CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ucrania

Un hospital de niños en Kyiv es atacado en medio de una ola de bombardeos rusos sobre Ucrania que ha dejado al menos 37 muertos 

(CNN) -- Un ataque de Rusia con misiles destruyó parcialmente un hospital infantil en Kyiv este lunes, provocando que pacientes aterrorizados y sus familias huyeran para salvar sus vidas, mientras las autoridades temen que haya más personas atrapadas bajo los escombros.

Moscú lanzó un descarado ataque aéreo diurno contra objetivos en ciudades de toda Ucrania durante la hora pico de la mañana, matando al menos a 37 personas e hiriendo a otras 170, de acuerdo con el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky. El bombardeo a gran escala alcanzó zonas de la capital, así como de Dnipro, Kryvyi Rih, Slavyansk y Kramatorsk.

Un hospital infantil ucraniano es alcanzado por un misil 1:15

Se trata del mayor centro médico infantil de Ucrania y ha sido vital para el cuidado de algunos de los niños más enfermos de todo el país. Según el defensor de los derechos humanos ucraniano, Dmytro Lubinets, en el hospital se realizan cada año unas 7.000 intervenciones quirúrgicas, incluidos tratamientos contra el cáncer y enfermedades hematológicas.

Los videos del lugar de los hechos mostraban a voluntarios trabajando con la policía y los servicios de seguridad para abrirse paso entre los escombros mientras salía humo del hospital, y al personal describiendo cómo intentaban poner a salvo a los niños tras el ataque. El ministro de Salud ucraniano, Viktor Liashko, declaró que las unidades de cuidados intensivos, oncología y cirugía habían sufrido daños.

"La tarea clave aquí es sacar a la gente de los escombros y proporcionar asistencia a aquellos a los que podamos llegar, ya que ya hemos sacado a todos los primeros", dijo en un post de Telegram.

publicidad

Los ataques formaron parte de un inusual bombardeo a plena luz del día sobre ciudades ucranianas, algunas de las cuales son zonas densamente pobladas alejadas de las líneas del frente. Los ataques se produjeron un día antes de que el presidente estadounidense, Joe Biden, celebre en Washington una cumbre crucial de la OTAN, en la que se esperan nuevos anuncios sobre el apoyo militar, político y financiero de la alianza a Kyiv.

El Ministerio de Defensa de Rusia afirmó este lunes que Moscú había atacado "instalaciones industriales militares de Ucrania y bases aéreas de las fuerzas armadas ucranianas" con armas de largo alcance y alta precisión.

Médicos y transeúntes de las inmediaciones se dirigen inmediatamente hacia los escombros para ayudar a retirar los restos tras el ataque. (Crédito: Gleb Garanich/Reuters)

Médicos y transeúntes de las inmediaciones se dirigen inmediatamente hacia los escombros para ayudar a retirar los restos tras el ataque. (Crédito: Gleb Garanich/Reuters)

Testigos presenciales relatan el ataque al hospital

Natalia Sardudinova, enfermera jefe, describió el momento en que el ataque golpeó el hospital diciendo que "fue aterrador, pero sobrevivimos".

"Hizo mucho ruido, las ventanas crujían", declaró a CNN. "En cuanto sonó la alarma, sacaron a los niños al pasillo".

Dijo que dos niños habían estado en los quirófanos en el momento de la explosión, y ambos fueron reubicados en el refugio del sótano una vez que se completaron sus procedimientos.

"Todo era humo, no había aire para respirar. El médico estaba herido por la metralla. Las ventanas y las puertas volaron por los aires. Una enfermera del hospital resultó gravemente herida", añadió Sardudinova. "Todavía me tiemblan las manos. Ahora no dejan entrar a nadie, temen que se derrumbe".

Yulia Vasylenko, madre de un niño de 11 años enfermo de cáncer en el hospital, dijo que su hijo Denys fue evacuado fuera tras el ataque.

"Mi hijo toma analgésicos. Tiene cáncer. Lleva medio día sin medicación. Le bajaron por las escaleras desde la tercera planta. Había humo y mucho polvo", dijo.

Iryna Filimonova, enfermera jefe del servicio de urología pediátrica, explicó a CNN que se estaba realizando una operación a un niño de dos años cuando se produjo el ataque.

"Las luces se apagaron, todo se apagó. Sacamos los instrumentos, encendimos linternas. Todo se cosió rápidamente", dijo Filimonova. "Bajaron al bebé (al refugio). Inmediatamente corrí a ayudar a retirar los escombros. Algunos de mis colegas enfermeros que trabajaban en los quirófanos y algunos médicos sufrieron cortes por fragmentos de cristal. Nuestro departamento quedó destruido".

