CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Breaking News

Tras vencer a Nadal, Diego Schwartzman superó a Shapovalov (6-4, 5-7 y 7-6) y jugará la final de Roma con Djokovic.

CNN Radio Argentina

Pablo Berra, el argentino que vive en Sudáfrica y probó una vacuna de Oxford

Por CNN Radio Argentina, Nacho Girón

(CNN Radio Argentina) — Pablo Berra es argentino, tiene 55 años, vive en Sudáfrica y es uno de los voluntarios que probaron la vacuna contra el COVD-19 que desarrolla la universidad inglesa de Oxford. Este sábado, en CNN Radio, señaló que se encuentra  “en perfecto estado de salud” después de la aplicación de la primera dosis, a la vez que indicó que “el ensayo ha demostrado que no causa efectos secundarios”.

En el programa Digamos todo, Berra manifestó que recibió la primera dosis el 20 de junio y le aplicarán la segunda y última en diez días. “Comprobamos que funciona y genera anticuerpos”, dijo en diálogo con Nacho Girón, Nuria Am y Nicolás Singer. “En Inglaterra estaban probando con una sola dosis y en el 91 por ciento de los organismos se generaban anticuerpos. Con la segunda, esto ocurre en el 100 por ciento de los casos”, explicó.

Solamente en la segunda noche después de la aplicación sentí chuchos de frío, dolor en las piernas y un poquito de jaqueca. Me dijeron que tomara paracetamol

“La novedad, en mi caso, es la segunda dosis. Al principio me habían dicho que era una sola. No he tenido ningún tipo de problemas. Solamente en la segunda noche después de la aplicación sentí chuchos de frío, dolor en las piernas y un poquito de jaqueca. Me dijeron que tomara paracetamol”, remarcó.

Desde Sudáfrica, Berra destacó que se mantiene en contacto con Oxford. “Si me agarra el virus, tengo que llamar inmediatamente a la universidad y ellos me vienen a buscar para ver cómo enfrenta el cuerpo al virus”, comentó en otro tramo de la entrevista.

“La idea es que, al vacunarse, un debería formar las células de memoria a los 15 días. Y al primer mes, los anticuerpos, que duran poco”, agregó, al tiempo que expuso que está “convencido” de que la vacuna, con su efectividad, será una solución para la pandemia: “Estamos muy cerca de salir de todo esto”.

Estamos muy cerca de salir de todo esto

“Me siento seguro por todos los que están detrás de esta vacuna. He oído lo que dicen los movimientos antivacunas, e incluso sobre la teoría del chip. Por esa gente puede ser que el virus permanezca más tiempo del debido”, deslizó.

“No tengo nada de miedo. Ya me hicieron más de diez hisopados”, subrayó, para luego resaltar que a los voluntarios les realizan “un seguimiento de doce meses” y que con la segunda dosis se apunta a “saber cuánto tiempo permanecen las células en el cuerpo”.

“No me siento un conejito de laboratorio. Estoy seguro de lo que hago”, cerró.