CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Ley de Góndolas: diferentes visiones, entre respaldos y reparos

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– La Ley de Góndolas divide las aguas en el mundo de la producción y comercialización de alimentos con el respaldo firme de los pequeños y medianos empresarios y las críticas de grandes compañías a un proyecto que ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados y fue girado al Senado.

El tema fue analizado hoy en Café con Pepe con dos visiones de una misma realidad. Por un lado el vicepresidente de la Confederación Empresaria Argentina (CGERA), Ariel Aguilar , que nuclea a Pymes, y por el otro Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Aguilar defendió la ley aprobada en Diputados y dijo que ahora «la gran discusión que hay que dar es la concentración en la formación de precios».

«La Ley de Góndolas es una medida en sentido positivo. Hay otras variables» que provocan inflación y que «hacen a la formación de precios y de ese lugar hablamos de concentración», sostuvo.

Aguilar dijo que se trata de permitir «el ingreso de las Pymes a un espacio importante de la góndola» y señaló que a las pequeñas y medianas empresas «le cobraban por determinados espacios» en los supermercados.

«Cualquier medida que vaya en sentido de desconcentrar la economía, en cualquiera de los eslabones de la cadena, me parece más que interesante», afirmó.

La Cámara de Diputados aprobó y envió al Senado un proyecto de «Ley de Góndolas» que obliga a los supermercados a diversificar la oferta de sus productos para evitar oligopolios o abusos de «posición dominante» y al mismo impedir subas «injustificadas» en los precios.

Entre otros puntos, el proyecto establece que las cadenas comerciales podrán otorgar a un grupo empresario o proveedor el 30% de una góndola, pero deberá compartir con al menos otros cinco proveedores. La ley también determina que se le deberá brindar 25% del espacio a productos de las Pymes y un 5% a los de la agricultura familiar.

Cualquier medida que vaya en sentido de desconcentrar la economía, en cualquiera de los eslabones de la cadena, me parece más que interesante»

Para Aguilar, «es lógico que los sectores concentrados» de la economía se sientan «perjudicados» por esta ley. «Es la gran discusión que hay que dar» porque «el gran problema es la concentración en la formación de precios».

Por ello, dijo que no le extraña que «la parte concentrada» quiera judicializar la ley. «Bienvenida esta discusión», acotó.

¿Falta de stock?

Por su parte, Daniel Funes de Rioja expresó sus reparos con la ley y recordó que desde su sector «proponíamos que más que espacios se dieran lugares a productos que representaran competencia», pero sin hablar de «porcentajes en la góndola».

El empresario vaticinó que «cuando no haya productos representativos» en los anaqueles de los supermercados «se van a producir quiebres de stocks porque la rotación que implican determinados productos es muy fuerte y mucho más en productos frescos».

Por ello, Funes de Rioja anunció que llevarán esta discusión al Senado y precisó que «estamos dispuestos a dialogar» con el presidente electo Alberto Fernández.

«Lo que queremos es que la población» tenga a acceso a diferentes marcas, «pero no de cinco empresas» porque «representamos a 15.000 empresas y también a medianas y micro empresas, pero representamos la economía formal, no la informal».

El empresario dijo que en esta ley se parte de «preconceptos erróneos» de que los supermercados tienen más del 70 por ciento de participación en el mercado y dijo que «eso es irreal» ya que alcanza «entre 30 y 40 por ciento».

Además, negó que el sector genere «grandes ganancias» y precisó que «Argentina está con un mercado en caída de consumo» y con un uso del 50 a 60 por ciento de capacidad instalada.

«Las primeras marcas son las más deprimidas y esto por circunstancias propias del mercado», apuntó.

Funes de Rioja sostuvo que «quienes llegan a cada supermercado es una decisión entre la cadena y el proveedor y la ubicación en la góndola depende del volumen y rotación».

Al respecto, advirtió que muchas Pymes «no tienen capacidad de reposición» porque carecen de volumen o hasta de las certificaciones necesarias. La informalidad se cuela por todas las ventanas. Estas cadenas no son como los negocios de proximidad» donde «la comercialización termina siendo en negro», apuntó.

«Argentina tiene más de 15.000 empresas de alimentación y el 95% son Pymes. El resto son poderosos», aseveró.