CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El exministro Buryaile alertó sobre la «desaparición de inversiones»

Por CNN Radio Argentina, Nacho Girón

(CNN Radio Argentina)– El exministro de Agricultura y diputado nacional de Juntos por el Cambio Ricardo Buryaile dijo este martes en CNN Radio que la intervención y el proyecto de expropiación de la empresa agroexportadora Vicentin provocará una eventual distorsión del mercado y la «desaparición de inversiones» en el país.

«El Estado puede empezar a ponerle un precio político al producto, distorsionando» al mercado de granos, sostuvo en CNN Primera Mañana que se transmite en dúplex con CNN en Español.

Y señaló: «Cuando interviene el Estado, a través de herramientas que tiene, el mercado se puede empezar a distorsionar. La invocación de hacer esa soberanía alimentaria terminará siendo uno de los responsables quizás de la distorsión del mercado y la desaparición de inversiones en nuestro país».

El legislador dijo que «la medida del Gobierno es innecesaria, porque el Estado para garantizar el recupero de sus acreencias lo que tiene que hacer es mantener a la empresa funcionando en el concurso preventivo».

Añadió que «la medida crea una sensación rara para quienes quieran invertir… si decimos que queremos estar en el mundo capitalista y traer inversiones, no es la mejor decisión hacer que el Estado, sin ninguna atribución legal, se apropie de una empresa y después mande un proyecto de expropiación».

«El mercado de granos es uno de los más transparentes; ni los exportadores ni los productores son capaces de cambiar esa realidad… pero el Estado puede empezar a poner un precio político al producto, distorsionando un mercado en el que hoy todo el mundo sabe cuánto cuesta la tonelada de soja. Cuando el Estado interviene, el mercado se distorsiona«, insistió.

Finalmente, dijo que «siempre todas estas medias están recubiertas de nobles causas» como garantizar las fuentes de trabajo y el cobro de deudas por parte de los productores, pero se preguntó: «¿eso no lo podíamos hacer con una invitación al capital privado».

«Acá Argentina está en default, más allá de que los acreedoes no reclamen la deuda. Argentina por 503 millones de dólares está en defualt y salio de shopping y se compró una cerealera que hay que pagar 1.500 millones. ¿Cómo va a recibir esto un bonista que tenia que cobrar 503 millones?».