánea. También estaban tomando algo en otro lugar de Bond Street y le preguntaron a Matt si podía pasar con Cristina para echar un vistazo y saludarla. Matt y Cristina accedieron y se rieron al ver las caras curiosas pero amistosas de los padres de Matt.

Luego, sentados juntos en un pub, Matt y Cristina retomaron su relación donde la habían dejado y se dieron su primer beso.

Cristina salió del pub boquiabierta. Ella y Matt habían hecho planes para volver a verse. A él solo le quedaba un día en Londres, pero quería pasarlo con Cristina.

"Me moría de ganas", recuerda Cristina. "Tenía muchas ganas de verlo al día siguiente".

Al día siguiente también había sol. Cristina y Matt se dirigieron a Hyde Park.

"La verdad es que nos pasamos el día besándonos y hablando en el parque", recuerda Matt.

Esta vez, Cristina le tomó una foto a Matt, con su cámara. En la foto aparece sonriendo, mirando hacia otro lado, con su camiseta de Grateful Dead.

El vuelo de Matt no salía hasta la noche, así que retrasó su partida todo lo posible. Cuando por fin se despidió, Matt le pasó una nota a Cristina.

"No la abras hasta que llegues a casa", le dijo.

Cristina accedió. Estaba con una familia de acogida organizada por la escuela de idiomas. Esperó a llegar a su habitación y desplegó el papel.

"La nota decía: 'No puedo soportar la idea de no volver a verte'", rememora Cristina hoy. Y recuerda que la emoción se apoderó de ella.

"Sabía que iba a volver a verlo. Y sabía que iba a pasar tiempo con él en algún sitio, de alguna manera".

Cartas perdidas

cartas amor

Matt y Cristina se enviaron cartas después de su primer encuentro. Crédito: Matt Reinecke y Cristina Farina

A pesar de ese sentimiento de certeza, Cristina seguía sintiendo el corazón roto. Y se sentía sola. Deseaba que sus amigas de Italia estuvieran cerca para poder hablar de sus emociones. En lugar de eso, sacó papel de su bolso y escribió una larga carta a su mejor amiga en casa, hablándole de Matt, de su romance relámpago.

"Estaba completamente absorta en esos dos días que pasé con él", dice Cristina.

Al día siguiente, la mujer con la que vivía se dio cuenta de que tenía los ojos enrojecidos y le preguntó qué le pasaba. Al no haber nadie más con quien hablar, Cristina le confió lo que le pasaba.

"No te preocupes, volverás a verlo", dijo la anfitriona de Cristina. "¿Tienes su dirección?"

Cristina sí tenía la dirección de la universidad de Matt, garabateada en un papel. Aún estaba de viaje por Europa con sus padres y no volvería hasta dentro de un tiempo. Pero Cristina le escribió una carta de todos modos.

Y aunque no recibió respuesta de inmediato, Cristina se acomodó a su vida londinense. El sentimiento de desamor se desvaneció un poco e hizo amigos.

"Me divertí mucho", recuerda.

Matt seguía en su mente. Pasaron las semanas y no supo nada de él. Envió otra carta. Seguía sin saber nada.
Seguro que ya había vuelto al colegio. ¿Tal vez se había equivocado de dirección?

"Así que intenté averiguar la dirección de sus padres", recuerda Cristina. "Sabía que se habían alojado en Claridge's, así que me puse en contacto con ellos y les pedí la dirección.

Por supuesto, no podían darme la dirección de los padres. Pero me dijeron: 'Envíanos la carta y se la haremos llegar'. Así que eso fue lo que pasó".

Resultó que Matt no había recibido las primeras cartas de Cristina.

"Yo era estudiante universitario, así que cambiaba de departamento cada año", explica hoy. "Y entonces nunca me reenviaban el correo".

La idea de Cristina de escribir a la dirección de los padres de Matt fue buena.

"Por fin recibió todas mis cartas", dice Cristina.

Y finalmente, cuando Cristina estaba de vuelta en Italia, llegó la respuesta de Matt: "Cuatro páginas dobladas en un pequeño sobre que me tenían muy emocionada y entusiasmada", como recuerda Cristina.

"Me encerré en mi habitación y la leí despacio una y otra vez".

Incluso con las direcciones correctas establecidas, Cristina seguía siendo la fuerza motriz para que mantuvieran el contacto. No es que Matt no estuviera interesado: pensaba en Cristina a menudo, soñando despierto con aquellos dos días mágicos en Londres. Pero escribir cartas no le resultaba tan natural como a ella.

Aun así, durante los dos años siguientes, Cristina y Matt mantuvieron una comunicación epistolar. En un par de ocasiones hablaron por teléfono, pero "muy rara vez", debido a los elevados costos de las llamadas transatlánticas.

Y aunque pasaron meses, y luego años, sin verse, Cristina y Matt creían que algún día se reunirían, tal y como Matt prometió en la nota que le había dado a Cristina cuando se marchó de Londres.

"Sabía que iba a volver", dice Matt.

