CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

China lanza su misión lunar robótica más compleja hasta la fecha, mientras se intensifica la carrera espacial con EE.UU.

Por Simone McCarthy, Marc Stewart

(CNN) -- China lanzó el viernes una misión lunar sin tripulación que pretende traer muestras de la cara oculta de la Luna por primera vez, en un paso potencialmente crucial para el ambicioso programa espacial del país.

La sonda Chang'e-6, la misión lunar robotizada más compleja de China hasta la fecha, marca un hito clave en el empeño del país por convertirse en una potencia espacial dominante, con planes para alunizar astronautas en 2030 y construir una base de investigación en su polo sur.

El lanzamiento de la sonda en un cohete Long March-5 desde el Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang, en la isla de Hainan, al sur de China, se produce en un momento en que un número creciente de países, entre ellos Estados Unidos, se fijan en los beneficios estratégicos y científicos de ampliar la exploración lunar en un campo cada vez más competitivo.

En la misión, de 53 días de duración, el módulo de aterrizaje Chang'e-6 aterrizará en un enorme cráter de la cara oculta de la Luna, que nunca está orientada hacia la Tierra. China se convirtió en el primer y único país en aterrizar en la cara oculta de la Luna durante su misión Chang'e-4 de 2019.

Cualquier muestra de la cara oculta recuperada por el módulo de aterrizaje Chang'e-6 podría ayudar a los científicos a echar un vistazo a la evolución de la Luna y del propio sistema solar, y proporcionar datos importantes para avanzar en las ambiciones lunares de China.

publicidad

"El objetivo de Chang'e-6 es lograr avances en el diseño y la tecnología de control de la órbita retrógrada de la Luna, el muestreo inteligente, las tecnologías de despegue y ascenso, y el retorno automático de muestras en la cara oculta de la Luna", declaró la semana pasada Ge Ping, subdirector del Centro de Exploración Lunar e Ingeniería Espacial de la Administración Espacial Nacional de China, desde el lugar del lanzamiento.

Misión ambiciosa

La sonda Chang'e-6 será una prueba clave para las capacidades espaciales de China en su esfuerzo por hacer realidad el "sueño eterno" del líder Xi Jinping de convertir al país en una potencia espacial.

China ha realizado rápidos avances espaciales en los últimos años, en un campo tradicionalmente liderado por Estados Unidos y Rusia.

Con el programa Chang'e, lanzado en 2007 y bautizado con el nombre de la diosa lunar de la mitología china, China se convirtió en 2013 en el primer país en lograr un alunizaje robótico en casi cuatro décadas. En 2022, China completó su propia estación espacial orbital, la Tiangong.

La misión Chang'e-6, técnicamente compleja, se basa tanto en el récord de alunizaje en la cara oculta de la Luna de Chang'e-4 en 2019 como en el éxito de Chang'e-5 en 2020, que regresó a la Tierra con muestras de la Luna.

En esta ocasión, para comunicarse con la Tierra desde la cara oculta de la Luna, Chang'e-6 depende del satélite Queqiao-2, lanzado a la órbita lunar en marzo.

La sonda se compone de cuatro partes: un orbitador, un módulo de aterrizaje, un módulo de ascenso y un módulo de reentrada.

El plan de la misión consiste en que el módulo de aterrizaje de la Chang'e-6 recoja polvo y rocas lunares tras aterrizar en la extensa cuenca del Polo Sur-Aitken, de unos 2.500 kilómetros de diámetro, un cráter formado hace unos 4.000 millones de años.

A continuación, una nave ascendente transportaría las muestras al orbitador lunar para su traslado al módulo de reentrada y el regreso de la misión a la Tierra.

Según James Head, profesor emérito de la Universidad Brown que ha colaborado con los científicos chinos que dirigen la misión, esta compleja misión "abarca prácticamente todos los pasos" necesarios para que los astronautas chinos aterricen en la Luna en los próximos años.

Además de traer muestras que podrían aportar "nuevos conocimientos fundamentales sobre el origen y la historia temprana de la Luna y el sistema solar", la misión también sirve como "práctica robótica para estos pasos" para llevar astronautas a la Luna y volver, dijo.

China planea lanzar otras dos misiones de la serie Chang-e a medida que se acerca a su objetivo para 2030 de enviar astronautas a la Luna antes de construir una estación de investigación en la década siguiente en el polo sur lunar, una región que se cree que contiene hielo de agua.

Chang'e-7, prevista para 2026, tendrá como objetivo buscar recursos en el polo sur de la Luna, mientras que Chang'e-8, unos dos años más tarde, podría estudiar cómo utilizar los materiales lunares para preparar la construcción de la base de investigación, según han declarado las autoridades chinas.

Espacio competitivo

El lanzamiento del viernes se produce en un momento en el que varios países están intensificando sus programas lunares en un contexto de creciente interés por el posible acceso a los recursos y a la exploración del espacio profundo que podrían aportar unas misiones lunares exitosas.

El año pasado, India aterrizó su primera nave espacial en la Luna, mientras que la primera misión lunar de Rusia en décadas acabó en fracaso cuando su sonda Luna 25 se estrelló contra la superficie lunar.

En enero, Japón se convirtió en el quinto país en alunizar una nave espacial, aunque su módulo de aterrizaje Moon Sniper tuvo problemas de potencia debido a un ángulo de aterrizaje incorrecto. Al mes siguiente, IM-1, una misión financiada por la NASA y diseñada por la empresa privada Intuitive Machines, con sede en Texas, aterrizó cerca del polo sur.

Este aterrizaje, el primero de una nave espacial de fabricación estadounidense en más de cinco décadas, es una de las misiones comerciales previstas para explorar la superficie lunar antes de que la NASA intente devolver allí a los astronautas estadounidenses en 2026 y construir su campamento base científico.

El mes pasado, el administrador de la NASA, Bill Nelson, pareció reconocer que el ritmo de China y la preocupación por sus intenciones impulsaban la urgencia estadounidense por volver a la Luna, décadas después de sus misiones tripuladas Apolo.

"Creemos que gran parte de su llamado programa espacial civil es un programa militar. Creo que, en efecto, estamos en una carrera", declaró Nelson a legisladores el mes pasado, añadiendo su preocupación por la posibilidad de que China intente prohibir a EE.UU. o a otros países el acceso a determinadas zonas lunares si llegan allí primero.

China lleva mucho tiempo defendiendo el uso pacífico del espacio y, al igual que Estados Unidos, ha intentado utilizar sus proezas espaciales para cultivar la buena voluntad internacional.

Esta vez, China ha dicho que la misión Chang'e-6 llevará instrumentos científicos o cargas útiles de Francia, Italia, Pakistán y la Agencia Espacial Europea.