CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Los demócratas se acercan a Kamala Harris mientras Biden se aferra a la candidatura

Por Edward-Isaac Dovere

(CNN) -- En medio de las consecuencias de la actuación de Joe Biden en el debate, en muchos círculos demócratas de alto nivel ya se habla de quién sería el compañero de fórmula de Kamala Harris.

Así de seguros están un grupo cada vez más amplio de destacados funcionarios, operativos y donantes del partido de que el lento comienzo del presidente para salvar su campaña no funcionará, con varios aliados cercanos escépticos de que esté a la altura de la campaña de reelección en la que ha prometido mantenerse, según las conversaciones de CNN con decenas de políticos y operativos demócratas.

Biden siempre dice que no le comparen con el todopoderoso, sino con la alternativa. Eso es exactamente lo que están haciendo un número creciente de demócratas que miran a la vicepresidenta Kamala Harris.

Por su parte, la vicepresidenta y su equipo han ignorado deliberadamente la mayoría de las llamadas y mensajes de texto que han recibido, insistiendo en su apoyo a Biden y en su orgullo por seguir a su lado.

Pero Harris ya ha hecho algunos cambios: sólo después del debate de la semana pasada, su oficina actualizó su agenda para que estuviera con Biden en el picnic y los fuegos artificiales del 4 de julio. Hasta ahora no había asistido al picnic, sino que se había ceñido a su propia tradición del Día de la Independencia de hacer una parada en una estación de bomberos local. Y después de que los gobernadores demócratas rechazaran la oferta inicial de la Casa Blanca de que fuera ella quien les hablara en lugar de Biden, también se añadió a la reunión y la clausuró con un discurso en el que instó a la unidad y a seguir con el presidente.

publicidad

Así se mantiene cerca de Biden, pero también es Biden quien la mantiene cerca.

Kamala Harris

La vicepresidenta Kamala Harris habla en un mitin de campaña el 28 de junio de 2024, en Las Vegas. (Crédito: Bizuayehu Tesfaye/Las Vegas Review-Journal/Tribune News Service/Getty Images)

A pesar de sus esfuerzos, la política demócrata ha empezado a reestructurarse en torno a ella, al igual que la campaña del expresidente Donald Trump, que ya ha empezado a atacar a Harris. Varios funcionarios dijeron a CNN que han comenzado a reprender a los donantes que se quejan de que no creen que ella pueda ganar, argumentando que tienen que parar y subir a bordo con ella. Otros funcionarios y asesores dijeron que hay planes en marcha para convencer a Biden de que apoye inmediatamente a Harris, libere a sus delegados demócratas y les pida que sigan su elección. Los expresidentes y líderes del partido seguirían su ejemplo, creen, con la esperanza de evitar una lucha contenciosa por encabezar la candidatura demócrata.

Estos demócratas de alto nivel esperan una carrera más abierta para quien sería para el compañero de fórmula de Harris, con un enfoque en los principales gobernadores demócratas. El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, y el de Kentucky, Andy Beshear, son los más discutidos; la lista también incluye a Josh Shapiro, de Pensilvania, J.B. Pritzker, de Illinois, y Tim Walz, de Minnesota. Pero incluso eso es arriesgado, ya que negaría a Harris la deferencia concedida a todos los demás candidatos presidenciales modernos para elegir a su propio compañero de fórmula.

Un senador demócrata ofreció una metáfora extensa y muy colorida para describir el movimiento a Harris, comparando a Biden y su vicepresidente con un quarterback estrella que necesita ser sacado del campo y su suplente.

"Empezamos a hablar en el huddle: '¿Ponemos al QB de reserva? El suplente conoce a nuestro equipo, conoce las jugadas, ha jugado en la NFL", dijo el senador. "La multitud en las gradas, llena de apasionados aficionados, empieza a corear: '¡Pongan al chico de Alabama! Pongan al QB de Wisconsin". Y todo porque el suplente ha lanzado antes una intercepción. Pero conocemos al suplente y confiamos en él".

El senador dijo que esa es la diferencia entre los donantes que se lamentan sobre las posibilidades de Harris y muchos de los que intentan centrarse en cuáles son las opciones realistas ahora.

"Sólo quiero decir a todos los aficionados: '¿No entienden que sólo han jugado en la universidad, que nunca han jugado una sola jugada en la NFL? No conocen a nuestro equipo ni las jugadas'", dijo el senador. "Los jugadores dicen: 'Es una locura. A ver si vuelve nuestro quarterback estrella'. Pero si no lo hace, la idea de que de repente fichemos a alguien de una escuela con un libro de jugadas diferente que no ha jugado ni un solo partido en la NFL es un riesgo enorme".

También está la logística de convertir a una nueva persona en el candidato demócrata. Harris podría hacerse cargo de la recaudación de fondos y la infraestructura de la campaña de Biden, ya que también forma parte de la candidatura actual.

"Es un tiro directo y ella está lista para rodar. Nosotros también tenemos que ser decisivos", dijo Tim Ryan, ex congresista de Ohio, que afirmó que le han llovido acuerdos privados de antiguos colegas y otras personas tras decir que Biden tiene que hacerse a un lado para dejar sitio a Harris. "Juega a favor del estereotipo de que los demócratas son débiles. De un plumazo, puedes cambiar tantas narrativas diferentes".