Otra enfermera de quirófano, Oksana Mosiychuk, dijo que se refugiaron en la sala de urgencias cuando la explosión sacudió el edificio. Después, añadió, el equipo médico tuvo que extinguir un incendio que se declaró en su departamento, incluida una mesa de operaciones que se había incendiado.

"Afortunadamente, todo el mundo está vivo. Uno de nuestros colegas resultó gravemente herido, tenía numerosos cortes y heridas de metralla, y se lo llevó una ambulancia. Yo también tengo heridas leves de metralla, pero estoy bien. Daba mucho miedo. Tenía miedo por los niños", dijo.

El personal médico y los miembros de la comunidad formaron rápidamente filas para retirar los escombros de las zonas dañadas del hospital y buscar supervivientes. (Crédito: Gleb Garanich/Reuters)

El personal médico y los miembros de la comunidad formaron rápidamente filas para retirar los escombros de las zonas dañadas del hospital y buscar supervivientes. (Crédito: Gleb Garanich/Reuters)

Zelensky pide la intervención de la ONU

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenksy, dijo en un post en X que aún no se conocía el número exacto de víctimas en el hospital y que "hay gente bajo los escombros", pero que todos, desde médicos hasta residentes locales, están ayudando a limpiar los escombros tras el ataque.

"Han resultado dañados edificios de apartamentos, infraestructuras y un hospital infantil. Todos los servicios están trabajando para rescatar al mayor número posible de personas", escribió Zelensky en un post en X.

Zelensky pidió posteriormente una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, al tiempo que prometió represalias por los ataques del lunes.

Ucrania derribó 30 de los 38 misiles lanzados por Rusia durante su ataque de este lunes, dijo el comandante de la Fuerza Aérea de Ucrania en un comunicado.

Las fuerzas rusas utilizaron misiles balísticos, de crucero, guiados y balísticos lanzados desde el aire en los ataques, dijo también Mykola Oleshchuk.

El servicio de seguridad ucraniano dijo que se utilizó un misil de crucero para atacar el hospital Okhmatdyt de Kyiv.

En reacción al bombardeo de este lunes, el ministro de Defensa de Ucrania, Rustem Umerov, declaró que las infraestructuras del país fueron blanco de cuatro docenas de misiles de crucero Kalibr y misiles aerobalísticos Kinzhal, lanzados desde la región rusa de Volgogrado.

En una declaración, Umerov siguió pidiendo más sistemas de defensa antiaérea para apoyar al país devastado por la guerra. Zelensky ha pedido reiteradamente a Occidente que le proporcione más sistemas de defensa antiaérea para proteger mejor sus ciudades. El mes pasado, elogió a Biden por dar prioridad a la entrega de sistemas de defensa aérea después de que ambos presidentes firmaran un acuerdo de seguridad entre sus naciones al margen de la cumbre del G7 en Italia.

Umerov declaró el lunes que Kyiv seguía "trabajando para garantizar que los sistemas prometidos por nuestros socios lleguen a Ucrania lo antes posible".

Las sirenas antiaéreas siguieron sonando sobre Kyiv tras el atentado, y un video de CNN mostraba a personas que habían sido evacuadas a las puertas del hospital empujando a niños en camillas para ponerlos a salvo en refugios.

Más tarde, decenas de voluntarios llevaron al hospital suministros y donaciones muy necesarios, como agua, alimentos, medicinas y pañales.

Varios países europeos denunciaron los atentados: Francia los calificó de "bárbaros", mientras que el nuevo primer ministro del Reino Unido, Keir Starmer, dijo que atacar a niños inocentes era "la más depravada de las acciones".

El Ministerio de Asuntos Exteriores francés afirmó en un comunicado que los ataques fueron "actos bárbaros, dirigidos directa y deliberadamente contra un hospital infantil, deben añadirse a la lista de crímenes de guerra por los que Rusia deberá rendir cuentas".

Según la Organización Mundial de la Salud, se han producido más de 1.600 ataques con armas pesadas contra instalaciones médicas en Ucrania desde el comienzo de la invasión a gran escala, en los que han muerto 141 personas.

El pasado diciembre, 12 mujeres embarazadas y cuatro recién nacidos escaparon con suerte de una maternidad de Dnipro que había sufrido graves daños en un ataque aéreo. Anteriormente, el bombardeo de un hospital maternoinfantil en Mariúpol menos de un mes después de que las tropas rusas inundaran la frontera provocó la condena internacional.

Stephanie Halasz, de CNN, contribuyó a este informe.

Este artículo se ha actualizado con información adicional.