CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Pensar y replantear: hacia una «nueva cultura» en el rugby argentino

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina) — El rugby argentino busca «transformar para adecuar», afirmó este domingo Raúl Calvo Soler, quien desde la organización Funrepar impulsa un proyecto surgido a partir de que la comunidad de esta actividad deportiva tomó conciencia de que «había cosas para pensar y replantear».

Calvo Soler es un abogado recibido en Barcelona que lidera un programa de concepción restaurativa implementado por la Unión Argentina de Rugby (UAR), en el que se pone énfasis en que «los conflictos de los jóvenes son ahora más complejos. El deporte ya no está exento de la violencia y tratamos de formarlos para que tengan herramientas que les permitan no terminar en la violencia fuera de la cancha».

La UAR aceptó la iniciativa frente a la pregunta de la sociedad: ¿qué está pasando?

Episodios de agresividad protagonizados por rugbiers en los últimos tiempos, entre ellos el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, motivaron que la UAR «aceptara la iniciativa frente a la pregunta de la sociedad: ¿qué está pasando?», explicó el especialista en resolución de conflictos, en diálogo con Guillermo Panizza durante la emisión del programa CNN Aire de mañana. «Intentamos que los jóvenes aprendan a resolver situaciones de conflictividad desde la no violencia. Queremos dejar un rugby pacífico», acotó.

Elaboramos 24 programas para los próximos dos años

«Somos diez profesionales de distintas disciplinas que elaboramos 24 programas para los próximos dos años. Hicimos una gran encuesta para entender el mapa de la conflictividad», indicó el integrante de Funrepar, una organización dedicada a la solución de conflictos. El proyecto Rugby 2030, hacia una nueva cultura tiene como objetivo «preservar aquello que en su momento hizo del rugby un lugar de referencia y transformar lo que no termina de encajar en el siglo XXI», cerró.