CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

“Lo último que quiere la gente es que un presidente ataque a un expresidente”

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina) — Rogelio Frigerio, quien se desempeñó como ministro del Interior durante el gobierno de Mauricio Macri, remarcó este domingo en CNN Radio que “lo último que quieren los argentinos es escuchar a un presidente atacar a un expresidente”, a la vez que reclamó a la dirigencia política “coraje” para enfrentar los problemas que impone la coyuntura en tiempos de pandemia y crisis económica.

En el programa CNN Aire de mañana, Frigerio señaló que “oficialismo y oposición tienen que entender el momento de la Argentina y el mundo, y dejar de lado la confrontación”.

Alberto Fernández, cabe puntualizar, dijo este domingo que “a la Argentina le fue mejor con el coronavirus que con el gobierno de Mauricio Macri” y apuntó que fue “una gran irresponsabilidad” de su antecesor haber elogiado la la marcha del 17A.

“Los argentinos están enojados y con mucho miedo de perder sus empleos. Hay tiempos para las campañas políticas y tiempos para ver cómo resolvemos los problemas. Hoy tenemos miles de chicos que no acceden a la educación y la gente quiere saber qué pasará con el trabajo o con los impuestos. Muchas cosas les quitan el sueño a los argentinos”, expuso Frigerio en diálogo con Guillermo Panizza y Sebastián Iñurrieta.

Los argentinos están enojados y con miedo a perder sus empleos

“La dirigencia política está alejada de las preocupaciones de la gente. Y no estamos tan lejos de la crisis de 2001”, argumentó, tras lo cual subrayó que el escenario “requiere coraje para dejar atrás décadas de atraso y de degradación, cuando se habla de tibios y moderados versus los supuestamente valientes”, analizó.

“Tenemos la posibilidad de salir adelante; depende de nosotros”, consideró. Y, en lo relativo al proyecto de reforma judicial que impulsa el Frente de Todos, recalcó: “Falta sentido común en la dirigencia política. Sabemos que hay que cambiar la Justicia”. Pero, amplió, la reforma propuesta ocupa “a la dirigencia política y no a la gente, y es un cachetazo a la angustia. No corresponde discutirla ahora y además implica una erogación fiscal enorme para un Estado empobrecido”.

“Para reformar un poder de la República hace falta consenso, pensando en la gente antes que en los partidos políticos”, agregó.

Acerca del timón en Juntos por el Cambio, Frigerio evaluó que “la oposición no tiene un liderazgo marcado. Macri emergió tras las PASO de 2015, fue líder y presidente durante cuatro años. Hay que revalidar el liderazgo en una elección, con la convicción suficiente para liderar este proceso. Hay muchos dirigentes con pretensiones y capacidad en Juntos por el Cambio, entre ellos el expresidente, quien tiene derecho a ejercer un liderazgo”.

La oposición no tiene un liderazgo marcado. Hay muchos dirigentes con pretensiones y capacidad en Juntos por el Cambio

En cuanto a la marcha de protesta y el banderazo del lunes último, Frigerio indicó que “la población está cansada. Hay que respetarla y escucharla. El Gobierno debe tomar nota y actuar en consecuencia”. Consultado sobre el rol de Horacio Rodríguez Larreta, respondió: “No sentí que el jefe de Gobierno de la Ciudad desalentara la marcha, sino que decidió no participar, en una actitud prudente”.

Para reformar un poder de la República hace falta consenso, pensando en la gente antes que en los partidos políticos

Sobre las manifestaciones de Patricia Bullrich (“La gente deja en el camino a los tibios”), el exfuncionario afirmó que “quiero creer que lo dijo en función de lo que yo planteo, en el sentido de sentarse a discutir con los que no piensan igual que uno. Hablo con ella y hemos tenido coincidencias en los cuatro años de gestión que compartimos. No compro lo lógica de la división interna”.

Por último, Frigerio resaltó que Juntos por el Cambio “tiene que ampliar la base de sustentación política. En su momento no nos alcanzó para transformar el país. Fuimos el gobierno más débil de la historia argentina contemporánea. No podemos repetir errores”.