CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

El Starliner de Boeing realizará su próximo intento de lanzamiento el miércoles

Por Ashley Strickland

(CNN) -- El nuevo intento de lanzamiento inaugural con tripulación de la nave espacial Starliner de Boeing está previsto para el miércoles, después de que un problema informático detuviera la cuenta atrás momentos antes del despegue del sábado.

La histórica misión, llamada Crew Flight Test, se lanzará a las 10:52 a.m. ET desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida. El evento se transmitirá en vivo en el sitio web de la NASA y la cobertura comenzará a las 6:45 a.m. ET.

Los astronautas veteranos de la NASA Butch Wilmore y Suni Williams serán la primera tripulación en viajar a bordo del Starliner, impulsado a órbita sobre un cohete Atlas V construido por United Launch Alliance, una empresa conjunta entre Boeing y Lockheed Martin.

El tan esperado vuelo estuvo a 3 minutos y 50 segundos del despegue el sábado por la tarde, cuando se produjo una retención automática activada por el secuenciador de lanzamiento en tierra, o la computadora que lanza el cohete. Los equipos extrajeron de forma segura a los astronautas de la cápsula, y Williams y Wilmore regresaron a las habitaciones de la tripulación mientras se drenaba el combustible del cohete.

La nave espacial Starliner de Boeing se encuentra encima de un cohete Atlas V de United Launch Alliance en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida el 31 de mayo. Joe Raedle/Getty Images

Los técnicos e ingenieros de United Launch Alliance evaluaron el equipo de apoyo terrestre durante el fin de semana, examinando tres grandes computadoras alojadas dentro de un refugio en la base de la plataforma de lanzamiento. Cada computadora es igual, lo que proporciona triple redundancia para garantizar el lanzamiento seguro de misiones tripuladas.

publicidad

"Todas son independientes, pero juntas forman un controlador integrado", dijo Tory Bruno, presidente y director ejecutivo de United Launch Alliance, durante una conferencia de prensa el sábado.

Las tarjetas dentro de las computadoras son responsables de diferentes sistemas clave que deben ocurrir antes de un lanzamiento, como soltar pernos en la base del cohete para que pueda despegar después de la ignición.

Durante los últimos cuatro minutos antes del lanzamiento, las tres computadoras deben comunicarse y ponerse de acuerdo entre sí. Pero durante la cuenta regresiva del sábado, una tarjeta en una de las computadoras respondió seis segundos más lentamente que las otras dos computadoras, lo que indica que algo no estaba bien y causó una retención automática, según Bruno.

Durante el fin de semana, los ingenieros evaluaron las computadoras, su suministro de energía y las comunicaciones de red entre las computadoras. El equipo aisló el problema en una única fuente de alimentación terrestre dentro de una de las computadoras, que proporciona energía a las tarjetas de computadora responsables de eventos clave de cuenta regresiva, incluidas las válvulas de reabastecimiento para la etapa superior del cohete, según una actualización compartida por la NASA.

Los equipos de Starliner no informaron rastros de daños físicos en la computadora, la cual retiraron y reemplazaron por una de repuesto. Mientras tanto, los especialistas de la misión continúan analizando la unidad de potencia defectuosa para comprender mejor qué salió mal.

Las demás computadoras y sus tarjetas también fueron evaluadas y todas funcionan normalmente como se esperaba, según el equipo de la ULA.

Un nuevo intento

Los equipos de la misión solucionaron algunos otros inconvenientes que surgieron anteriormente en la cuenta atrás para el intento de lanzamiento del sábado. Estos problemas incluyeron una pérdida de datos de las válvulas terrestres responsables de reponer el oxígeno líquido y el hidrógeno a la segunda etapa, o etapa superior, del cohete Atlas V antes del despegue.

Tanto el oxígeno líquido como el hidrógeno, utilizados para impulsar el cohete, se evaporan cuando el cohete se asienta en la plataforma antes del lanzamiento, por lo que el reabastecimiento continúa hasta el despegue. Después de evaluar el problema, los equipos de la misión cambiaron a un sistema redundante para los datos de la válvula y pudieron reanudar el proceso.

Las condiciones climáticas son 90% favorables para un lanzamiento el miércoles por la mañana, y la única preocupación son los cúmulos, según el 45º Escuadrón Meteorológico de la Fuerza Espacial de EE.UU. Si el lanzamiento no ocurre el miércoles, existe otra oportunidad a las 10:29 a.m. ET del jueves, según la NASA.

Si el Starliner despega con éxito, los astronautas pasarán poco más de 24 horas viajando a la Estación Espacial Internacional.

Los astronautas veteranos de la NASA Butch Wilmore (izquierda) y Suni Williams son vistos el sábado antes del segundo intento de lanzamiento de Starliner. Joe Skipper/Reuters

Después de acoplarse, Williams y Wilmore pasarán ocho días viviendo en el laboratorio orbital, uniéndose a los siete astronautas y cosmonautas que ya están a bordo. Los dos continuarán probando la funcionalidad de la nave espacial Starliner mientras esté atracada en la estación espacial y luego regresarán a casa a bordo de la misma cápsula. Se espera que despliegue su paracaídas y aterrice en uno de varios lugares designados en todo el suroeste de Estados Unidos.

Mientras tanto, los dos astronautas permanecen en cuarentena para proteger su salud antes del lanzamiento y practican procedimientos y simulaciones antes del histórico vuelo, según la NASA.