CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El plan de la Ciudad para aliviar la presión impositiva sobre los comercios

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)– El ministro de Desarrollo Económico y Producción de la Ciudad, José Luis Giusti, afirmó este miércoles en CNN Radio que el gobierno porteño realizará «un esfuerzo importantísimo», con un costo de 600 millones de pesos, para «aliviar» la presión impositiva de los comercios no esenciales que volverán a cerrar a partir de hoy en esta nueva etapa de la cuarentena.

«Es un esquema de ayuda y alivio para el pequeño comerciante de la Ciudad ante el nuevo cierre de estos comercios no esenciales», explicó el funcionario en Café con Pepe.

Giusti dijo que el gobierno de la Ciudad decidió condonar a estos locales dos cuotas del impuesto de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL), de junio y julio, y otorgar al mismo tiempo una línea de créditos a tasa subsidiada de 12 por ciento. «La diferencia de la tasa la ponen entre el gobierno y el Banco de la Ciudad de Buenos Aires», precisó.

Se estima que 110 mil comercios se beneficiarán con esta medida.

Para el ministro, «tratamos de llegar con un alivio ayudando a las medidas económicas que tomó el gobierno nacional con la asistencia financiera» impuesta a través del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y del plan de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

La idea es aliviar un poco apenas la difícil situación

«Es un esfuerzo del Estado de la Ciudad para intentar aliviar» la crisis, sostuvo.

«Aliviar un poco»

Giusti dijo que «es un esfuerzo importantísimo que está haciendo el Estado de la Ciudad de Buenos Aires y otros sectores» y detalló que «genera alrededor de 600 millones de pesos de costo«.

Y añadió: «La idea es aliviar un poco apenas la difícil situación» de los comerciantes que desde hoy vuelven a cerrar sus puertas al regir una cuarentena más estricta que impuso más restricciones a la circulación y al transporte público de pasajeros.

El funcionario dijo que la pandemia tuvo un enorme impacto en las arcas de la ciudad y detalló que la recaudación impositiva de abril cayó «alrededor del 40 por ciento y en mayo 35 por ciento. Esto tenía que ver con algunas aperturas parciales en mayo, pero fue un impacto importantísimo en la recaudación«, aseveró.

Giusti dijo que estas medidas «son un alivio para tratar de que lleguen a la nueva apertura» en las mejores condiciones. «Nosotros colaboramos con un aparte muy pequeña que tiene que ver con los impuestos. Estamos colaborando con los comercios, industrias, con la Cámara de la Construcción. Estamos viendo de qué manera podemos salir de esta crisis», concluyó.