CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | La apuesta de Macron mantiene a la extrema derecha fuera del poder, pero ha sumido a Francia en el caos

Por Sakya Vandoorne

(CNN) -- "Les tiré mi granada real a los pies". Así es como el presidente de Francia Emmanuel Macron habría considerado su convocatoria de elecciones anticipadas tras la contundente victoria de la extrema derecha en las elecciones europeas de junio.

Fue una apuesta explosiva y los resultados finales cogieron al país por sorpresa: la alianza de izquierdas francesa en primer lugar, con 182 escaños, y la ultraderecha en tercer lugar, una sorprendente inversión de los resultados de la primera vuelta del pasado domingo.

En la plaza de la República de París, la noticia de los resultados previstos fue recibida con aplausos y fuegos artificiales, mientras la gente se abrazaba y respiraba aliviada.

La participación de este domingo fue la más alta en unas elecciones parlamentarias en más de 20 años, ya que los ciudadanos franceses acudieron a las urnas para manifestar lo que sentían: no querían que gobernara la extrema derecha.

Sin embargo, con la izquierda por debajo de los 289 escaños necesarios para la mayoría y con un presidente debilitado, se espera que la Asamblea Nacional esté más fracturada que nunca.

Lo que es seguro es que Francia va a entrar en un prolongado periodo de inestabilidad, mientras tres bloques opuestos con ideas y programas contrapuestos intentan formar coalición o se encuentran atrapados en un estado de parálisis.

publicidad
elecciones Francia

Una persona ondea una bandera francesa durante un mitin en la Place de la République. (Crédito: Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

Visiblemente decepcionado, el líder de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN), Jordan Bardella, argumentó que la derrota de su partido solo fue posible gracias al voto táctico orquestado por Macron y la coalición de izquierdas PFN, que decidió retirar 200 candidatos de la carrera esta semana en un esfuerzo por bloquear a la ultraderecha.

Aunque a RN no le fue tan bien como se esperaba, sigue siendo una victoria para la decana de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, con su partido obteniendo más votos con cada elección que pasa. 8 en 2017, 89 en 2022, 143 en 2024, esta última con la ayuda de aliados.

Para la alianza de izquierdas PFN, va a ser difícil hablar con una sola voz. La última vez que formó un bloque bajo el nombre de Nupes, en 2022, se deshizo por diferencias personales y políticas.

El bloque reúne a cinco partidos diferentes. El partido de extrema izquierda France Unbowed y el Partido Comunista se han unido a los partidos de centro-izquierda, los socialistas y los verdes para formar un Nuevo Frente Popular. Ahora el reto ya no es si la izquierda puede unirse contra la extrema derecha, sino más bien si los distintos grupos pueden trabajar juntos para ponerse de acuerdo primero sobre quién podría ser Primer Ministro de su bando, y luego sobre las políticas que podrían aplicar.

El impacto internacional de la inestabilidad

Con un parlamento tan dividido, no hay esperanza de grandes reformas estructurales a nivel nacional; lo más que pueden esperar los izquierdistas son alianzas ad hoc para votar leyes concretas.

Es igualmente difícil imaginar cómo la constelación actual permitiría a Francia desempeñar un papel importante en relación con Ucrania. Macron ha prometido en el pasado seguir apoyando militarmente a Ucrania, mientras que Le Pen ha dicho que su partido impediría que Kyiv utilizara armas de largo alcance suministradas por Francia para atacar dentro de Rusia y se opondría al envío de tropas francesas.

La izquierda ha permanecido relativamente tranquila sobre Ucrania —diferentes partidos de la coalición tienen posturas ligeramente diferentes— Francia Unbowed está en contra de lo que llama "escalada" con Rusia.

El bloque central de Macron parece haber resistido bastante bien, con 163 escaños. Aunque ha perdido unos 100 diputados, es un resultado mucho mejor de lo que apuntaban los sondeos, aunque veremos un traspaso de poder del Elíseo a la Asamblea Nacional.

La apuesta de Macron puede haber evitado que la extrema derecha llegue al poder, pero aún podría sumir al país en el caos. Sin elecciones legislativas hasta dentro de un año, a Francia le esperan tiempos inciertos, con los ojos del mundo puestos en París, que se prepara para acoger los Juegos Olímpicos dentro de tres semanas.