CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

CNNE Underscored es la guía de productos y servicios que te ayuda a vivir una vida más inteligente, simple y satisfactoria. El contenido es generado por el equipo de CNNE Underscored. El personal de noticias de CNN no está involucrado. Al hacer una compra, recibimos ingresos.

Este Sonos puede ir a cualquier parte, pero nos encanta usarlo en casa

Por CNN Underscored

Sonos Move Blanco Lunar

A finales del año pasado, Sonos lanzó su primer altavoz alimentado con batería y compatible con Bluetooth, el Sonos Move de $399. El altavoz portátil era, y sigue siendo, diferente a cualquier otro altavoz que la compañía ha lanzado. Ahora está disponible en un segundo color, Blanco Lunar, y con una actualización de software que añade una hora de autonomía para un total estimado de 11 horas.

A $399 el Move no es barato, especialmente si lo comparas con otros altavoces Bluetooth. Pero esa es la manera equivocada de ver el Move. Es un altavoz Bluetooth, pero esa funcionalidad pasa a un segundo plano en la experiencia general que esperamos de los altavoces Sonos.

Vamos a explicarnos.

Diseño

Sonos Move Blanco Lunar

El Move, apenas de 25 cm. de altura y con un peso de 3 kilos, no se ajusta a la definición de un altavoz Bluetooth compacto. Tiene un mango en la parte posterior, lo que facilita el traslado de una habitación a otra, pero no es algo que vayas a llevar contigo en todo momento.

Hay dos opciones de color: un modelo negro con el que Sonos lanzó el Move por primera vez el año pasado y un modelo Blanco Lunar que se lanzó a finales de julio.

Las fotos del Move Blanco Lunar no le hacen justicia. A nuestros ojos, las fotos en el sitio de Sonos lo hacen parecer demasiado brillante y susceptible de mostrar cada mancha y suciedad que un altavoz portátil tendrá tarde o temprano. Sin embargo, inmediatamente después de abrir la caja, sacar el Move de la bolsa de transporte incluida (una agradable sorpresa) y ver al altavoz en persona por primera vez, nos dimos cuenta de que el color no es realmente blanco; es más bien un tono muy claro de gris. Técnicamente es blanco, pero no es sorprendentemente brillante, y aunque mostrará más suciedad que el modelo negro, todavía se ve bien después de un par de semanas de uso.

Si has utilizado un One, un Beam u otros productos Sonos, reconocerás la variedad de botones en la parte superior de la carcasa. Al igual que los de otros dispositivos Sonos, estos botones son sensibles al tacto. Sabrás cuándo tu toque es reconocido por el tono resultante. Es bastante fácil de usar, y es realmente genial ver el mismo estilo aquí.

Hay botones para bajar y subir volumen, reproducir/pausar, y retroceder o avanzar en la reproducción. Tienes la opción de encender o apagar el micrófono con solo un toque, y hay un indicador LED para decirte si está encendido. La parte superior también alberga la colección de micrófonos utilizados para el control de voz y las tecnología Trueplay. Esto último es la forma en la que Sonos Move puede adaptar el audio a la geometría de la habitación.

La parte posterior tiene un botón de encendido, el botón de emparejamiento Sonos y un botón de emparejamiento Bluetooth, así como un conjunto de puntas cerca de la parte inferior que se conecta a la base de carga. La base de carga es un anillo delgado con dos puntas que coinciden con el Move y lo cargan. Se tardan unas tres horas en llegar de cerca del 0% a una carga completa del 100%. Eso es decente, especialmente cuando obtienes alrededor de 11 horas de batería, pero ciertamente no es de carga rápida.

De forma alternativa, puedes usar el puerto USB-C en la parte trasera del altavoz para cargarlo. Querrás usar un adaptador de corriente capaz de cargar 45W. Cualquier cosa menor de 36W no cargará el Move, así que si intentas usar el cargador que viene con tu teléfono, no funcionará.

Puedes monitorear la carga del Move a través de un indicador LED oculto en la parte delantera. La luz parpadea de color naranja a medida que la batería se vacía, luego blanca mientras se carga. Hay un logotipo de Sonos en la parte delantera que es blanco crudo, añadiendo contraste a cualquiera de los esquemas de color.

Una reciente actualización de software agregó una hora extra de duración de la batería, aumentando la estimación de 10 horas con la que se lanzó Move hasta 11 horas. Nuestras pruebas posteriores han encontrado que ese número es preciso.

El altavoz también tiene una clasificación IP de IP56, lo que significa que puede soportar un chapoteo ocasional o incluso sobrevivir unos minutos en una tormenta. Pero no es impermeable, así que no lo dejes caer en la piscina, ¿vale?

Hemos pasado un par de semanas probando el Move junto a una piscina, de hecho, e incluso nos lo llevamos a acampar. Ambos entornos han llevado a una o dos salpicaduras accidentales, junto con una tormenta eléctrica que salió de la nada, pero el Move no tuvo problemas.

El sonido

Sonos Move Blanco Lunar

Comparar el Move con un altavoz Bluetooth de la talla de Bose o Ultimate Ears no es justo cuando se piensa en la relación calidad de sonido y precio. El Sonos Move funciona y suena como cualquier otro altavoz Sonos, solo que es portátil. Su rendimiento supera al One, pero no puede acercarse a seguir el ritmo del Sonos Play:5, por ejemplo.

La diferencia central dentro de la configuración del altavoz del Movimiento es que tiene un tweeter de disparo hacia abajo diseñado para mover el sonido en una multitud de direcciones. En comparación, el One tiene un altavoz frontal. Junto al tweeter de Move, encontrarás un woofer y dos amplificadores digitales. La suma de esas partes produce un amplio escenario sonoro.

