CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

A 12 años de la 125: «El campo tiene que ser un aliado estratégico del Gobierno»

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) — Carlos Garetto, expresidente de Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada), una de las entidades que integran la Mesa de Enlace, afirmó este domingo en CNN Radio que «el campo tiene que ser un aliado estratégico del Gobierno, no un enemigo», a 12 años de la resolución 125 sobre las retenciones móviles que originó una prolongada pulseada entre el sector y la administración de la entonces presidenta de la Nación, Cristina Kirchner.

Todos los sectores deben converger en una mesa de diálogo

En el programa CNN Campo, Garetto expresó que «si el Gobierno se apoya en el campo y en el sector energético, vamos a salir adelante. Si no, ni hablar de cómo terminaremos los argentinos».

En diálogo con Martín Melo y Joaquín Pinasco, el dirigente rural deslizó que «aquella 125 era una lucha por la renta; hoy la sociedad está despertando en la lucha por la institucionalidad».

«Fue una patriada frente al avasallamiento de una medida autoritaria. La reacción generó un conflicto de una magnitud que ojalá no se repita», recordó acerca de las protestas y los cortes de ruta de la comunidad agropecuaria, en el marco de un enfrentamiento que derivó en el «voto no positivo» del vicepresidente de 2008, Julio Cobos.

Ojalá la 125 se convierta en una anécdota, un ejemplo de lo que no debe reiterarse

«Hoy es necesario actuar con racionalidad y sensatez. Todos los sectores tienen que converger en una mesa de diálogo. Ojalá la 125 se convierta en una anécdota, un ejemplo de lo que no debe reiterarse», remarcó. Y enseguida se adentró en el escenario actual de inseguridad rural, rotura de silobolsas e incendio de campos al señalar que, según su consideración, algunos sectores obran «desde un punto de vista ideológico y siembran difamaciones, con intenciones que no son las que quieren los argentinos».

Este contorno implica, aseveró, «un problema político». El caso Vicentin «es emblemático de un poder» que, dijo, pretende sobrepasar «el federalismo, la libertad de expresión y la República». Y la oposición, evaluó, «no encuentra un liderazgo que dé respuesta».