CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

UCA: “Se necesita un crecimiento rápido para bajar la pobreza”

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — El investigador del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, Santiago Poy, dijo este viernes en CNN Radio que como objetivo a corto plazo “la Argentina debe reducir la pobreza a los niveles de 2017”.

“La pobreza sigue estando en niveles altos: la indigencia está en el 10 por ciento de la población y a su vez hay un 32% que es pobre”, indicó Poy en diálogo con María Laura Santillán en el programa El tema del día.

En este sentido, argumentó que “son distintas las medidas que nos ofrecen la idea de una sociedad que sigue siendo muy desigual” y recordó que “desde el 2017 hasta hoy la pobreza viene aumentando año tras año”.

En otro orden, el investigador de la UCA aseguró que “la perspectiva hacia adelante va a depender de si hay algún rebote de la economía y podemos tener una reducción de la pobreza”. 

“Se necesita garantizar un piso de bienestar y hoy 6 de cada 10 niños no lo tienen”, advirtió.

Además, Poy sostuvo que “las políticas de transferencias de ingresos tuvieron un impacto grande: el IFE y la tarjeta Alimentar hicieron que la pobreza e indigencia se reduzcan. Si la situación económica no mejora, prolabenete la pobreza no baje”.

Asimismo, contó que la mejora en la reducción de la pobreza “va a depender de cuánto el mercado de trabajo logre reactivarse y los ingresos puedan recuperarse. Las ayudas sociales ya no van a estar”.

“El escenario es contradictorio”, acotó, y concluyó: “Necesitamos un crecimiento rápido para salir de estos niveles de pobreza”.

Los datos de la UCA

Según la UCA, el 44,2% de los argentinos son pobres y el desempleo ya llega al 14,2 por ciento.

Del informe de la Universidad Católica Argentina, con datos del tercer trimestre, surge que 20,3 millones de personas no pueden acceder a todos los alimentos básicos, al sistema de salud y a la vivienda digna. Unos 2,7 millones, a su vez, están sin empleo.