CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Funes de Rioja: «Hay que buscar prácticas profesionalizantes»

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, se declaró este martes en CNN Radio a favor de una reforma laboral y advirtió que «si no nos adaptamos» se corre el riesgo de «tener maquinaria y no quien las opere».

«Las nuevas tecnologías nos  proyectan a esta cuarta revolución industrial que llegó y si no nos adaptamos y buscamos prácticas profesionalizantes podemos tener maquinaria y no quien las opera y gente que emigre buscando otros horizontes», sostuvo en Café con Pepe.

El empresario dijo que «la tecnología necesita una nueva educación y vincular empresa y empleo», aunque señaló que «hay muchas cosas que se pueden hacer a través del convenio colectivo de trabajo a medida que se puedan discutir» los temas necesarios.

Y agregó: pero «no se puede chocar contra la ley porque si no se producen conflictos de interpretación. Este es un camino para lo cual hay que darle un entorno normativo«.

Los costos laborales

Sobre la situación actual, indicó que las Pymes tienen «temas de costos laborales, incidencia de mano de obra y además tiene miedo de contratar por la industria del juicio. Hay un modelo legal para la primera y la segunda revolución industrial, no para la cuarta», apuntó.

Funes de Rioja estimó que «hay sectores que están teniendo un rebote, otros que dejaron de caer y otros que están en la expectativa».

Hay un modelo legal para la primera y la segunda revolución industrial, no para la cuarta

Por ello «no se puede afirmar categóricamente» que el país esté saliendo de la crisis y la recesión «profunda».

El empresario además dijo que «tanto por la realidad argentina» como por el acuerdo comercial firmado entre el Mercosur y la Unión Europea «es necesario entrar en una agenda de reformas estructurales que permitan competitividad».

En el sector alimentos «tenemos una presión fiscal de 40% y más de 50 por ciento sobre bebidas. Tenemos costos logísticas que triplican los internacionales. Hay un serie de factores que tienen que irse ordenando para que las empresas puedan competir» en el mundo, sostuvo.

Y concluyó: «Esa agenda es imperiosa porque hay un modelo de inserción en el mundo. La alianza Mercosur-UE implica un desafío. Hay que competir en igualdad de condiciones y no con las distorsiones» actuales.