CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Cómo se vive hoy en el Barrio Azul de Quilmes aislado por el coronavirus

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)–¿Qué está pasando en el Barrio Azul, aislado por la policía en la localidad bonaerense de Quilmes tras reportarse 85 casos de coronavirus? Valeria Mansilla, vecina de esta barriada popular, dijo este martes en CNN Radio que las autoridades reaccionaron «tarde» y afirmó que los pedidos de ayuda comenzaron hace una semana.

«Por supuesto que se reaccionó tarde. Venimos llamando y quejándonos desde hace mas de una semana», aseguró Mansilla en Café con Pepe.

En el Barrio Azul se reportaron 85 casos positivos y 100 personas con síntomas de coronavirus. El gobierno de la provincia de Buenos Aires resolvió aislar la villa para evitar que el brote se extienda a otros barrios carenciados de la zona, como la vecina villa Itatí.

Mansilla dijo que vive con su marido y sus dos hijos adolescentes en el barrio y afirmó que «en estos momentos» la situación está «bastante tranquila, pero ayer fue un caos, una desorganización. La entrega de mercadería» se realizó en medio de vecinos que «se desesperaban» por conseguir sus cajas.

Y acotó: «Perdieron la paciencia porque la mercadería había llegado muy tarde. Estuvo muy tenso todo«.

Mansilla dijo que su familia recibió alimentos pero aclaró «hay una gran parte» del barrio que «no recibió la mercadería. Iban a ver su hoy llegaba otro camión para abastecer la parte que faltó», apuntó.

Testeos y situación sanitaria

Sobre la cantidad de test realizados, dijo que «ayer no testearon a nadie de mi parte» de la vila. Dijeron que hoy iban a seguir, me la paso reclamando que acá nunca llegan, dijeron que hoy iban a andar de nuevo. Espero que lleguen», confió.

Mansilla se refirió además a la situación que viven los vecinos del barrio y explicó que «hay casas que tienen hasta dos o tres familias dentro» e incluso comentó que conoce una casa «con cuatro familias que tiene 4 o 5 chiquitos».

«Hay muchísimos abuelos que necesitan medicamentos. Ayer me decían eso, que hay chicos con epilepsia que necesitan drogas especiales para poder contenerlos. Ayer estaban con ataques. Tratamos de ver que al menos nos dejen salir a comprar medicamentos«, enfatizó.

En ese sentido, dijo que «estaban organizando a un grupo para hacer las compras para que quien les tenga que comprar medicamentos se le de (la lista) a esa persona y lo compra, pero todavía no han organizado nada».

En cuanto a las pruebas realizadas, Mansilla dijo que «los que anda haciendo los testeos son personas comunes y corrientes como yo, no andan con médicos o especialistas» y mencionó que en el barrio se comenta que «los cuatro hospitales de la zona están superados» y por ello trasladan a los enfermos a una zona de aislamiento.

Sobre la situación sanitaria dijo que «acá siempre hubo problemas con el agua. No tenemos agua potable. Las mangueras corren por la zanja, a veces sale agua podrida. Por más que la hiervas no la pueden tomar» los vecinos, ejemplificó.

Finalmente, dejó un mensaje para el futuro. «No se olviden de esta parte del barrio, esta parte está olvidada desde hace muchísimos años, no de este gobierno, no del anterior, hace muchísimos tiempo que reclamamos que nos ayuden con agua, luz, las casas… Hay casas que están hechas arriba de una zanja. Es impresionante lo que vivimos, que cuando abra la cuarentena no se olviden de nosotros «.