CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Delitos rurales: «Sorprende la cantidad de casos»

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — Ignacio Mántaras, secretario de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Provincia de Santa Fe (CARSFE), señaló este domingo en CNN Radio que los delitos rurales que se vienen produciendo en zonas productivas agrarias deben ser abordados «de manera sistemática, analizando cada actor parlamental o funcionario que tiene responsabilidades en los ilícitos», al tiempo que resaltó que las fuerzas policiales carecen de «elementos acordes a las áreas que cubren».

En el ciclo CNN Campo, el dirigente sostuvo que las patrullas «no cuentan con personal suficiente para la guardia rural» ni sus integrantes están bien pagos, a la vez que «no tienen chalecos antibalas» y les falta respaldo tecnológico. «Tendrían que ser una fuerza de élite del siglo XXI», evaluó en diálogo con Martín Melo y Joaquín Pinasco.

Las patrullas no cuentan con personal suficiente para la guardia rural

CARSFE elaboró un informe sobre esta problemática, que incluye la frecuente rotura de silos bolsa. «Nuestro objetivo es interpelar a las autoridades. Empezamos a confeccionar el mapa del delito. Son avances silenciosos», indicó.

Hay un mensaje agresivo hacia los productores agropecuarios

Lo episodios delictivos se vienen registrando en Santa Fe, donde «sorprende la cantidad de casos», expuso, pero también en la Provincia de Buenos Aires y en Córdoba.

«Hay manifestaciones livianas» de dirigentes políticos como Juan Cabandié (ministro de Ambiente de la Nación), «quien dijo que el glifosato es veneno», recalcó. Y hubo otras expresiones en ese sentido, reforzó. Eso significa «descalificar a los productores. Tal vez las roturas de silos bolsa sean consecuencia de esto», subrayó Mántaras, para luego agregar que las personas vinculadas al «agro» y la «ruralidad» son «ciudadanos de segunda» en la Argentina. «Hay un mensaje agresivo hacia los productores agropecuarios», concluyó.