CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Los estragos del coronavirus en Ecuador: “El sector funerario no da abasto”

Por CNN Radio Argentina, Francisco Olivera

(CNN Radio Argentina) — El economista y periodista José Hidalgo Pallares se refirió en CNN Radio, desde Quito, a la situación límite que atraviesa Ecuador a raíz de la pandemia de coronavirus. “El gobierno ecuatoriano fue uno de los primeros en en decretar la cuarentena casi total. Hay toque de queda después de las 14. Esto es manejable para los sectores medios y medios altos, pero no para quienes viven al día”, cuya prioridad, destacó, es “la supervivencia” y estar en sus casas “no les resulta una opción”.

Las imágenes que recorren el planeta desde Ecuador, con cadáveres desparramados en las calles de Guayaquil, dan la pauta de un cuadro pavoroso. “Hay una crisis en el sector funerario, que no da abasto. Pero quiero decir que algunas fotos que circulan son falsas, por ejemplo una de cuerpos en bolsas plásticas que corresponde a Nueva York y no a nuestro país. Sin desmerecerla, la situación no es tan grave como la exhiben”.

A Guayaquil llegaron muchos ecuatorianos que residen en Europa y tuvieron contacto social. Y los contagios se multiplicaron en todos los estratos

En el programa Hora 10, Hidalgo Pallares describió: “Ecuador está dividido en dos: la provincia de Guayas, donde está Guayaquil, y otras cercanas, por un lado. Por el otro, el resto del país, donde los casos de coronavirus son más bajos”. Y amplió: “Las cifras oficiales de casos y de muertes están subestimadas. Son el triple de lo que se habla”.

“A Guayaquil llegaron muchos ecuatorianos que residen en Europa y tuvieron contacto social. Y los contagios se multiplicaron en todos los estratos”, sopesó, en diálogo con Francisco Olivera y su equipo. “La situación económica de Ecuador es más complicada que en el resto de la región. Es un país echado a su suerte de conseguir financiamiento exterior. No hay inflación, pero al no tener moneda propia tampoco existe la posibilidad de emisión”, señaló.

De todos modos, remarcó que la chance de salir de la dolarización “es casi nula. Nadie quiere volver a la moneda propia. Pero estamos viviendo la cara más fea de la dolarización, en un sistema rígido. Las actividades están paralizadas desde el 16 de marzo hasta el 12 de abril”.