CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Instituto Próvolo: «Una vez más David venció a Goliat»

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina) — «Una vez más David venció a Goliat». La que habla es Paola, mamá de unas de las víctimas de los abusos sexuales en el Instituto Próvolo de Mendoza, entrevistada este martes en CNN Radio.

«El gobierno miró para el otro lado. Fuimos engañados en miles de reuniones. No solo como mamá sino también como colectivo. Fue una larga batalla. Una vez más David venció a Goliat. La verdad salió a la luz», aseveró la mujer en Café con Pepe.

La Justicia argentina dictó condenas de entre 18 y 45 años de prisión para los tres acusados en el primer juicio por abuso sexual en el Instituto Próvolo. El caso expuso las denuncias de más de 20 menores sordos contra dos sacerdotes y un jardinero del colegio e internado en la provincia de Mendoza. Los tres imputados fueron sentenciados por abuso sexual agravado con acceso carnal, abuso sexual simple y corrupción de menores.

VER MÁS: Instituto Próvolo: “Una vez más David venció a Goliat”

Paola, cuyo apellido y el nombre de su hija CNN Radio preserva por cuestiones legales, dijo que hoy «sentimos que se hizo justicia» y señaló que «fue una condena ejemplar» que «servirá para otras luchas que aun no reciben justicia».

El exdirector del instituto, el sacerdote Nicolás Corradi, de 83 años, fue sentenciado a 42 años de prisión por cinco hechos. Corradi cumple arresto domiciliario, debido a su edad avanzada y varios problemas de salud.

Otro sacerdote, Horacio Hugo Corbacho, de 59 años, recibió la mayor condena dictada por el tribunal en este caso: 45 años de prisión, por 13 hechos. El jardinero Armando Gómez, de 49, fue condenado a 18 años por dos hechos. Tanto Corbacho como Gómez están detenidos en una cárcel de Mendoza.

En su diálogo con Café con Pepe, Paola afirmó que la lucha de los padres tuvo resultado con «esta condena ejemplar».

Además, dijo que la Iglesia «en ningún momento» los ayudó sino «todo lo contrario» ya que «vinieron a entorpecer la investigación».

«Quiero que mi hija sea feliz y logre estudiar«, concluyó.