Entonces, ¿cómo suena? Bueno, bastante bien. Probamos multitud de canciones en una variedad de géneros y de diferentes fuentes. Un ejemplo clásico de prueba sonido sería Born to Run de Bruce Springsteen. La apertura tiene una gama de instrumentos desde tambores (incluido un bajo pesado) mezclados con sonidos más ligeros hasta saxofones, piano y guitarra en capas en la parte superior. Cada uno de estos elementos llegó claramente, notablemente con un poco más de graves y niveles medios más fuertes que el One. Las voces también se reprodujeron muy bien, y probamos las versiones original y remasterizada de la canción en los servicios de streaming.

Una pista más pop como Paper Rings de Taylor Swift coloca las voces en un nivel de exigencia diferente. También tiene un ritmo sólido y se mezcla con instrumentos reales y electrónicos. No tuvo problemas. Escuchando una canción más alegre como When I Kissed the Teacher de Mamma Mia! en la banda sonora de Here We Go Again que se centra en tonos más altos, incluyendo voces y cuerdas más pesadas, también fue una experiencia agradable en el Move.

Incluso la radio por Internet de Spotify, Pandora, Beats 1 en Apple Music y Sirius XM se escuchó perfecta. No encontramos ninguna canción que no sonara bien, y eso es parte del plus en la experiencia Sonos. Hay optimización entre bastidores que hace ajustes en la sintonía cada vez que mueves de sitio el Move. Sonos llama a esta característica Trueplay, una tecnología patentada que personaliza el sonido para la habitación en segundo plano sin que tengas que hacer ni una sola cosa.

Y es que los micrófonos integrados en Sonos Move no solo están ahí para el control por voz; también analizan cómo se mueve el sonido. Puede ajustarse en tiempo real para brindarte una experiencia óptima.

Otros altavoces Sonos requieren que camines por una habitación con la aplicación Sonos abierta mientras un tono súper molesto suena desde el altavoz. La aplicación utiliza ese sonido para aprender la acústica de la habitación a través del micrófono de su teléfono y luego sintonizar el altavoz en consecuencia. Siempre que mueves el altavoz, debes pasar por el proceso de nuevo.

Estamos encantados de que no sea el caso con Move.

Más importante aún, esta versión de Trueplay pone a Sonos al mismo nivel que el HomePod de Apple y otros altavoces inteligentes que analizan automáticamente su entorno. Esperemos que esto llegue a otros altavoces Sonos, incluso a los estacionarios, en el futuro.

La inteligencia

Sonos Move Blanco Lunar

Move es el primer altavoz Sonos con Bluetooth en su interior. La antena Bluetooth hecha a medida proporciona conectividad a tu teléfono, tableta u ordenador. Simplemente presiona el botón de emparejamiento en la parte posterior, ve a Configuración en su dispositivo y conéctate al Move. Así de fácil.

Una vez emparejado, puedes usar el dispositivo conectado para transmitir música, podcasts o incluso videos, y el audio se enrutará a través del Move.

También hay conectividad inalámbrica WiFi, que es bastante amplia. Es el estándar 802.11 b/g/n y soporta redes de 2,4 GHz y 5 GHz. Deberías encontrar que se conecta igual de bien a tu red, pero lo que fue sorprendente fue lo bien que permaneció conectado a una configuración de Google Wi-Fi y Ubiquiti en nuestro patio trasero. Fue impresionante, ya que hemos tenido otros dispositivos inteligentes como teléfonos y tabletas que no tuvieron recepción en la misma área.

Move se integra con tu configuración actual de Sonos. Puedes hacer que reproduzca la misma música en un Sonos One o Beam, solo mantén presionado el botón de reproducción/pausa para que ese altavoz se una al grupo más grande.

Elegir un asistente de voz (Amazon Alexa o Asistente de Google) es un proceso indoloro, que toma tal vez cinco minutos en total. Ambos funcionaron bien pero ten en cuenta que estos funcionan solo cuando hay conexión Wi-Fi. Los asistentes inteligentes no son compatibles con Bluetooth.

Conclusión

Move cumple. Y debería, porque es un altavoz de $399. Claro, podrías gastar $199 en un Sonos One y probablemente estar muy feliz. Por otros $200, sin embargo, obtienes un altavoz que puede moverse por tu casa, proporcionar algo de ambiente durante una barbacoa en tu patio trasero o mantener a los niños cantando al unísono mientras corren por el campamento en una acampada. Para algunos, esa diferencia de precio vale mucho la pena.

Nos encanta poder llevarlo con nosotros al garaje, al dormitorio de invitados o al porche. Renunciar a la necesidad de desconectar un Sonos con cable, volver a conectarlo, esperar a que se conecte a Wi-Fi y luego comenzar a reproducir música es increíblemente conveniente.

En ese sentido, resuelve un punto de dolor. Dura 11 horas sólidas, y el sonido es tan potente como el de un altavoz fijo. Funciona con los sistemas Sonos actuales y da la opción de usar Wi-Fi y Bluetooth. Obtienes mucho por ese dinero, pero seamos claros: no compres el Move solo para usarlo como altavoz Bluetooth. Para eso estarías mejor con un altavoz de menos de $100.

Pero si quieres la experiencia Sonos completa, con toda la conectividad y el soporte que puedes llevar a cualquier lugar, entonces el Move vale la pena.

Nota: Los precios anteriores reflejan el precio en el momento de la publicación del artículo.