CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Fútbol, inferiores y Patria Potestad

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina)— La salida de una de las promesas de las inferiores de River Plate al fútbol español, a través de la Patria Potestad, reavivó el debate sobre este fenómeno que preocupa cada vez más a los clubes del fútbol argentino.

Mariano Lizardo, presidente del departamento jurídico de Vélez Sársfield, habló este sábado en CNN Radio sobre este tema y advirtió que ante el poderío de los clubes europeos y la difícil situación de la economía argentina «se nos hace imposible» mantener a los chicos de las inferiores.

El tema volvió a cobrar relevancia después que Tiago Geralnik, talentoso volante de las inferiores de River, se fuera al Villarreal de España luego que sus padres hicieran uso de la Patria Potestad.

«Es un un problema que nos ataña desde hace muchísimo tiempo. Esto se ve en los clubes formadores y que tenemos divisiones inferiores muy nutridas. Hoy le esta tocando a River y Boca, pero uno de los primeros casos que llegó a la FIFA y al TAS fue el de Benjamín Garré», explicó.

Lizardo dijo que «debido al gran potencial económico que tienen los clubes europeos y la situación económica del país se nos hace imposible» retener a los futbolistas jóvenes.

«Se nos hace imposible hacer contrato a chicos que cumplen 16 años. Nosotros podemos hacer contrato cuando cumplen 16 años. Hay 40 a 50 chicos por división y elegís en base a lo que te dicen los coordinadores. Pero cuando preparás el contrato se los llevan o no te lo firman por la falta de ética» de quienes piensan en «salvarse», afirmó.

Lizardo dijo que en el caso de Vélez hay chicos de 8 a 9 años en la pensión y el club «los lleva a la escuela primaria, les da de comer, los hace leer, la tarea, los viste..» y señaló que cuando se los llevan a los 16 años «dejan la escolaridad, pierden un año de estudio y los sacan de su ámbito familiar».

«Los padres piensan que con eso es la salvación de su vida«, indicó.