CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El ejemplo de una escuela rural de San Juan a través de un proyecto de robótica

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — La palabra es orgullo. Por las raíces, por el empuje y, como consecuencia, por los logros. Ivana Rivas señala este domingo en CNN Radio que «hay que generar» sin «pedirle todo al Estado». Y que de este modo se alcanzan las recompensas. En su caso, el primer premio en el certamen Maestros Argentinos, del Ministerio de Educación de la Nación, desde una escuela rural, lo que le deparó al establecimiento un millón de pesos para el equipamiento y el desarrollo de actividades.

Rivas es la directora de la secundaria Obispo Zapata, en Caucete, San Juan. Desde 2015, cuando encontró un colegio «desgastado», puso manos a la obra junto con docentes, alumnos y padres. «Un día llegaron a a institución unos kits de robótica y los chicos empezaron a investigar. Después buscamos gente que nos ayudara y en 2018 ganamos el Maratón de Programación y Robótica», cuenta la docente. Ese fue el preludio de lo que sucedió un año después, cuando el equipo docente de la escuela que dirige en un remoto paraje se consagró como el mejor de país.

Los alumnos pueden cuando se les da las mínimas herramientas

«Los alumnos pueden cuando se les da las mínimas herramientas. Algunos incluso viajaron a Estados Unidos y ahora son convocados por escuelas de la zona y de otras provincias para que expliquen cómo hicieron para alcanzar estos logros», dice Rivas en el programa CNN Campo, en diálogo con los conductores Martín Melo y Joaquín Pinasco.

Con este impulso, «los docentes comenzaron a usar la robótica», puntualiza Rivas, quien también informa que los alumnos de sexto año «están trabajando con el tema del agua en una zona en que las fincas se secan». Y enseguida desliza: «Nos han llamado de algunas empresas», interesadas en los proyectos que promueve la Obispo Zapata, que pueden -indica con satisfacción– «generar trabajo».

En diciembre, alumnos de la escuela Obispo Zapata viajarán a Japón para un intercambio estudiantil

¿Por qué una escuela rural, a la que se accede a pie, muchas veces desde lejos, en la que las privaciones no resultan ajenas, supera a colegios urbanos? Rivas ensaya una hipótesis: «Acá a los chicos todo les llama la atención. Y valoran, por ejemplo, que hayamos abierto un minikiosco atendido por docentes para poder incorporar internet. Esa es la brecha con la ciudad».

El 1° de diciembre, cinco estudiantes de establecimiento viajarán a Japón para un intercambio y ya «se están preparando a full con el inglés, incluso sábados y domingos», revela la directora. Estos y otros jóvenes, que fundaron en 2017 el Morning Club de Robótica, todos los días aprenden y enseñan.