CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Juan Domingo Roldán, la leyenda del Martillo

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina) — «Martillo», lo apodaban, por la contundencia de sus puños. Fue una figura destacada de una época dorada del boxeo internacional en los años ochenta, peleó tres veces por el título mundial de los medianos frente a campeones como Marvin Hagler, Thomas Hearns y Michael Nunn y, aunque no pudo alcanzar la corona, se transformó en uno de los grandes del pugilismo argentino de todos los tiempos. Juan Domingo Roldán conversó este sábado con Guillermo Panizza y su equipo durante el programa CNN Aire de mañana. 

A los 62 años, el cordobés de Freyre lleva una vida apacible, ligada al campo y siempre junto con su mujer. Asados con amigos, viajes a las provincias donde lo invitan a dar charlas, paseos a menudo y contemplación de la naturaleza: «Soy un loco enamorado de los pájaros y las plantas».

Para ser campeón de mundo me faltó suerte. Tuve enfrente a algunos de los mejores de la historia del boxeo

Evoca que mandó a la lona al gran Hagler y ruega que «no cierren el Luna Park», frente a la posibilidad de que el mítico estadio de Corrientes y Bouchard sea vendido. «Fui el último que lo llenó», afirma conmovido. Comenta que le «faltó suerte para ser campeón mundial», en parte porque combatía en Las Vegas, «la casa» de los monarcas, y en parte porque tuvo enfrente «a algunos de los mejores» de la historia del boxeo. «Para mí lo importante era pelear y hacer un buen papel», resume.

Recuerda además cuando, a los 15 años, peleó contra un oso en una función de circo, en Freyre: «Me dieron un montón de plata. Fue duro. Aguanté. No hubo vencedor ni vencido», repasa como si hubiera sido lo más natural del mundo.

Cuenta que conoció a Carlos Monzón pero no está siguiendo la serie sobre su vida. «Lo quise mucho. Hizo cosas que no debía hacer. Dos meses antes del accidente en el que se mató lo visité en la cárcel». Y admite que cuando veía pelear al Chino Maidana se «emocionaba», porque «era parecido» a él en su estilo y también tuvo que vérselas en el ring con «los más grandes», por ejemplo el multicampeón Floyd Mayweather. Contra los fenómenos, igual que Martillo, la leyenda.