"Tenía la certeza de que iba a volver a verlo", dice Cristina.

Con el tiempo, sus cartas se hicieron más detalladas. Matt le enviaba a Cristina sus ensayos de sociología de la universidad y a Cristina le encantaba ver cómo funcionaba el cerebro de Matt, conocer sus opiniones políticas y su perspectiva del mundo.

Y aunque las primeras cartas de Cristina eran "principalmente sobre mi vida diaria, mis amigos, mi familia, mis viajes", con el tiempo "escribía sobre mis sentimientos, mis sueños".

"Las cartas se hicieron más importantes a medida que nuestra relación crecía, a medida que nos íbamos conociendo con el tiempo", dice Matt.

Reencuentro en Florencia

matt cristina florencia

A Matt y Cristina les hizo mucha ilusión reencontrarse en Italia en 1986. Crédito: Matt Reinecke y Cristina Farina

Llegó 1986. En una carta, Matt le dijo a Cristina que planeaba visitar Europa ese verano. Su objetivo era llegar a Grecia, pero, si a Cristina y a su familia les parecía bien, planeaba hacer una parada en Florencia, donde Cristina vivía con sus padres.

"Estaba muy emocionada", dice Cristina. "Un poco nerviosa porque tenía que conocer a mi familia, pero en general era la chica más feliz del mundo".

Los padres de Cristina sabían de su romance londinense. Vieron su reacción ante la llegada de las cartas de Matt. Aún se mostraban un poco escépticos con todo el asunto. Y cuando Matt llegó a su casa -con la ropa arrugada por el viaje y el pelo largo- se mostraron aún más escépticos.

"Pero al final acabó cayéndoles bien", dice Cristina. "Fue una buena influencia para mi familia: era divertido, hacía reír a la gente. No hablaba ni una palabra de italiano. Pero empezó a hablar poco a poco, aprendiendo poco a poco, escuchando a mis padres y a mi hermano, que era un par de años más joven que yo".

Al final, Matt nunca llegó a Grecia. En su lugar, pasó tres meses con Cristina en Italia.

Matt dice que su reencuentro fue una "confusión" emocionante y romántica.

"Fue un sueño", dice Cristina. "Fue algo parecido a una película".

Al final del verano, Matt regresó a Estados Unidos para terminar la universidad. Ese mismo año, Cristina lo visitó en California.

En el verano de 1987, Matt se graduó en la universidad y se fue directamente a Italia para ver a Cristina. Consiguió un trabajo como profesor de inglés en Florencia, encontró un departamento en la ciudad y terminó viviendo allí durante los siguientes 18 meses.

Tras años de larga distancia, Matt y Cristina estaban por fin en el mismo país. Ya no eran solo amigos por correspondencia, por fin estaban saliendo.

"Fue entonces cuando decidimos que íbamos a vivir juntos para siempre", dice Matt.

"Yo solo tenía 21 años, era muy joven", dice Cristina. "Pero estaba muy convencida de que él era para mí".

Aun así, el futuro seguía siendo un poco incierto. Matt sentía que su trabajo de profesor era más un paréntesis que una carrera permanente. Y a Cristina le había encantado California cuando había visitado a Matt el año anterior. Vivir allí se convirtió en un objetivo para ambos.

Así que Matt regresó a Estados Unidos a principios de 1989 y volvió a la universidad, donde obtuvo otra licenciatura en sociología y economía. Y en 1990, Cristina le siguió a California.

Un capítulo californiano

Los padres de Cristina habían llegado a querer a Matt, pero les preocupaba un poco que su hija se trasladara al otro lado del mundo.

"Pero comprendieron que era el momento de intentarlo y ver si las cosas funcionaban", dice Cristina.

Mientras tanto, los padres de Matt lo apoyaban, pero pertenecían a la acomodada sociedad californiana, y Matt reconoce que siempre lo habían imaginado conociendo a una chica en un baile de debutantes de San Francisco.

"Mis padres querían que formara parte de la vida de la clase alta de San Francisco, no que me fuera a Italia", dice Matt.

"Éramos de orígenes diferentes", dice Cristina. "Mi familia era una familia italiana normal de clase media".

A pesar de sus diferencias, el tiempo que Matt y Cristina pasaron juntos en California supuso un punto de inflexión. Consiguieron su propio departamento y, por primera vez, sintieron que estaban "libres de cosas externas, externas como los padres, la familia, cosas diferentes".

Podían ser "solo Matt y Cristina como pareja", como dice Matt.

Matt trabajaba muchas horas en un banco de inversiones, pero aunque su trabajo era intenso, la pareja aprovechaba al máximo su tiempo juntos. Su departamento estaba siempre lleno de amigos. Salían por San Francisco con regularidad. Cada vez estaban más unidos y seguros de su futuro juntos.

"La relación ya se había ido forjando, pero en realidad floreció en San Francisco", dice Matt. "Era una época maravillosa de nuestras vidas, con veintitantos años, viviendo en Union Street, uno de los barrios más bonitos de San Francisco. Teníamos muchos amigos".

