CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Producción y puestos de trabajo del campo: Argentina verde, números rojos

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — Los salarios de la actividad ganadera son «mucho más bajos» que los de la agricultura y el 60 por ciento de quienes trabajan en el campo lo hacen en relación de dependencia, afirmó este domingo en CNN Radio el licenciado en sociología y doctor en historia Juan Manuel Villulla.

El investigador adjunto del Conicet es uno de los autores del libro Los números rojos de la Argentina verde, junto con Bruno Capdevielle y Diego Fernández, producto de un relevamiento encarado a partir de 2008 en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa. «Nos propusimos evaluar cómo le llegan a la gente del campo los aumentos productivos», dijo Villulla en el programa CNN Campo.

Los salarios de la actividad ganadera son mucho más bajos que los de la agricultura

En diálogo con los conductores Martín Melo y Joaquín Pinasco, el experto comentó que, en un período de diez años, «la producción aumentó un 40 por ciento y el área sembrada, un 20». Sin embargo, agregó, «la agricultura y la ganadería perdieron un 10 por ciento de puestos de trabajo. Eso enciende alertas».

Villulla citó que, según el reciente Censo Nacional Agropecuario, «despareció un 20-25 por ciento de las explotaciones agropecuarias», lo cual equivale a la marginación de «tres productores por cada trabajador despedido».

En el agro se perdió un 10 por ciento de puestos de trabajo

«Cierran chacras y dejan empleados en la calle», manifestó el especialista», razón por la cual consideró necesario «poner el foco en la gente más que en el producto». En 2003, deslizó, la presión impositiva sobre los pequeños productores era de 43 por ciento y actualmente ese guarismo bajó a 34 por ciento. Pero subió en una proporción mayúscula la cantidad de productores que encuadran en la categoría máxima del impuesto a las Ganancias: 72 por ciento.

«¿Qué políticas específicas se les puede brindar a los productores? Tal vez diferenciar en escalas» en el abanico entre pequeños y grandes, sopesó Villulla. Y cerró: «La mayor sorpresa para mal de nuestra investigación fue la pérdida de empleo cuando la producción va en línea ascendente. Como positivo rescato una cierta recomposición del salario de los operarios de maquinaria agrícola».