CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Historias de argentinos en cuarentena o varados en el exterior

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)- Dos testimonios de argentinos que viajaron al exterior antes de desatarse la pandemia reflejan la dura realidad que deben enfrentar algunos compatriotas. Uno de ellos en cuarentena en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires; el otro varado en Barcelona y con problemas de salud.

Ricardo Casal y Atilio de Segovia hablaron este jueves en Café con Pepe sobre la realidad que el coronavirus les hace vivir.

De Segovia esta varado en Barcelona, junto a su esposa y un hermano. Fue operado de cáncer y se le realizó un tratamiento de radioterapia. “Para esta época me tenía que hacer un primer control y estamos viviendo ahora una incertidumbre más”, expuso.

En su diálogo con Pepe Gil Vidal, comentó que tiene medicación para otros tres días, aunque contó que el consulado está tratando de ayudarlo en conseguir una medicina similar para poder seguir el tratamiento.

A él y su familia ya le cancelaron dos vuelos de regreso y ahora tienen comprados pasajes por Aerolíneas Argentinas para el 16 de abril, pero el gobierno argentino frenó las repatriaciones en el marco de la pandemia que afecta al mundo entero.

“Nos podemos mantener, abastecer, obviamente haciendo economía de guerra. También tengo ayuda familiar. Estamos en un apartamento alquilado y nos permiten hacer una extensión semanal. Aquí los hoteles están siendo tapiados con madera“, aseveró.

Ricardo Casal es otro de los argentinos en problemas, aunque en su caso pudo regresar al país y está en cuarentena en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires junto a su sobrina adolescente.

Casal explicó que viajó con su esposa y su sobrina al exterior y al volver tuvo inconvenientes en el aeropuerto porque ellos son de Olivos, en la zona norte del Gran Buenos Aires, pero su sobrina tenía la dirección de su abuela que vive en Capital Federal. Entonces, en Ezeiza dividieron a los pasajeros en dos: a los que vivían en la provincia los enviaban a sus casas y aquellos con residencia en la ciudad de Buenos Aires debían ir a un hotel.

Me metieron preso acá dentro de esta habitación“, indicó, resignado por la situación.

Casal dijo que su sobrina está a tres habitaciones de la suya y “se hace muy difícil” llevar adelante la cuarentena obligatoria.

Por ello, pidió continuar su aislamiento en su casa en Olivos y afirmó que hubo protestas entre los pasajeros “para pedir explicaciones. Nunca nos tomaron la fiebre. Nada, solo cuando subimos al avión y cuando bajamos” en Ezeiza, acotó.

La gente está muy nerviosa acá adentro“, afirmó.