CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

¿Por qué algunos padres no vacunan a sus hijos contra el sarampión?

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)— Los casos de sarampión reportados en Argentina y en la región han desatado la alarma de las autoridades y una enorme preocupación en los padres ya que la mayor incidencia de la enfermedad se observa en niños menores de un año que aún no se pueden vacunar.

Roberto Debbag, coordinador de Relaciones Institucionales del Hospital Garrahan y vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, habló este viernes en Café con Pepe y responsabilizó de esta emergencia a la “disminución de la tasa de vacunación” en todo el mundo y “otras cuestiones” que han sacudido a la región como las grandes migraciones internas.

“Hay disminución de la tasa de vacunación producto de lo que pasa en el resto del mundo, que es esta desconfianza a las vacunas y otras cuestiones que han pasado en la región con la migración interna y la re-emergencia que estaban controladas”, explicó.

En ese caso citó la experiencia venezolana. “Hay cinco millones de personas de Venezuela que se han movilizado y han estado en crisis sanitaria que han estado sin vacunación“, expuso.

El especialista dijo que en el país “hay vacunas y son gratuitas” y precisó que en el caso del sarampión no ha habido faltantes como sí ocurrió con otras dosis como la del meningococo.

“Esta vacuna (contra el sarampión, la triple viral) siempre ha habido en Argentina“, indicó.

En lo que va del del año se reportaron 61 casos de sarampión. Se trata del mayor brote desde la eliminación endémica de esta enfermedad alcanzada en 2000 y certificada en 2016 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La mayoría de los casos fueron registrados en la Ciudad de Buenos Aires y en el territorio bonaerense, en especial en el Gran Buenos Aires, entre menores de un año.

En un mensaje en Twitter, el presidente electo, Alberto Fernández, responsabilizó al gobierno por esta situación. “Ya son 61 los casos confirmados de sarampión porque el ajuste de este Gobierno llegó a la inmoralidad de no garantizar la vacunación. Estos son los efectos de cumplir con el programa del FMI a cualquier precio. Debemos corregirlo con urgencia”, sostuvo.

Preocupan los casos de sarampión (Foto de Telam)

¿Qué pasa en el resto del mundo?

Debbag dijo que “en Argentina estamos viviendo una cantidad de casos menor a lo que pasa en muchos países del mundo y en Latinoamérica” y señaló que en Brasil por ejemplo se reportaron 11.000 casos.

“Se debe a que en los últimos años en el mundo en general y en Latinoamérica en particular hubo una reducción en las tasas de vacunación. Si la tasa está por debajo al 97 por ciento de los niños ahí se producen brotes epidémicos cuando se produce circulación del virus. Esto está pasando en Argentina”, indicó.

El experto dijo que “no es una cuestión económica porque las vacunas son de bajo costo” y señaló que “en el mundo hay una tendencia” a una menor vacunación” y este fenómeno “en Argentina y en Latinoamérica es menor a la europea y  a la de Estado Unidos”.

Si la tasa está por debajo al 97 por ciento de los niños ahí se producen brotes epidémicos cuando se produce circulación del virus

“Los padres deciden no vacunar a sus hijos, producen una pérdida de confianza en ellos mismos con sus hijos y en otros padres y hay una reducción de la aceptación de la vacuna”, sostuvo.

Sobre los motivos por los cuales los padres no vacunan a sus hijos, el especialista mencionó que esa desconfianza “no está basada en creencias científicos” sino en cuestionamientos como que se trata de “productos biológicos que no tienen componentes seguros”.

También se mezclan cuestiones religiosas. En la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn ha ocurrido el 50 por ciento de los casos de Estados Unidos porque son reticentes a la vacunación”, aseveró.

Además recordó que esta situación viene de los años 70 cuando un médico inglés publicó una investigación que resultó ser falsa que relacionada a la vacuna del sarampión con el autismo.

“Este médico tenía intereses propios con otras medidas de prevención. Viajó a Estados Unidos y es hoy uno de los grandes activistas anti-vacunas”, acotó.