CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El drama de un comerciante de Once: “Abrimos igual, esto es desesperante”

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — Algunos comerciantes del barrio porteño de Once decidieron levantar las persianas y empezar a vender al público, a pesar de que el último Decreto de Necesidad y Urgencia del gobierno nacional lo impide “Esto es desesperante”, explicó Alejandro, uno de los dueños de un local que vende productos electrónicos, en CNN Radio.

“Estamos hace cinco meses sin poder trabajar y llevar plata a nuestras casas. Era una situación insostenible. Nos parece injusto que la mayoría de los comercios estén abiertos y mientras tanto nosotros seguimos acumulando deudas”, lanzó este jueves en diálogo con María Laura Santillán, en CNN El tema del día.

En este sentido, Alejandro contó: «Abrimos a las 11 y por ahora está todo calmo. No ha pasado a mayores, más allá de algún que otro control. Somos gente pacífica y no queremos problemas. Reclamamos nuestros derecho a trabajar”.

“Cuando estás muy jugado y tenés un local con mucho sacrificio no te importa nada: solo querés abrir. Si nos cierran, es una mancha más al tigre”, añadió, en tanto que informó que los locales de la zona “están abriendo de a poco: algunos se animan y otros no”. 

“Los hipermercados grandes venden de todo desde la primera hora: ropa, zapatillas, sábanas, toallas. Eso no es esencial. Por qué ellos pudieron trabajar todo este tiempo y nosotros no”, se preguntó, y argumentó: “Los que más espalda tienen para bancar terminan siendo los más beneficiados” durante la pandemia.

En otro orden, el comerciante explicó que “hay muchos locales que no están abriendo porque los empleados no pueden llegar a la Capital Federal desde la Provincia. Los pocos negocios que podemos venir en auto tratamos de abrir para subsistir”.

¿Cómo están trabajando? “Con una mesa en la puerta para que la gente no pueda ingresar. No somos unos locos. Nos queremos infringir todas las medidas. El próximo paso sería que puedan ingresar al local”. Y concluyó: “Nuestros protocolos siempre estuvieron. Queremos cuidarnos y que la gente se cuide. Queremos trabajar, no pedimos nada raro”.