CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

“Cuando asesinaron a Fernando Villavicencio, el contrato no era para una sola persona, éramos dos”, afirma la fiscal general de Ecuador Diana Salazar

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) -- A través de un video en YouTube la fiscal general de Ecuador, Diana Salazar, hizo algunas denuncias este domingo sobre su seguridad y las amenazas que -dijo- recibe frecuentemente, en medio de los múltiples casos que investiga por posible corrupción, narcotráfico, asociación ilícita y delincuencia organizada, entre otros.


Salazar asegura que los asesinos del excandidato presidencial Fernando Villavicencio, ocurrido en agosto de 2023, tenían un acuerdo para acabar también con su vida y que esa motivación se mantiene vigente.

“Creo que es momento de que el país sepa que cuando asesinaron a Fernando Villavicencio, el contrato no era para una sola persona, éramos dos. A él lo asesinaron y creo que tratan de cumplir ese acuerdo”, enfatizó Salazar.

No ofreció más detalles sobre esta afirmación. En enero de este año, Salazar denunció que la misma estructura criminal que acabó con la vida de Villavicencio mantiene un plan para asesinarla.
Desde hace varios meses el edificio donde funciona la Fiscalía general del Estado en Quito mantiene una fuerte custodia policial y militar debido a las constantes amenazas a la seguridad que ha denunciado públicamente la fiscal Salazar, sobre todo cuando existen golpes a estructuras criminales vinculadas al narcotráfico que operan en Ecuador.

CNN ha constatado la existencia de un cerco metálico que rodea la Fiscalía todos los días, además de vehículos blindados de la Policía y las Fuerzas Armadas, y personal de equipos especiales de la fuerza pública que mantienen cerradas las vías aledañas.

fiscal ecuador villavicencio

Diana Salazar, la fiscal general de Ecuador.

La fiscal Diana Salazar explicó también que, debido a las amenazas, su vida personal es muy compleja.

publicidad

“He perdido la libertad, vivo prácticamente bajo arresto porque tengo alrededor a muchas personas que se encuentran 24 horas del día (…). La dinámica familiar ha cambiado, yo no puedo ir a un lugar público, transitar por las calles y creo que ese es un derecho que todos tenemos. Sin embargo, es el precio que estamos pagando por hacer lo correcto”, dijo Salazar.

Explicó también que ha vivido ataques a través de redes sociales en los últimos años.

“Tenemos que lidiar a diario con la violencia política a través de redes y eso nos pasa mucho a las mujeres (…) y más aun con mujeres negras que hemos alcanzado un puesto de alta responsabilidad y decisión (…) Hay que tener pena de esta gente porque solamente habla de la pobreza que tienen en su alma”, agregó.

“El juicio político es una forma de retaliación”, según Diana Salazar

Prófugo de la Justicia intentó enfrentarse a la fiscal general de Ecuador 13:03

Desde finales de 2023, el correísmo en la Asamblea promueve un juicio político en contra de la fiscal Diana Salazar por presuntas acciones y omisiones en ciertos casos penales. En estos días el trámite de juicio político se encuentra en la comisión de fiscalización de la Asamblea y la fiscal considera que es un intento para destituirla y tomarse el sistema de justicia.

“El juicio político es una forma de retaliación por el trabajo que hemos venido desarrollando durante esta administración (…) El país está en juego, la justicia y significaría la toma final de la Fiscalía General del Estado”, advirtió.

Legisladores correístas – afines a la corriente del expresidente Rafael Correa- sostienen que la fiscal debe comparecer y rendir cuentas en la Asamblea. Han rechazado que su intención sea la de ajustar cuentas políticas con la funcionaria.

La fiscal Diana Salazar concluyó en el video publicado este domingo que no aspira a ser candidata presidencial en 2025 y que quiere terminar en abril del próximo año su periodo al frente de la institución pues su prioridad es dedicarse a su familia y recuperar el tiempo que no ha podido ofrecerles.