CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

¿Existe una obsesión de los argentinos con el pasado?

Por CNN Radio Argentina, Juan Pablo Varsky

(CNN Radio Argentina) – El historiador Roy Hora analizó en CNN Radio la relación que tienen los argentinos con eventos sucedidos en el siglo anterior y aseguró: “Hay algo singular en nuestra cultura política y es que para nosotros el pasado pesa mucho”.

“El 17 de octubre que pasó está muy lejos de los de la época dorada del peronismo. Pese a que ya no es lo que fue, los peronistas lo siguen festejando”, añadió a modo de ejemplo.

En diálogo con La Tarde de CNN, programa que conduce Juan Pablo Varsky, el investigador del Conicet señaló: “En Argentina, la política le asigna un lugar muy importante a la narración del pasado, mayor al que se observa en otras sociedades”.

En Argentina, la política le asigna un lugar muy importante a la narración del pasado

“Es legítimo, razonable y valioso que una sociedad tenga una valoración positiva de su pasado, lo que me parece singular del caso argentino es el hecho de que esto esté muy intrincado en una visión donde la política tiene un papel central”, dijo.

En esta línea, Hora explicó que está conexión con el pasado se ve “mucho en el peronismo porque es el partido dominante, pero también está en otros lados ya que son rasgos propios de nuestra cultura política”.

¿Por qué el apego al pasado?

Al momento de evaluar por qué sucede este fenómeno, Hora mencionó que puede deberse a que Argentina tiene un “pasado más brillante que su presente”.

“Tenemos una sociedad muy politizada, cuya mejores glorias están en dos pasados dorados, uno el peronista de los años 40 o 50 y el paraíso liberal del centenario”, añadió.

¿Cómo pensar en el futuro?

Por su parte, expresó que “la manera de cambiar la conversación debe venir desde arriba, tiene que ser una iniciativa de las élites”.

“Un ejemplo de eso fue Perón, él condenó el pasado y propuso una utopía que estaba adelante”, agregó el historiador.

“Argentina tiene una asignatura pendiente: los grupos dirigentes deben proponernos un futuro que no sea la recreación del pasado”, culminó.