CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Un edulcorante común bajo en calorías está vinculado al infarto de miocardio y apoplejías, según un estudio

Por Sandee LaMotte

(CNN) -- Un edulcorante bajo en calorías llamado xilitol, utilizado en muchos alimentos y productos de consumo con bajo contenido en azúcar, como chicles y dentífricos, puede estar relacionado con un riesgo casi dos veces mayor de infarto de miocardio, apoplejía y muerte en las personas que consumen los niveles más altos del edulcorante, según un nuevo estudio.


"Dimos a voluntarios sanos una bebida típica con xilitol para ver hasta dónde llegaban los niveles y se multiplicaron por 1.000", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Stanley Hazen, director del Centro de Diagnóstico y Prevención Cardiovascular del Instituto de Investigación Lerner de la Clínica Cleveland.

"Cuando comemos azúcar, nuestro nivel de glucosa puede aumentar un 10% o un 20%, pero no se multiplica por mil", explica Hazen, que también dirige el Centro del Microbioma y la Salud Humana de la Clínica Cleveland.

"La humanidad no ha experimentado niveles de xilitol tan elevados salvo en las dos últimas décadas, cuando empezamos a ingerir alimentos procesados totalmente artificiales que sustituían el azúcar", añadió.

Preocupantes coágulos sanguíneos

En 2023, los mismos investigadores encontraron resultados similares para otro edulcorante bajo en calorías llamado eritritol, que se utiliza como azúcar de relleno en stevia, monkfruit y productos keto reducidos en azúcar.

Otros estudios de laboratorio y con animales presentados en ambos artículos revelaron que el eritritol y el xilitol pueden facilitar la coagulación de las plaquetas. Los coágulos pueden desprenderse y llegar al corazón, provocando un infarto, o al cerebro, desencadenando una apoplejía.

publicidad

En el nuevo estudio sobre el xilitol, "se observaron diferencias en el comportamiento de las plaquetas incluso después de que una persona consumiera una cantidad modesta de xilitol en una bebida típica de una ración consumida en la vida real", afirmó el Dr. Matthew Tomey, cardiólogo del Hospital del Corazón Mount Sinai Fuster de Nueva York, que no participó en el estudio.

"Estos experimentos son interesantes, pero por sí solos no demuestran que las anomalías plaquetarias sean la causa de la relación entre el xilitol y los episodios clínicos", afirmó Tomey, que también es profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina Icahn del Monte Sinaí.

Según una predicción reciente de la Asociación Estadounidense del Corazón, alrededor del 61% de los adultos estadounidenses sufrirán enfermedades cardiovasculares para 2050. Reducir la actividad coagulante es un tratamiento clave utilizado por los cardiólogos, por lo que cualquier coagulación adicional en las plaquetas es una mala señal, dijo el Dr. Andrew Freeman, director de prevención cardiovascular y bienestar en National Jewish Health en Denver.

"Cuando alguien sufre un infarto, le administramos aspirina o fármacos como clopidogrel, o Plavix, para contrarrestar la actividad plaquetaria. Estos alcoholes del azúcar parecen potenciar la actividad plaquetaria, lo cual es preocupante", afirma Freeman, que no participó en la nueva investigación. "Se trata de otra advertencia de que debemos cambiar al agua, seguida de cerca por el té o el café sin azúcar", añadió.

Carla Saunders, presidenta del Calorie Control Council, una asociación del sector, declaró a CNN que los resultados del estudio "son contrarios a décadas de pruebas científicas que corroboran la seguridad y eficacia de los edulcorantes bajos en calorías, como el xilitol, por parte de organismos sanitarios y reguladores de todo el mundo. Estos resultados perjudican a quienes confían en los edulcorantes alternativos como herramienta para mejorar su salud".

¿Qué es el xilitol?

Tan dulce como el azúcar, pero con menos de la mitad de calorías, el xilitol se utiliza a menudo en chicles sin azúcar, caramelos de menta, dentífricos, enjuagues bucales, jarabes para la tos y vitaminas masticables. Con frecuencia se añade en mayores cantidades a caramelos, productos horneados, mezclas para pasteles, salsas barbacoa, ketchup, mantequilla de maní, budines, jarabe para panqueques y mucho más.

