CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

MasterChef Celebrity: Fede Bal habló sobre su cruce con el jurado Germán Martitegui

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — Federico Bal está feliz. Con la emoción a flor de piel y luego de superar el cáncer, cuenta que está en un momento “hermoso” tanto personal como profesional. En una charla con el equipo de El Espectador, el actor y productor agradece por la oportunidad de mostrar un costado diferente como participante de MasterChef Celebrity.

“Estamos muy felices todos los que somos parte. Cuando empezamos a grabar sentía que iba a ser un éxito. El despliegue, la escenografía, los desafíos. Es un programa que reúne a la familia”, expresa Bal en CNN Radio, en tanto que añade: “Es hermoso ser fanático de algo en lo que uno trabaja”.

Me daba cosa el tema de cocinar porque soy medio rústico

De cara al futuro de la competencia que se emite por Telefe, advierte: “La competencia se va poniendo fuerte. Es un elenco muy unido. Es como un viaje de egresados. Nos reímos y nos ayudamos entre todos para hacer tareas impensadas”.

Cómo llegó la propuesta

“Cuando llegó este llamado ni lo dudé. Me daba cosa el tema de cocinar porque soy medio rústico”, explica, pero dice: “Por qué iba a decir que no. Necesitaba salir de casa, reírme y llevar alegría a la casa de la gente”.

Su relación con el jurado

Fede Bal vive el reality que conduce Santiago del Moro a Flor de Piel. Incluso, a la hora de presentar sus platos, responde sin temores al jurado compuesto por Germán Martitegui, Donato de Santis y Damián Betular. “Con Germán pasa algo hermoso: hay una relación de amor-odio”, cuenta sobre sus cruces con uno de los más exigentes.

Y concluye: “Me trata como si fuese un lavacopas en su cocina. Es como que él pone el grito en el aire como si fuese un cocinero internacional de su restaurante. No me gusta que me maltraten. Hay un límite”.