CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

La épica de Maradona y la Selección en el Mundial de Italia 90

Por CNN Radio Argentina, Guillermo Panizza

(CNN Radio Argentina) — La épica de Diego Maradona y la Selección argentina del subcampeonato en el Mundial de 1990, disputado en Italia, fue el tema saliente de la entrevista de CNN Radio a Fabián Cancelarich, este domingo.

El exarquero dijo en el programa CNN Aire de mañana que “se nos fue el más grande de todos” y rescató el valor de “haberlo conocido, compartiendo vestuarios y entrenamientos”.

Cancelarich, por entonces arquero de Ferro, integró el plantel argentino en aquel Mundial, aunque no llegó a jugar. “Compartí toda la época de Carlos Bilardo en la Selección, primero en juveniles y después en la Mayor. Y ahí lo conocí más a Diego. El Mundial 90 fue especial”, explicó el exfutbolista.

Compartí toda la época de Carlos Bilardo en la Selección, primero en juveniles y después en la Mayor. Y ahí lo conocí más a Diego. El Mundial 90 fue especial

En diálogo con Guillermo Panizza, Cancelarich destacó ”todo lo que hizo Diego para jugar ese Mundial” y contó que “ahora me vienen los recuerdos lindos, pero todavía no caigo” con la noticia de su muerte.

“Lo que más me acuerdo de Italia fue que antes de la semifinal quemaron una bandera en el predio. Imaginate a Diego, no quería salir hasta que se supiera quién había sido. Después, cuando fuimos a Nápoles, tardamos más en entrar a la ciudad que durante todo el viaje. Todos lo estaban esperando. Esas cosas son difíciles de contar. Hay que estar ahí”, relató.

Contra Italia, en Nápoles, había gente que no sé si quería que ganara Argentina, pero sí quería que ganara Diego

“El estadio (San Paolo, ahora renombrado como Maradona) estaba dividido en el partido contra Italia. Había gente que no sé si quería que ganara Argentina, pero sí quería que ganara Diego. Fue el único de los siete partidos en el que no fuimos visitantes. Nos sentimos locales y eliminamos a Italia”, deslizó.

Y agregó: “Contra Brasil, Diego no estaba para jugar por el tobillo. Jugó, se infiltró en el entretiempo para seguir e hizo la jugada que terminó en el gol de Caniggia”.

“Después de la Selección no lo vi más hasta hace poco, cuando yo estaba con Ferro en el predio de Ezeiza (es entrenador de arqueros del club de Caballito) e hicimos un amistoso con Racing. Diego estaba ahí con Gimnasia por unos amistosos contra equipos venezolanos. Me dije: Acá lo saludo. Tuve que esperar más de una hora, porque estaban haciendo un asado. Encaramos hacia el quincho con dos profes, los de seguridad creyeron que éramos jugadores de Gimnasia y pasamos. Diego estaba solo en un rincón. Me acerqué: Hola, Fabián, cómo andás, tanto tiempo, me dijo. Hablamos durante cinco minutos a un toque. Guardo para siempre esa foto”.