El portavoz de la campaña de Biden, Kevin Muñoz, rechazó las especulaciones.

"El presidente Biden es nuestro candidato, la vicepresidenta Harris es nuestra compañera de fórmula y ganaremos en noviembre", afirmó.

Las charlas sobre las debilidades de Biden frente a las de Harris

Aunque varios demócratas de la Cámara de Representantes han dicho a sus colegas que temen perder sus escaños con Harris al frente de la candidatura, otros muchos escépticos demócratas de alto nivel afirman que ya han dado marcha atrás en su anterior recelo hacia Harris, al menos en contraposición a seguir con Biden.

"¿Estás bromeando?", así es como describió la sensación el líder de un importante grupo demócrata cuando se le preguntó por preferir a Harris, con todas sus debilidades, antes que a Biden en el estado en el que se encuentra.

"Él está en tan mala forma, pero también he tenido conversaciones sobre ella con demócratas de algunos grupos clave que han sido escépticos en el pasado y que creen que todo el mundo se unirá a ella si es la candidata", dijo un miembro demócrata de la Cámara de Representantes que ha sido durante mucho tiempo un escéptico de Harris.

Un documento de Google escrito de forma anónima y consultado por CNN titulado "Unburdened by What Has Been: The Case for Kamala" —escrito por autodenominados "altos cargos de las instituciones políticas demócratas"— ha aparecido en chats de grupos de donantes demócratas y de los principales grupos de la coalición. Presenta un argumento detallado y un plan de campaña.

"Hay un camino para salir de este lío, y es Kamala", dice el documento. "Kamala Harris es la candidata más fuerte a la legitimidad demócrata. Es la única candidata que puede tomar las riendas ahora mismo, y no a finales de agosto, cuando faltan menos de tres meses. Tiene ventajas electorales significativas y ampliamente infravaloradas. Puede ganar".

Pero incluso ese documento está lleno de advertencias: "Esto no es un argumento sobre merecimientos, o sobre por qué usted personalmente debería amar a Kamala. Se trata de estrategia y de ganar ante unas apuestas electorales inimaginables. La coalición anti-Trump no puede permitirse descartar los puntos fuertes de la candidata compañera de fórmula demócrata y actual vicepresidenta. Ella no es la mejor opción: es la única opción realista para ganar".

La representante Nanette Barragán, una demócrata de California que apoyó la campaña presidencial de Harris en 2019 y ahora es la presidenta del Caucus Hispano del Congreso, dijo que aunque cualquier escenario en el que Biden no se presente es "una situación hipotética de la que no deberíamos estar hablando", también ha observado el giro en las conversaciones que ha estado escuchando sobre ella la vicepresidenta.

"Es agradable ver que la gente reconoce por fin el valor de su trabajo y lo que aporta a la sociedad", dijo Barragán.

La anémica agenda pública de Biden desde su debacle en el debate no sólo ha suscitado más dudas sobre él, sino que ha reforzado los argumentos a favor de Harris, y de actuar con rapidez.

Mini Timmaraju, presidente del grupo de defensa del derecho al aborto NARAL, dijo que Harris ya tiene más credibilidad que Biden como líder en uno de los principales temas de los demócratas, y que pase lo que pase, "no se pueden ganar estas elecciones sin Kamala".

En cuanto a los escépticos demócratas, Timmaraju dijo: "No me importa si la quieren o no. Sé que debería como aliada en la campaña. Pero necesito que confíen en la base del partido. No tiene que gustarles, pero tienen que confiar en que está haciendo el trabajo y salvando nuestra democracia".

Kamala Harris

La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris durante una reunión informativa en la sede de la NASA en Washington. (Crédito: Al Drago/Bloomberg/Getty Images)

Contra los ataques a Harris

Los leales a Harris se han sentido frustrados al ver que la conversación sobre los posibles sustitutos de Biden no empieza y termina con ella. Pero se han enfurecido al ver a donantes y otros hablar mal de sus posibilidades, especialmente con algunas encuestas posteriores al debate que muestran un movimiento hacia Trump, y una encuesta de CNN publicada este miércoles que muestra que ella estaría dentro del margen de error contra Trump, 45% a su 47%, en un hipotético cara a cara. Estaba por delante de otros posibles sustitutos demócratas.

Pero con el pánico a que Biden haga metástasis, ya no son sólo los leales tradicionales los que defienden a Harris.

"Si se queda, los votantes deben confiar en Harris como su compañera de fórmula y potencial sucesora", dijo Ezra Levin, cofundador del grupo demócrata de base Indivisible. "Es insensato y contraproducente defender a Biden echando por tierra a Harris".

Biden ha conservado hasta ahora el apoyo, público y sobre todo privado, del Caucus Negro del Congreso. Sin embargo, si se hiciera a un lado, varios miembros dicen que esperan que ese apoyo se transfiera inmediatamente a ella.

