CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Incendios, nevadas, sequía y heladas, un “combo siniestro” para el agro

Por CNN Radio Argentina, Martín Melo

(CNN Radio Argentina) – La incidencia del clima adverso ha calado hondo en la producción del campo. Los incendios en las islas del Delta del Paraná, las nevadas en la Patagonia que obligaron a la declaración de emergencia agropecuaria, la sequía que hace estragos en Formosa y las persistentes heladas complican las actividades de los productores. El tema fue abordado este domingo en el programa CNN Campo.

José Colombatto, presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (FARER), destacó que los incendios en las islas del Delta del Paraná se produjeron en el marco de “una situación atípica por la bajante del río”, a la vez que deslizó que “hay una merma en el fuego, que prácticamente está controlado, pero junto con la seca y las heladas se formó un combo siniestro”.

“Los productores encima tienen que bancarse las declaraciones del ministro (de Ambiente y Desarrollo Sustentable) Juan Cabandié, quien con total irresponsabilidad los acusa por los incendios”, subrayó en diálogo con los conductores Martín Melo y Joaquín Pinasco.

Queremos que la Justicia investigue y diga quiénes son los responsables

“Además, tenemos seis productores imputados por quema de campos. Y se detuvo a ocho personas. Dos fueron liberados. De los otros seis, ninguno es productor”, explicó.

“Queremos que la Justicia investigue y diga quiénes son los responsables. Pero no vamos a defender al productor que se equivocó”, señaló.

“Entre Ríos es la provincia con más roturas de silobolsas. Siempre se llega a lo mismo: un Estado ausente, sin ningún plan. No hay leyes ni brigadas para combatir los incendios. Tuvo que venir el Ejército. Estamos a la buena de Dios. Creo que el Estado ignoró por mucho tiempo lo que pasaba en el Delta. Tuvo que ocurrir esto para que se tome dimensión de la problemática”, enfatizó.

Marcos Williams, integrante de la Mesa Ovina Nacional, evaluó que el impacto de las históricas nevadas en la Patagonia representa “un golpe” para la producción agropecuaria. “Se derrumbaron los precios de la lana de un año a otro en un 50 por ciento. Y después vino el COVID-19…”, agregó.

Se derrumbaron los precios de la lana de un año a otro en un 50 por ciento

“Llevamos más de un mes y medio con mucho frío, intenso y largo. La situación no podría ser peor. Hay 10 o 12 zonas afectadas”, dijo desde Santa Cruz. “Aparecen cientos de ovejas muertas. Hay un 3,3 por ciento de muertes entre desnutrición y animales quemados, pero hasta que no se vaya la nieve será difícil cuantificar los daños”, expuso.

“A partir de 2019, con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el precio de la lana empezó a desplomarse. Hay que tener en cuenta que el 95 por ciento de la lana argentina se exporta”, indicó.

Roberto Consolani, vocal de la Mesa Ejecutiva de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) e integrante de la Confederación de Asociaciones Rurales de Chaco y Formosa (CHAFOR), remarcó que “en el Norte argentino todo está complicado. La sequía en Formosa comenzó en octubre y se acentuó a partir de febrero. Es una sequía extrema en un invierno con heladas, que se llevó la reserva forrajera”.

“Es un ciclo climático nefasto. Esto repercute en muchas hectáreas y en kilómetros de alambrado. El 90 por ciento de la provincia de Formosa está en estado de afectación”, resaltó.

Es la sequía más larga en los último 50 años

“Es la sequía más larga en 50 años. Los incendios pulverizaron las reservas. Las pérdidas económicas se van a proyectar incluso para el año que viene”, acotó.

“Alcanzamos el 53 por ciento de pérdidas económicas. A partir del 50 por ciento se puede pedir una nueva emergencia”, puntualizó. Y reforzó: “Algunos incendios se generan cuando algún productor quiere controlar las malezas y el viento propaga las llamas. Hay descuidos accidentales, no sé si son intencionales”.