CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Las proyecciones sobre la caída del PBI y el rebote en 2021

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina)—El economista Ariel Coremberg  afirmó este miércoles en CNN Radio que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula este año una caída de 12,9 por ciento para la economía Argentina y una proyección de crecimiento para 2021 de 3,7 por ciento, “por debajo» de lo que estima el gobierno.

“Crecería algo por debajo del promedio mundial, 3,7 por ciento en lugar de 4, pero me llama la atención de que habiendo caído 12 por ciento crezcamos nada más” que eso, aseguró en Café con Pepe.

En ese sentido, el economista dijo que ese crecimiento del PBI para el año próximo “ni siquiera es un rebote” que acostumbra tener el país tras una caída de este tenor y está “por debajo de lo que proyecta el gobierno que  es de 5 por ciento”.

“Tenemos una caída del producto y un pronóstico moderado de reactivación con dos dígitos de inflación, cosa que ningún país tiene en este momento”, advirtió.

Los pronósticos de la OCDE están insertos en un informe elaborado sobre la situación de la economía de este año para los países miembros del organismo y los de G20, que integra Argentina.

“El gráfico presenta que la proyección de Argentina es una caída de 12,9 por ciento. Es la mayor recesión entre los países de la muestra, que incluye países como Brasil, Chile, Colombia y México”, detalló.

Y añadió: “Somos los que más caemos en toda la muestra, inclusivo en América Latina. Países como Brasil y Chile se espera que caigan la mitad”.

Sobre las causas de esta caída, Coremberg dijo que se debe “principalmente por dos variables” y precisó: “una cuarentena estricta, la de mayor duración en el mundo, que produjo una caída brutal en la actividad económica” y el hecho de que “el gasto público para mitigar sus efectos han sido completamente ineficiente e inefectivo”.

En ese sentido, dijo que “los gastos de mitigación del ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) y el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) no llegan al 3 por ciento del PBI cuando en el resto de los países de América Latina superan el 10 por ciento”.

“Y en montos de subsidios para atender a las Pymes y a los hogares vulnerables se quedó muy atrás”, indicó.

Y concluyó: “El ATP y el IFE fue completamente insuficiente para mitigar siquiera el 10 por ciento de los ingresos que reciben los hogares en seis meses o el 2 por ciento de la facturación de las Pymes en un año”.