Sería un motivo de orgullo para el grupo, pero también de sentido práctico: no se pueden ganar las elecciones para un demócrata sin una gran participación de los negros en lugares como Milwaukee, Detroit, Filadelfia y Atlanta, y no creen que el Partido Demócrata o una alternativa lo consigan tras apartarla a ella, especialmente porque ninguno de los otros principales aspirantes es negro.

"En realidad, no creo que nadie más que ella pudiera vencer a Trump por lo que perderías en la base", dijo el representante Gregory Meeks, congresista por Nueva York y miembro principal del CBC.

Los preparativos de Harris para Trump

Harris ya se ha planteado antes cómo sería presentarse contra Trump. A finales de 2018, durante dos días de sesiones con altos asesores para decidir sobre su candidatura a la candidatura demócrata en 2020, entre las preguntas con las que los asesores la presionaron estaba qué haría en un debate al estilo de un foro con Trump, similar al de 2016, en el que el republicano acechó infamemente detrás de Hillary Clinton en algunos momentos.

La respuesta de Harris: Se giraría y le diría: "¿Por qué estás haciendo cosas tan raras?".

Como vicepresidenta, Harris ha tendido a ser más conocida por sus ensaladas de palabras que por codazos afilados como ese. Pero durante meses, ya había estado en alza en la mente de los votantes, lo que culminó en cómo manejó la actuación de Biden en el debate en el momento inmediato y después.

Después de repasar los temas de debate sugeridos por los asesores de la campaña de Biden para centrarse en algunas de las declaraciones más radicales de Trump y en que Biden estaba resfriado, según varias personas familiarizadas con lo ocurrido esa noche, a Harris se le ocurrió su frase a Anderson Cooper, de CNN, en el momento, argumentando que unos malos 90 minutos no debían eclipsar los tres años y medio de Biden como presidente.

Esa frase, tanto por su defensa como por su honestidad sobre lo que ocurrió en el escenario, sorprendió por su agudeza incluso a varias personas cercanas a ella. Ha calado tanto que, en la semana transcurrida desde entonces, Jill Biden, múltiples asesores de campaña y el propio presidente han repetido las mismas palabras casi textualmente.

Incluso antes de la última semana de giros, Harris había mantenido su enfoque en Trump, con un plan para enfrentarse a su compañero de fórmula manteniendo la discusión sobre quién es el mejor candidato, haciendo que cualquiera que se presentara con él fuera un sello intercambiable en su agenda extremista.

"El presidente es y seguirá siendo el candidato de nuestro partido, y la vicepresidenta Harris está orgullosa de ser su compañera de fórmula y espera servir a su lado durante cuatro años más", dijo a CNN Brian Fallon, director de comunicaciones de la campaña de Harris.

El presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris unen sus manos en el aire después de ver los fuegos artificiales en el National Mall con la primera dama Jill Biden y el segundo caballero Doug Emhoff desde el balcón de la Casa Blanca durante un evento del 4 de julio en el Jardín Sur de la Casa Blanca el 4 de julio de 2024 en Washington, DC. El presidente organiza el acto del Día de la Independencia para los miembros de las fuerzas armadas y sus familias. (Foto de Samuel Corum/Getty Images)

Opciones de compañero de fórmula

Gran parte de las especulaciones sobre el compañero de fórmula de Harris se han centrado en Cooper, gobernador durante dos mandatos de Carolina del Norte, y Beshear, gobernador más joven durante dos mandatos de Kentucky. Ambos, como Harris, han sido fiscales generales y han ganado con el apoyo de los republicanos. Beshear asistió en persona a la reunión con Biden el miércoles, mientras que Cooper lo hizo virtualmente.

Cooper tiene una relación con Harris que se remonta a años atrás, cuando ambos eran fiscales generales. En una entrevista a finales de 2020, después de que Cooper ganara su actual mandato y Harris fuera elegida vicepresidenta, el gobernador habló de cómo su "relación realmente buena" había continuado en sus años en el Senado, cuando ocasionalmente le consultaba sobre los nombramientos judiciales de Trump de su estado natal.

"Ella sabe lo que es ocupar un cargo estatal. Creo que eso es muy relacionable con nosotros como gobernadores", dijo Cooper entonces.

"Creo que está preparada para hacer este trabajo", dijo Cooper.

En aquella entrevista, Cooper se mostró reticente cuando se le preguntó si podría imaginarse un día una candidatura Harris-Cooper, y se centró en sus 40 años de imbatibilidad como el único demócrata que ha ganado sistemáticamente en Carolina del Norte.

Beshear también sabe cómo ganar contiendas difíciles. Ha ganado dos veces el cargo más importante en un estado mucho más dominado por los republicanos y lo ha hecho defendiendo valores demócratas como los derechos reproductivos y la protección de los niños trans. Es muy popular en su estado y ha captado la atención nacional por ser joven —tiene 46 años— y un buen comunicador que este año ya ha recibido invitaciones para hablar en actos demócratas en Virginia, Montana y Iowa.

Ni Cooper ni los asesores de Beshear respondieron a las peticiones de comentarios sobre las especulaciones.

 

-- Jeff Zeleny, de CNN, ha contribuido a este artículo.