CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Estiman que en Argentina se perdieron 950 mil empleos por la pandemia

Por CNN Radio Argentina, Luis Majul

(CNN Radio Argentina) — Agustin Salvia, director del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), advirtió este miércoles en CNN Radio por “una nueva capa de clase media y baja como ocurrió en el 2001 a un lugar de exclusión social” debido a los impactos de la pandemia en Argentina.

«El último informe del año pasado nos dio 40,4% de pobreza en el segundo semestre del año pasado», recordó Salvia en La Mañana de CNN, estimando que con el millón de puestos perdidos «nosotros hemos calculado que no menos de 45% es la tasa de pobreza que tendríamos este año». 

En este sentido, Salvia contó en diálogo con Luis Majul que “el mayor impacto que registramos es de 950 mil empleos perdidos en los últimos meses incluyendo al sector informal de la economía”.

Además, sostuvo que en “el sector informal de asalariados fueron en su mayoría suspendidos” de sus respectivos trabajos, uno de los sectores más perjudicados por la paralización de la actividad en el país.

“La búsqueda de empleo bajó sustancialmente. En un contexto sin demanda de empleo, mucha gente tampoco se pone a buscar”, añadió una de las máximas autoridades del Observatorio Social de la UCA, en tanto que indicó que la tasa de desocupación ascendió al 15% en el segundo trimestre de 2020.

“Tenemos una nueva capa de clase media y baja como ocurrió en el 2001 que cayó en un lugar de exclusión social y pobreza en este período”, advirtió, mientras que de cara al futuro estimó: “Nos vamos a enfrentar a muchas dificultades para que las personas que se quedaron sin empleo puedan reinsertarse al sistema laboral”.

Por otra parte, en junio del año pasado, el Observatorio de la UCA había señalado que la pobreza infantil en Argentina había aumentado a su nivel más alto en la década y afectaba al 51,7% de los niños y adolescentes.