El xilitol es un alcohol de azúcar, un carbohidrato que se encuentra de forma natural en alimentos como coliflor, berenjena, lechuga, champiñones, espinacas, ciruelas, frambuesas y fresas. Sin embargo, la cantidad de xilitol que se encuentra en estas fuentes naturales es ínfima, afirma Hazen.

"Si se hace el cálculo, se necesita literalmente una tonelada de fruta para ser equivalente a una galleta para diabéticos que puede tener como nueve gramos de xilitol, que es una cantidad típica de la etiqueta", dijo. "Sería como comer sal al nivel de un salero".

Sin embargo, para uso comercial, el xilitol se fabrica a partir de mazorcas de maíz, abedules o bacterias modificadas genéticamente.

"Se vende como un supuesto edulcorante natural, y como el xilitol no eleva los niveles de azúcar en sangre, también se comercializa como bajo en carbohidratos y apto para dieta keto", explica Hazen.

Muchas asociaciones profesionales recomiendan también el xilitol como sustituto del azúcar en pacientes con obesidad, diabetes o prediabetes para mejorar el control glucémico, añadió.

"Sin embargo, las personas con riesgo de diabetes se encuentran entre las más vulnerables a los eventos de coagulación", dijo. "Nos estamos dirigiendo a las personas equivocadas".

La exposición ha aumentado en las últimas dos décadas, dijo Hazen, porque la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) reconoce los alcoholes de azúcar como GRAS, o "generalmente reconocidos como seguros".

"El xilitol es más barato de fabricar que el azúcar de caña, por lo que cada vez se incorpora más como sustituto del azúcar en los alimentos. Algunas bebidas de 12 onzas que utilizan xilitol como principal edulcorante artificial pueden contener 30 gramos o más", dijo. "Incluso se puede comprar a granel en el supermercado donde te dicen que lo uses como sustituto uno a uno del azúcar en la cocina casera".

La investigación ha demostrado que algunos edulcorantes artificiales pueden crear un contragolpe en el sistema metabólico, provocando que el cuerpo espere más calorías, lo que dificulta la pérdida de peso.

Solo dos de los muchos azúcares del alcohol

El estudio, publicado el jueves en la revista académica European Heart Journal, comenzó como una forma de encontrar sustancias químicas o compuestos desconocidos en la sangre de una persona que pudieran predecir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, una apoplejía o la muerte en los tres años siguientes.

Para ello, Hazen y su equipo analizaron 1.157 muestras de sangre de personas que se estaban sometiendo a una evaluación por enfermedad cardiaca y que habían sido recogidas entre 2004 y 2011. También examinaron otro lote de muestras de sangre de más de 2.100 personas que también podrían haber tenido un alto riesgo de enfermedad cardíaca.

Encontraron una serie de azúcares alcohólicos que parecían tener un impacto en la función cardiovascular, incluidos el xilitol y el eritritol. El eritritol es el ingrediente predominante en peso en muchos productos a base de stevia y monkfruit.

El estudio sobre el eritritol en febrero de 2023 descubrió que el riesgo de infarto de miocardio y apoplejía casi se duplicaba en tres años cuando las personas tenían los niveles más altos de eritritol en sangre.

Para el nuevo estudio sobre el xilitol, los resultados fueron básicamente los mismos: las personas con los niveles más altos de xilitol en comparación con aquellos con los niveles más bajos tenían casi el doble de riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte, dijo Hazen.

"Hay un receptor en nuestras plaquetas, que aún no comprendemos, que reconoce esta molécula y envía señales a las plaquetas para que sean más propensas a coagularse", explicó. "Nuestras papilas gustativas no pueden distinguir la diferencia de estructuras entre el azúcar y estos otros edulcorantes, pero está claro que nuestras plaquetas sí".

La Organización Mundial de la Salud advirtió a los consumidores en 2023 que evitaran los edulcorantes artificiales para perder peso, y ha pedido investigaciones adicionales sobre la toxicidad a largo plazo de los edulcorantes bajos en o sin calorías, según el estudio.

"Con su trabajo, los investigadores han arrojado luz sobre la seguridad de los sustitutos del azúcar. Queda mucho por aprender", afirmó Tomey, del Hospital Monte Sinaí. "Mientras tanto, conviene recordar que los sustitutos del azúcar no sustituyen a un compromiso sincero con los diversos elementos de una dieta y un estilo de vida saludables".