CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Un testimonio en primera persona, a 20 años de la tragedia de LAPA

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina) — Marisa Beiró sabe muy bien que «todos los días es un volver a empezar». Hace 20 años sobrevivió a la tragedia de LAPA. Desde entonces soportó 51 operaciones y la adversidad de un fallo que, enfatiza, dejó todo «en la impunidad». En el programa CNN Aire de mañana, recordó el «silencio» de aquel día y contó que rezó en la ambulancia tras el terrible accidente.

«La muerte no duele, creo que es paz», definió Beiró, en diálogo con Guillermo Panizza y su equipo. «Veinte años atrás le pedí a Dios que me diera vida para ver a mis hijos cuando llegaran a la mayoría de edad», agregó, para enseguida resaltar la importancia de «tener los cinco sentidos» enfocados en la existencia, tratando de no hacerse problemas por cuestiones menores.

Todos los días es un volver a empezar. Vivamos hoy. Y otro poco mañana, si llegamos a mañana

El 31 de agosto de 1999, el vuelo 3142 de Líneas Aéreas Privadas Argentinas (LAPA) protagonizó uno de los más graves accidentes de la historia de la aviación argentina, en el que murieron 65 personas. El Boeing 737 debía partir desde el Aeroparque metropolitano con destino a Córdoba a las 20.36, con 98 pasajeros y 5 tripulantes. Pero la nave no levantó vuelo en la operación de despegue y siguió su recorrido hasta fuera de los límites del aeropuerto, hasta chocar con unas máquinas viales, un terraplén y una planta reguladora de gas, lo cual provocó un incendio fatal.

Beiró rememora: «Había ido con ocho compañeras de trabajo a un curso de capacitación de una línea de cosméticos francesa. Era un martes hermoso en Aeroparque y tomábamos café antes del vuelo, pensando en el regreso a casa. Subimos al avión muy contentas. Ellas no sabían que nunca más volverían y yo no sabía que volvería un añito después».

Cuenta Beiró que cuando la nave comenzó a carretear puso su cabeza entre las piernas y que «se había desgarrado toda la ropa». Y puntualiza que se tardó nueve años para que la causa llegara a los tribunales en 2008. «El juicio oral y público fue el más largo de la historia en nuestro país. El fallo dejó a todos libres en 2010, sin culpa de nada».

En 2014, Beiró sufrió un accidente automovilístico: un vuelco en el trayecto de Villa Dolores, Córdoba, a Chilecito, La Rioja. «Sentí lo mismo» que en la tragedia de LAPA, revela. A partir de estas dos experiencias, Marisa piensa en voz alta: «Vivamos hoy. Y mañana otro poco, si llegamos a mañana».