CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Jorge Castro y la crisis en Bolivia: «Es el comienzo de una guerra civil»

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)— El analista internacional Jorge Castro advirtió este viernes en CNN Radio que Bolivia vive hoy «el comienzo de una guerra civil«.

«Lo que está ocurriendo es el comienzo de la guerra civil. Es una manifestación de enfrentamiento generalizado y violencia desplegada en todos los planos», alertó Castro en diálogo con Café con Pepe, que conduce Pepe Gil Vidal.

En la entrevista, el experto dijo que «no sería lo más conveniente para Argentina» que Evo Morales, actualmente en México, finalmente reciba asilo en el país.

«Da la impresión de que no sería lo más conveniente para Argentina tener a uno de los protagonistas fundamentales de lo que se constituye en una guerra civil residiendo en Argentina, un país fronterizo» a Bolivia, que «no tiene poder político», donde «se han desintegrado sus estructuras estatales y se encuentra frente a una incipiente guerra civil», indicó.

Al respecto, señaló que uno de los protagonistas fundamentales, como Evo Morales, llama, incita y convoca a la resistencia activa contra el gobierno de Jeanine Áñez y sostiene que está dispuesto a volver y ejercer el poder político».

Bolivia no tiene poder político, se han desintegrado sus estructuras estatales y se encuentra frente a una incipiente guerra civil

En Bolivia, prosiguió, «se está profundizando el proceso de desintegración de las estructuras estatales y del vacío de poder con la característica de que en los últimos tres días han comenzado movilizaciones a gran escala de partidarios de Evo Morales desde distintos puntos de Bolivia, comenzando desde El Alto, que se dirigen hacia el centro de la paz y tienen una actitud de extrema combatividad».

Según Castro, esos manifestantes desconocen a la presidenta «autoelegida Áñez» y «reclaman la reposición en el poder del presidente Morales. La situación toma una característica creciente de choques generalizados, primero con la policía y después con el movimiento de tipo insurreccional liderado por Luis Fernando Camacho» que «finalmente logró derrocar a Morales».

Jorge Castro y la crisis en Bolivia (Foto de Telam)

«Extrema gravedad»

Castro afirmó además que «el proceso de descomposición del poder político también se manifiesta en las estructuras de la recientemente autodesignada presidenta Áñez» y señaló que «los partidarios del MAS (Movimiento Al Socialismo, el partido de Morales) se apoderaron de la Cámara de Diputados».

«Y como tienen mayoría de dos tercios en ambas cámaras procedieron a designar nuevas autoridades y su presidente es un diputado del MAS de El Alto, indígena, Sergio Choque, y han recamado la reinstalación de Evo Morales en el ejercicio del poder», indicó.

Y acotó: «Es una situación de extrema gravedad, con un vacío de poder creciente y una tensión generalizada a la violencia a gran escala«.

Castro dijo que «el gobierno constituido por la presidenta autodesignada Áñez es una expresión nítida del movimiento insurreccional que, actuando por afuera de las instituciones, logró derrocar a Evo Morales con epicentro en el comité cívico de Santa Cruz de la Sierra».

Es una situación de extrema gravedad, con un vacío de poder creciente y una tensión generalizada a la violencia a gran escala

En ese sentido, señaló que este gobierno de Áñez «tiene una dificultad estructural para establecer un camino de negociación con el MAS» y precisó que «a esta debilidad estructural hay que agregar el hecho de que la presidenta ha señalado que su gobierno tiene dos objetivos: llamar a elecciones en un plazo de 90 días y la eliminación de la candidatura de Evo Morales y el vicepresidente (Álvaro) García Linera» de esos comicios.