CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

«En la Argentina se castiga el empleo formal, que es muy caro»

Por CNN Radio Argentina, Francisco Olivera

(CNN Radio Argentina) — El economista Jorge Colina manifestó este domingo en CNN Radio que «hay gente que trabaja aunque reciba subsidios» y otra que también los cobra pero «prefiere estar en su casa» y queda fuera de mercado laboral, a la vez que señaló que «se han hecho estudios» que revelaron que en los acampes piqueteros en la 9 de Julio había personas que «trabajan informalmente» en forma complementaria al plan social.

El analista del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) dijo en el programa Hora 10 que quienes perciben subsidios, por lo general, «tienen pocos niveles de formación para el trabajo», situación que, según su punto de vista, condiciona al empresario a la hora de dar empleo. «Hay que tratar de que el hijo del subsidiado no repita la historia del padre. Y que termine la secundaria, para ayudarlo a ingresar en el mercado laboral», postuló el especialista, para después indicar que el paso siguiente consistiría en «la reconversión».

La gente que recibe subsidios tiene pocos niveles de formación para el trabajo

«El empleo formal es muy caro en la Argentina y se lo castiga», aseguró Colina, motivo por el cual el subsidiado se ve forzado a pensar en una ocupación como cuentapropista. Y subrayó que «el trabajo en blanco se ha vuelto restrictivo», circunstancia que requiere «hacerlo más fácil, con menos costos y sin cargar tantos impuestos».

Colina destacó el esquema que se aplica en Dinamarca, «con casi cero de cargas sociales». En el país europeo, dijo, «no hay indemnización por despido, pero sí un generoso subsidio por desempleo durante cuatro años. Pero difícilmente alguien llegue a ese plazo porque se exige que el desocupado salga a buscar trabajo».

Finalmente, el economista cuantificó en 200.000 la cifra de nuevos desocupados en la Argentina y puntualizó que además hay 400.000 personas que trabajan pero quieren sumar horas laborales y no lo consiguen.