CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Elecciones Argentina 2019

Se cierra un interrogante y ahora se abre otro mayor

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — Por Daniel Juri*

Argentina cerró este 11 de agosto un gran signo de interrogación. Pero a partir del minuto 0 del lunes 12 se abre otro aún mayor: cómo transitará este país su camino hasta las elecciones presidenciales del 27 de octubre, luego de estas Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que actuaron como una especie de gran encuesta nacional, aunque con una diferencia notoria: esta vez, los datos salieron de las urnas y fueron los propios ciudadanos, y no la especulación, quienes marcaron el pulso real de Argentina.

La oferta electoral estuvo resumida en diez candidatos, aunque todos los ojos estuvieron puestos en dos fórmulas: las de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, que lograron un contundente triunfo con el 47% por encima del actual presidente Mauricio Macri y el senador peronista Miguel Ángel Pichetto que obtuvieron un previsible segundo lugar, con el 32,%, escrutados más del 98% de los votos.

Tercero, lejos, quedó el exministro de Economía de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna, que no logró terciar en la disputa con un 8,2%. Luego, se ubicó la izquierda, que se nucleó detrás de la candidatura del diputado Nicolás del Caño, con el 2,8% de los votos.

Inevitable, la fuerte polarización del electorado se hizo sentir en las urnas. Jaqueado por una recesión económica que ya lleva más de un año y todas las variables económicas en rojo y a la baja -salvo la inflación que fue lo único que subió en este difícil año económico- el presidente Macri tiene ahora por delante una dura tarea: sostener la economía de aquí a octubre.

Del otro lado de la grieta, Alberto Fernández seguirá intentando borrar un pasado reciente, el del gobierno de Cristina Kirchner, del cual él formó parte hasta que terminaron enfrentados. La ecuación no es sencilla: se trata, por un lado, de arengar y retener a la militancia “dura”, la que acompañó desde un principio, muy a pesar de las denuncias de corrupción que llovieron sobre exfuncionarios kirchneristas y sobre la propia Cristina Kirchner y, por el otro, de mantener con promesas de recuperación económica a los desencantados de Mauricio Macri.

Y más allá de la grieta emocional, lo que quedó en evidencia también fue la grieta geográfica que recorre este país. De un lado, la populosa y poderosa Provincia de Buenos Aires que concentra el 37 por ciento del padrón electoral de todo el país y también los mayores índices de pobreza marchando detrás de la figura de Cristina Kirchner. Del otro, la pujante Ciudad de Buenos Aires y provincias como Córdoba y Mendoza.

En un día soleado y casi primaveral, al menos en Buenos Aires, las PASO argentinas se desarrollaron en una jornada electoral tranquila y sin incidentes, con un alto nivel de participación, por tratarse de una Primaria: votó el 75 por ciento de la población.

Nota aparte merece la elección de gobernador de Santa Cruz, el histórico feudo de los Kirchner, donde la gobernadora Alicia Kirchner, cuñada de la expresidenta argentina, que alcanzaba un 57% y obtenía la reelección con el 67% de las mesas escrutadas en esa provincia.

Los argentinos decidieron en esta jornada electoral empezar a escribir un nuevo capítulo de la historia. Aunque es una historia que recién empieza: queda un largo camino hasta la presidencial del 27 de octubre, día de la definición final.

*Director periodístico de CNN Radio