Matt y Cristina estaban comprometidos con un futuro juntos, pero la decisión de casarse surgió de forma bastante repentina. En 1991, Cristina recibió una carta de inmigración estadounidense en la que le daban dos semanas para abandonar el país. El 12 de abril de 1991, Matt y Cristina se casaron en el Ayuntamiento de San Francisco, con la única presencia de la madre de Matt y unos pocos amigos.

Pero planearon una gran celebración de boda para más tarde ese mismo año en Italia, en la iglesia de Sant'Angostino, del siglo XIII, en Prato, Toscana.

"El día de nuestra boda fue muy divertido", recuerda Cristina.

La ceremonia se celebró íntegramente en italiano. Para entonces, Matt ya dominaba el idioma, pero algunos de sus familiares estaban un poco confundidos. A pesar de la barrera del idioma, no podían dejar de interpretar la felicidad en los rostros de Matt y Cristina, y la alegría que emanaba durante todo el día.

"Fue una boda preciosa", dice Matt.

Nuevas aventuras

En el verano de 1993, Matt y Cristina se embarcaron juntos en una nueva aventura. Dejaron sus trabajos en Estados Unidos y pasaron medio año viajando: visitaron Tailandia, Malasia, Singapur, Indonesia y Australia.

Al final de ese periodo, la pareja dejó California y se trasladó a Italia.

"Decidimos volver a Europa para ver si Italia funcionaba para nosotros", dice Cristina. "Dijimos: 'Vale, hagámoslo', sin pensarlo demasiado".

En Italia, Matt y Cristina se establecieron primero en Milán, donde dieron la bienvenida a su primer hijo, Davide, en 1997.

Más tarde, el trabajo de Matt en banca de inversión les llevó a Turín, donde nació su hija Francesca en 2003.

A mediados de los años noventa, Matt y Cristina se trasladaron a la Toscana. Les gustaba la idea de estar más cerca de los padres de Cristina. Y después de décadas viviendo en grandes ciudades, la campiña toscana era un cambio de ritmo bienvenido. La pareja compró una casa de labranza del siglo XVII en mal estado y se dedicó a reestructurarla y convertirla en un hogar familiar.

También se mantuvieron ocupados por el trabajo. Desde 2008 hasta 2019, Matt y Cristina dirigieron una panadería estadounidense en Florencia, llamada Mama's Bakery.

"Creo que hice entre 400.000 y 500.000 bagels", dice Matt. "Fui el rey del bagel de Italia durante un tiempo".
Llevar el negocio juntos fue un trabajo duro, pero gratificante.

"Formábamos un buen equipo, nos complementábamos", dice Matt. "Es muy difícil en familia, pero a menudo nos divertíamos juntos en el trabajo. Me alegro de que tuviéramos la experiencia, pero me alegro más de haber vendido el negocio".

La vida hoy

cristina matt

A Matt y Cristina les encanta viajar juntos. Aquí están en Grecia, uno de sus destinos favoritos. Crédito: Matt Reinecke y Cristina Farina

Matt y Cristina dejaron atrás Mama's Bakery en 2019. Ahora, están jubilados y se centran en viajar, pasar tiempo con sus hijos y disfrutar de su casa en la Toscana.

"Hacemos exactamente lo que queremos", dice Cristina.
"Tenemos suerte de poder hacerlo", dice Matt.

Tras años trabajando y viviendo en Italia, Matt habla italiano con fluidez. Los hijos de Matt y Cristina son bilingües.

"Nuestra conversación en casa pasa del inglés al italiano a mitad de la oración", dice Matt. "¿Quién iba a pensar que viviría la mitad de mi vida en Italia? Es extraño cómo un breve segundo puede cambiar las cosas de una manera maravillosa".

matt cristina hijos

Aquí están Matt, Cristina y sus hijos Davide y Francesca fotografiados en Florencia, Italia. Crédito: Ludovica Barone Fotógrafa

Para Matt y Cristina, es irreal pero especial recordar su primer encuentro en Trafalgar Square, hace 40 años precisamente. Desde entonces han vuelto a Londres con sus hijos, y los han llevado al lugar junto a los leones donde empezaron a hablar por primera vez.

"Me emocioné cuando estuvimos allí juntos", dice Cristina.

Fue un encuentro fortuito, propiciado por otro encuentro fortuito: quién sabe qué habría pasado si la cita original de Cristina en el avión hubiera aparecido ese día.

Aunque Cristina y Matt creen que el destino tuvo algo que ver, al mirar atrás también se sienten orgullosos de haber trabajado para mantenerse en contacto, Cristina está orgullosa de su espontaneidad y determinación, y Matt de su voluntad de asumir riesgos.

"La vida es increíble", dice Matt. "Es una locura lo absurdas que pueden ser las cosas. Ten cuidado ahí fuera. Puedes encontrar la felicidad en el lugar más extraño si lo miras bien".

Acerca del autor

Francesca Street